Así es el borrador de la Ley Lasalle, la evolución de la Ley Sinde que no contenta a nadie

Síguenos

cd

Hace unos meses, la Ley Sinde causó toda una revolución en la red. La próxima iniciativa que podría causar un revuelo similar podría ser la nueva Ley Lasalle, el anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que prepara el Ministerio de Cultura y que podría llegar al Consejo de Ministros para su aprobación durante las próximas semanas.

¿Y por qué está entonces causando revuelo ya? Pues porque se ha filtrado una copia y tanto usuarios como entidades de gestión de los derechos de autor han puesto el grito en el cielo con lo que este anteproyecto recoge. Lo analizamos al detalle a continuación, pero ya adelantamos que podría significar un antes y un después en lo que a copia privada y propiedad intelectual se refiere.

Punto de mira: Páginas de enlaces y copia privada

Como decimos, lo que se ha filtrado en la red es un borrador, cuyo aspecto final podría diferir de lo que termine llegando al Consejo de Ministros. Aun así, nos sirve para hacernos una idea de por dónde van los tiros actualmente y qué pretente el Gobierno atajar con esta reforma de la LPI.

  • Identificación de los infractores: no sólo las operadoras tendrán que entregar los datos de los usuarios para identificar a la página infractora, sino también otros servicios de terceros que ésta utilice (plataformas de anuncios, pasarelas de pago, etc.). Todos deberán dejar de dar servicio a una página si la Comisión lo solicita.
  • A por los enlaces: Se perseguirán los sitios “cuya actividad principal sea la de facilitar de manera específica la localización de obras”, es decir, las páginas de enlaces. Para que no afecte a Google y otros buscadores genéricos, excluyen específicamente a motores de búsqueda con actividades neutrales.
  • Redefinición de lo que es copia privada: Se introducirán limitaciones a la copia privada, que sólo se considerará como tal si parte de un soporte que ya se ha adquirido previamente.
  • Más rapidez y sanciones: la idea es que la Comisión Sinde tenga más poder de acción y pueda multar, con cantidades entre 30.000 y 300.000 euros, a los infractores que sean reincidentes y no faciliten la retirada de contenidos.

Una reforma que no quieren los usuarios…

Nada más conocerse la filtración, y ante una posible aprobación en el propio día que posteriormente se descartó, han sido muchas las voces críticas que han surgido contra esta iniciativa. Ya han numerosos análisis de lo que la Ley Lasalle, de aprobarse tal y como está, podría significar para el panorama actual de Internet en España.

Carlos Sanchez Almeida, del Bufete Almeida, afirma que “El proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual supone una agresión sin precedentes a la libertad de expresión, y aún más, a la libertad de producción y creación literaria, artística, científica y técnica garantizada por el artículo 20 de la Constitución”. Además, considera que las actividades artísticas serán sometidas a un “asfixiante control administrativo”.

Sanchez Almeida aún va más allá y explica que la reforma “puede contravenir la normativa europea de protección de datos, de libertad de expresión y de creación de empresa, otorgando a la administración facultades que corresponden en exclusiva al poder judicial”. También considera que la posibilidad de que empresas de hosting y proveedores de otros servicios sean sancionados repercutirá en la red de emprendedores y creación de empleo en nuestro país.

Eso sí, desde el Bufete Almeida insisten en que esto es tan sólo un borrador filtrado y que el texto que llegue al Consejo de Ministros podría cambiar (y mucho) al final.

Julio Alonso, fundador y director general de Weblogs SL (empresa a la que pertenece Genbeta) incide percisamente en este último aspecto, afirmando que con esta reforma “todos somos policías” por obligación, bajo amenazas de sanciones importantes si no se hace así. Además, cree que esta reforma no servirá para solucionar los problemas a los que se enfrenta la industria cultural actualmente.

En la misma línea está Pilar Portero, que en Tu2sis también incide en cómo esta reforma convertiría en policías de la red a los operadores y proveedores de servicios y pone un poco en contexto esta reforma, que llega casi un mes después de que Mariano Rajoy se reuniera con el presidente de la MPAA estadounidense.

… ni la propia industria

Pero los usuarios no son los únicos que rechazan esta reforma. Las entidades de gestión ya han mostrado su desacuerdo con el borrador que se ha filtrado, aunque por motivos muy distintos. En una carta común, que han firmado asociaciones como SGAE o CEDRO, éstas piden que se paralice la tramitación de esta reforma al considerar que no se ha contado con ellos para su redacción.

“En nombre de más de un millón de titulares de derechos, le solicitamos formalmente que se paralice la tramitación del anteproyecto de ley hasta la formalización del grupo de trabajo comprometido por usted en nuestra última reunión. Es imprescindible que la futura Ley recoja también los criterios y aspiraciones de los titulares de derechos”.

Los firmantes de esta carta señalan que el problema de la reforma es que “parte de un enfoque de desprotección de los derechos de propiedad intelectual” que ellos no comparten y que “restará peso al sector cultural en el PIB. Además, cargan contra el Ministerio de Cultura por buscar cooperación para atajar este asunto en un principio y después no haber contactado con ellos para llevarlo hacia delante.

De hecho, merece la pena destacar que la filtración de este anteproyecto de reforma se publicó originalmente en Ibercrea, asociación que aglutina a las principales entidades de gestión.

Y ahora… ¿qué?

Pues no está muy claro. En un principio se hablaba de que este anteproyecto se aprobraría hoy en el Consejo de Ministros con el fin de llegar cuanto antes a la fase de negociación parlamentaria, pero al final parece que esta tarde no tendremos sorpresa. La versión oficial es que ha habido “cambios de última hora” por agenda, pero lo cierto es que el rechazo generado por todas las partes podría ser una de las causas de este aplazamiento.

Algunas fuentes apuntan a que el día elegido podría ser el viernes de la semana que viene, aunque viendo las reacciones esto podría prolongarse un poco más. ¿Aprovechará el Gobierno las vacaciones de Semana Santa para aprobar lo que a todos los efectos parece que será una de las reformas legislativas más conflictivas de los últimos tiempos? Tampoco lo descartaría.

En Xataka | La nueva Ley de Propiedad Intelectual busca policías para Internet

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios