Sigue a Genbeta

Censurado

El de bajui.com es el primero de los ocho casos que tiene ahora mismo sobre la mesa la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, Comisión Sinde-Wert para los amigos. En total han recibido 326 solicitudes, 243 de las cuales han sido desestimadas por errores de forma. Eso deja 83 peticiones que van a ser examinadas y evaluadas sin las debidas garantías para los acusados. Sin jueces, luces ni taquígrafos. Sin necesidad siquiera de que el acusado esté presente cuando la Comisión delibere. #Sindefensa.

Este no es un problema de piratas que algo malo habrán hecho. No se trata de gente que se dedica a trapichear con lo ajeno. No es cosa de personajes infectos de los que más vale apartarse. La red tiene infinitos puntos de conexión, y lo que le sucede a uno de los nodos repercute en el resto. Hoy persiguen a uno… y mañana quizá nos persigan a todos los demás. La ley ha sido diseñada con ese fin.

No es ponerse paranoico. Es que tal y como actúa la Comisión Sinde-Wert, aquí a cualquiera le puede aparecer en el buzón, el día menos pensado, una carta que dice que su vida va a ser un infierno a partir de ese momento. Por eso, más que nunca, conviene saber cómo actúa la Comisión Sinde-Wert. Y hoy lo podemos ver de primera mano gracias a una entrevista al abogado Carlos Sánchez Almeida que ha realizado @racos1871 para su blog ¿Quién debe a quién?

En definitiva, hablamos de una ley planificada sobre la base del ataque a las libertades, pensada para ejercer la censura y ejecutada mediante un procedimiento sumarísimo de manera que el ciudadano acusado no pueda siquiera defenderse o presentar alegaciones. Ni en los tiempos de McCarthy se vio cosa igual. Si la Comisión se niega a que el acusado pueda comparecer, lo suyo es denunciar el hecho ante el Poder Judicial para que se garantice la tutela judicial propia de un Estado de Derecho.

Es más, la misma Comisión Sinde-Wert va en contra de lo que establece la Directiva 2000/31/CE:

Artículo 15. Inexistencia de obligación general de supervisión.

1. Los Estados miembros no impondrán a los prestadores de servicios una obligación general de supervisar los datos que transmitan o almacenen, ni una obligación general de realizar búsquedas activas de hechos o circunstancias que indiquen actividades ilícitas, respecto de los servicios contemplados en los artículos 12, 13 y 14.

La idea, según resalta Sánchez Almeida, es que hay que sensibilizar a la ciudadanía, que cada cual emprenda sus acciones de forma distribuida y sin necesitar de un centro coordinador. Porque la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, alias Ley Sinde, realias Ley Sinde-Wert, constituye una ofensiva contra las libertades en su conjunto, y no sólo contra las libertades de la red. La ley Sinde-Wert constituye un firme paso contra la libertad de expresión, que es la base de otros muchos derechos.

Esta ley fuerza a eliminar y controlar de forma futura los enlaces. Eso puede tener un coste muy elevado… a no ser que el webmaster opte por erradicar los enlaces. De ahí a desmontar la estructura de internet hay un paso. Y sobre la estructura de internet trabaja toda una parte de la sociedad que tiene en la colaboración su propia esencia. Hablamos, sin ir más lejos, del movimiento 15-M, ese movimiento que lucha por un cambio necesario y que nació, precisamente, del estupor de ver cómo se diseñaba una ley aberrante. Ahora esa ley es una realidad que nos ataca a todos sin necesidad siquiera de que nadie escriba – por ahora – nuestro nombre en un papel. Es la libertad de todos lo que está en juego.

Fuente | ¿Quién debe a quién?
En Nación Red | Ley Sinde-Wert: todos condenados a revisar enlaces #Sindefensa posible

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario