Compartir
Publicidad
Esclavos de las 5 estrellas: ¿llegaremos a valorarnos enfermizamente como en Black Mirror?
A fondo

Esclavos de las 5 estrellas: ¿llegaremos a valorarnos enfermizamente como en Black Mirror?

Publicidad
Publicidad

Black Mirror es una de esas series que consigue hacernos reflexionar sobre la tecnología. No lo hace criminalizándola ni diciéndonos que acabará con nosotros, sino limitándose a advertirnos las consecuencias que podría tener utilizarla de una u otra manera. El 21 de octubre se estrenó su tercera temporada, y en sus seis capítulos volvimos a tener varios ejemplos de esto.

Habiendo pasado hoy un mes del estreno de la serie, y con menos posibilidades de que nos acuséis de spoilearla (lo siento, ya has tenido tiempo de verla), vamos a reflexionar sobre el tema que nos plantean en el primer capítulo. En 'Nosedive' nos hablan de la tiranía de las cinco estrellas en las aplicaciones de valoración, y aunque parezca ciencia ficción, es algo que tenemos mucho más cerca de lo que parece.

Lo vamos a hacer explicando qué es lo que expone la serie, y desvelando ya se han dado casos en la vida real con otras aplicaciones que se parecen demasiado a lo que pasa en ella. Además, también veremos cómo la idea de crear un sistema de 'rating' para los ciudadanos ya está siendo explorada desde por algunos gobiernos hasta por empresas como Facebook.

Como ya os podéis imaginar, en este artículo HAY SPOILERS sobre la trama de la serie, por lo menos del primer capítulo de la tercera temporada. Aunque sin entrar en muchos detalles, vamos a hablar de las líneas generales de todo lo que sucede en él, o sea que si no lo has visto quizá quieras dejar de leer.

¿Qué es lo que nos plantea la serie?

Nosedive

En 'Nosedive' nos llevan a un futuro en el que se ha creado una única aplicación mezcla de Facebook, Twitter, Instagram y Uber. En ella subimos posts con fotos o textos, y la gente puede votarlos de una a cinco estrellas, también pueden votar directamente a otras personas después de haber hablado con ellas, de manera que la aplicación genera una nota de calificación media personal de una a cinco estrellas.

El quid de la cuestión en este capítulo está en que para acceder a determinados servicios o poder comprar determinados artículos necesitamos tener un mínimo de estrellas. La sociedad está obsesionado con ello, por lo que incluso a la hora de organizar eventos el criterio a la hora de elegir los invitados no es quién te cae mejor, sino quién tiene una mayor calificación.

La serie también reflexiona en este capítulo lo fácilmente que una serie de acontecimientos fortuitos puede hacer que esta valoración media se resienta. Esto hace que en una sociedad rendida a las aplicaciones de calificación, cualquier persona pueda caer en desgracia en cuanto le lleguen unas cuantas notas negativas.

Como hemos dicho, uno de los puntos clave de este capítulo es que actualmente ya estamos en una sociedad que tiende a fiarse ciegamente de las calificaciones de algunos servicios. Tampoco nos es extraño ese postureo que muestran en algunos de los personajes para tener más "me gusta" y hacerse más populares. Por eso mismo empatizamos sin problemas con la protagonista, y no nos cuesta ponernos en su lugar cuando le pasa lo que le pasa.

Hechos que ya pasan en la vida real

Uber

Black Mirror es ciencia ficción, pero como toca temas cercanos, a veces, como en este capítulo, nos muestra hechos que ya están pasando en la vida real. Pasan a otro nivel, pero para algunas de las personas que lo sufren las consecuencias puede que no estén tan lejos de lo que vemos en la serie, por lo menos en lo referido a este capítulo.

Por poner un ejemplo claro, a los pocos días de liberarse el capítulo un usuario de Reddit explicó cómo a él le estaba pasando algo parecido con AirBnB. En el momento de escribirlo, el usuario explicó que actualmente tenía una suspensión de treinta días después de que su cuenta bajase de cuatro estrellas del máximo de cinco que permite.

"Cuando empezó AirBnB yo era un early adopter, ganaba mucho dinero, participaba en reuniones especiales con AirBnB y tenía contacto personal con el personal, etc", explica el usuario antes de mencionar su suspensión actual. "Durante años siempre asumí que 3 de 5 significaba pasable, por lo que estaba contento cuando mis invitados me daban un 3 o 4. Pero ahora AirBnB tiene una nueva política con la que por debajo de un 4 tu negocio es suprimido".

"Ahora AirBnB tiene una nueva política con la que por debajo de un 4 tu negocio es suprimido"

"Así que he estado tratando de asegurarme de que los huéspedes entienden esto, permitiéndoles hacer casi cualquier cosa para que no me den una nota de 1 o 2. Gran episodio y sí, casi he decidido que debería abandonar AirBnB si no quiero terminar como Lacie gritando y jurando".

Este ejemplo menciona a AirBnB, pero aunque no se suspendan cuentas, seguro que los usuarios de Uber también se pueden sentir identificados, y de hechos muchos de ellos también han mostrado su preocupación tras ver el capítulo. Después de todo, ¿hasta qué punto nos subiríamos en el coche de alguien que sólo tiene un 3 sobre 5? ¿No preferiríamos esperar a encontrarnos con alguien con una calificación mejor, alguien con el que todo hayan sido buenas experiencias?

Un negocio se puede resentir por las malas calificaciones de TripAdvisor

Y ya que hablamos de estas aplicaciones, seguro que los empresarios del sector hostelería tienen una experiencia parecida con TripAdvisor y aplicaciones similares. Cada vez se utilizan más a la hora de elegir restaurante, sobre todo cuando viajamos a otra ciudad, por lo que un mal día puede traducirse en varias críticas negativas que te bajen la nota media y pierdas posiciones en el ranking de la ciudad.

Y aunque no lo sepas, tú mismo puedes estar viéndote afectado a menor escala en redes sociales como Facebook. Sobre su algoritmo os dijimos que analiza la reacción de la gente ante las publicaciones a fin de determinar cuáles son genuinas y darles más visibilidad, al tiempo que se dejan atrás las historias que la gente puede considerar engañosas o rozando el spam. Por lo tanto, si la gente reacciona menos ante tus posts Facebook no le dará tanta visibilidad.

¿Podemos evitar un futuro así?

Nosedive 2

La idea de crear una aplicación que valore a todo el mundo es tentadora, de hecho algunos países ya están pensando en ello. Hace unas semanas supimos que China estaba preparando la implementación de un sistema que conecte las calificaciones financieras, sociales, políticas y legales de sus ciudadanos para crear una única puntuación de credibilidad social. Vamos, una idea que no se aleja mucho de la vista en la serie.

Por otra parte, hace un año también os contamos que Facebook había patentado un método para que los bancos pudieran ver si tus amigos son buenos pagadores. O sea, que mediante la red social un banco pueda ver si los amigos de un usuario tienen un buen Credit Score como el que se utiliza en Estados Unidos para determinar a quién se le da un préstamo, y así considerar si te dan uno a ti o no.

Hace unas semanas se creó RateMe una aplicación que clonaba lo visto en el capítulo. La gente se la tomaba a broma, pero la compartió sin parar en redes sociales. Interesó, que es todo lo que una gran empresa podría necesitar para lanzarse a crear algo a gran escala. Es verdad que eso no va a llevarnos a un futuro como el de la serie, pero sería un primer paso que nos acercaría un poco más.

Las aplicaciones de calificación también son útiles para encontrar los mejores servicios

Ante este panorama de cara al futuro, y viendo que en el presente ya hay aspectos en los que estamos en una posición parecida, pensar en cómo evitarlo es paradójico. En primer lugar, porque estas aplicaciones con sus calificaciones también pueden ser útiles de verdad a la hora de encontrar servicios de calidad.

Por lo tanto, la solución más sencilla sería que se le de voz al contexto. Para ello, las empresas que ofrecen estos servicios tendrían que tener una mejor atención al cliente para los afectados por múltiples calificaciones negativas. Una manera para que el chico de Uber que hemos mencionando no tenga que decir que nadie le quiere ayudar, y que las autoridades europeas no tengan que seguir multando a TripAdvisor y empresas similares por no controlar las reviews fraudulentas.

Aunque claro, los usuarios también podemos poner nuestro granito de arena dando segundas oportunidades y no fiándonos tan ciegamente de lo que los demás dicen de una persona o negocio en Internet. Sí, estas herramientas ayudan a encontrar mejores productos, pero no estaría de más que este no fuera nuestro único criterio.

En Xataka | 'Black Mirror': ¿la mejor serie del año o moralina ludita?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos