Síguenos

La burocracia acaba con la Ley Sinde-Wert


Ayer os comentamos con qué borrador se está trabajando para reformar la Ley de la Propiedad Intelectual (LPI). A pesar de las esperanzas que muchos tenían en la Ley Sinde-Vert fuera un antes y un después, lo cierto es que esta ley no ha acabado nunca de funcionar, ni bien ni mal, resolviendo tarde y mal las demandas interpuestas.

Una ley víctima de su propia burocracia que no ha conseguido dar la agilidad para que las páginas que tengan contenidos que infringen la Ley de Propiedad Intelectual cierren. Veinte días y web cerrada. Ese era la promesa que traía debajo del brazo la Ley Sinde-Wert. El resultado es que un año después sólo se han retirado contenidos de 25 expedientes.

Menos mal que no cobran por productividad


Pero sería injusto decir que un año después la Comisión de Propiedad Intelectual (CPI) ha conseguido un pobre resultado en un año, la comisión no empezó a actuar hasta junio. En todo este tiempo ha recibido 361 denuncias, pero 200 de ellas fueron presentadas para denunciar la ineficacia de la propia ley autoinculpándose de infringirla.

Nos quedamos con 161 denuncias, de las que 46 fueron archivadas por defectos de forma y de las 115 restantes, 25 son las que terminaron en acuerdo para la retirada de enlaces, ya sea durante las notificaciones y en dos casos se llegó a dictar resolución. 90 expedientes siguen en curso. Si tenemos en cuenta que la comisión tiene, entre titulares y suplentes, 10 miembros no parece que hayan sido muy productivos.

Lo peor de todo es que los expedientes que no acaban con la retirada de los enlaces se cierran por silencio administrativo, es decir, se dejan pasar los tres meses que tiene la Comisión para contestar, tras los cuales se entiende que no será sancionado, al haber prescrito el plazo legal para hacerlo.

Un procedimiento maldito para establecer las alegaciones


Hay que tener en cuenta que desde que se notifica hay 48 horas para presentar alegaciones, y que sólo se pueden presentar a través de Internet, funcione o no funcione la página. Esto, estando Java de por medio, se puede convertir todo en un infierno tal y como nos cuenta el abogado David Bravo. Es muy posible que muchos de estos expedientes no hayan conseguido presentar las alegaciones oportunas o simplemente se hayan sentido intimidados y decidido retirar los enlaces.

El principal problema para la parálisis de la Comisión parece estar en las notificaciones que debe realizar a los propietarios de las páginas web, que muchas veces no residen en España y es necesario hacerlo a través de los consulados de las embajadas. Todo sería mucho más rápido a través de un tablón electrónico, algo que tengo mis dudas si podrán aplicar para gente que no reside en España. Tendrán las mismas posibilidades de leerlo que un mensaje en una botella arrojada al mar.

Más allá de esta cuestión, el borrador de la reforma de la LPI, parece que apunta a simplificar el trabajo que realiza la comisión. Una vez que se ha cambiado de árbitro y sigue seguimos sin ganar, el paso siguiente puede ser cambiar las reglas de juego, y así marcar gol en fuera de juego será legal.

En Genbeta | Así es el borrador de la Ley Lasalle, la evolución de la Ley Sinde que no contenta a nadie
Imagen | mconnors

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios