Síguenos

Los enemigos de internet

La lista de los enemigos de Internet de Reporteros sin Fronteras reúne de nuevo este año a los principales países que violan de la libertad de expresión en la Web: Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turkmenistán, Vietnam.

Algunos de estos países, según informa Reporteros sin Fronteras, buscan impedir a toda costa que sus ciudadanos tengan acceso a Internet: Birmania, Corea del Norte, Cuba y Turkmenistán. En otros, los obstáculos técnicos y financieros se conjugan con el control de Estado y la existencia de un Intranet muy limitado. Cortes de la red o disminución de la velocidad son moneda corriente en épocas de disturbios. Arabia Saudí y Uzbekistán optan por un filtrado masivo e incitan a sus internautas a la autocensura. China, Egipto, Túnez y Vietnam apuestan por una estrategia de desarrollo de infraestructura con un objetivo económico, pero controlando siempre de cerca el contenido político y social (los sistemas de filtrado chinos y tunecinos son cada vez más sofisticados), mostrando así una gran intolerancia de las voces críticas. La grave crisis interna vivida por Irán desde hace meses hace caer en su trampa a los netciudadanos y a los nuevos medios de comunicación, convertidos a su vez en enemigos del régimen.

Cerca de 120 blogueros, internautas y ciberdisidentes están encarcelados según informa Reporteros sin Fronteras. Las mayores cárceles del mundo para los netciudadanos son China, que encabeza la lista con 72 detenidos, seguida de Vietnam e Irán, que en los últimos meses emprendieron brutales oleadas de arrestos.

En Marruecos, un bloguero y un dueño de cibercafés fueron encarcelados por autoridades locales. En Azerbaiyán, el gobierno tiene en la mira a Adnan Hadjizade y a Emin Milli, dos blogueros que denunciaron la corrupción de las autoridades y se burlaron de ellas en un vídeo emitido en YouTube. Cuatro ciberperiodistas también están detrás de las rejas en Yémen.

Cada vez más Estados crean legislaciones represivas y empiezan a aplicarlas. Es el caso de Jordania, Kazajstán, Afganistán e Iraq.

Turquía y Rusia también están en la lista de “países bajo vigilancia”. En Rusia, después del control ejercido por el Kremlin sobre la mayoría de los medios de comunicación, la Internet se ha convertido en el espacio más libre de intercambio de información. Mas su independencia está amenazada por arrestos y persecuciones a blogueros, así como por bloqueos de sitios “extremistas” que no siempre lo son. La propaganda del régimen está cada vez más presente en la Red. Existe un verdadero riesgo de que la Internet se convierta en una herramienta de control político.

En Turquía, los temas tabús giran principalmente en torno a Ataturk, el ejército, la cuestión de las minorías (kurda y armenia principalmente) y la dignidad de la Nación. Por esa razón, miles de sitios como YouTube, están bloqueados, lo que suscita protestas. Los blogueros e internautas que se expresan libremente sobre esos temas se exponen a represalias, sobre todo judiciales.

Otros países, entre los que se encuentran los Emiratos Árabes Unidos, Bielorrusia y Tailandia, siguen en la lista de los “países bajo vigilancia”; deberán progresar para no estar en la de “Enemigos de la Internet”: Tailandia, por abusos relacionados con el crimen de ofensa, los Emiratos Árabes Unidos a causa de la consolidación del filtrado. Por su parte, el presidente bielorruso acaba de firmar en decreto que regula la Web y atenta contra la libertad, y que entrará en vigor en el verano, unos meses antes de las elecciones.

En las democracias occidentales no todos los países escapan a esta lógica represiva. En nombre de la lucha contra la pornografía infantil o la “piratería”, leyes y decretos fueron adoptados o están revisándose en Australia, Francia y Gran Bretaña. También preocupa el caso de España “por el cariz que pueda tomar la ley de Economía Sostenible en la parte que se refiere a Internet. Como en otros países, España puede tener la tentación de practicar la censura en nombre de la lucha contra el pirateo” ha declarado, Lucie Morillon, responsable de Internet de la organización defensora de los derechos humanos.

Como no podía ser de otra manera el informe alerta sobre el acuerdo ACTA, destinado a luchar contra la falsificación, pero que podría instaurar medidas que potencialmente atentan contra la libertad, como la instauración de un sistema de filtrado no sometido a una decisión de justicia. Además se crítica el secretismo de las negociaciones.

Y el amigo de Internet…

Afortunadamente otros países toman un camino distinto al de la represión o el control de la red. Es el caso de Islandia que examina actualmente una propuesta de ley ambiciosa, “Icelandic Modern Media Initiative”, destinada a proteger las libertades en la Internet, garantizando así la transparencia y la independencia de la información. En caso de adoptarla, Islandia se convertiría en un paraíso cibernético para blogueros y los periodistas que trabajan en la red.

Vía | Reporteros Sin Fronteras
En Nacion red | El acuerdo ACTA y su amenaza a la libertad en la red

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario