Compartir
Publicidad
Publicidad
Neo: así es como un joven de 21 años ha replanteado las interfaces de escritorio
Actualidad

Neo: así es como un joven de 21 años ha replanteado las interfaces de escritorio

Publicidad
Publicidad

Escruta la pantalla en busca de la carpeta de documentos mientras su apagada mirada recorre el escritorio; y pincha con seguridad sobre el icono. Una abigarrada ventana se muestra entonces ante sus ojos, cansados, y maldice en silencio el día en que decidió organizarla de tal modo. Resignado, presiona la pequeña cruz relegada a una esquina y decide postergar la tarea.

Si bien es posible adjudicar la descripción anterior a cualquier día de nuestra cotidianidad, lo cierto es que también podría trasladarse 20 años atrás pues, no obstante la evolución que smartphones, ordenadores y otros dispositivos han experimentado durante los últimos tiempos, no ha ocurrido lo mismo con las interfaces de escritorio. Un diseño cuyos conceptos ha decidido reinventar un joven de 21 años con un resultado que ha llamado nuestra atención.

Neo, una interfaz que reinventa nuestro escritorio

Se trata del estudiante alemán Lennart Ziburski que, tras considerar que el tradicional sistemas de ventanas se había quedado obsoleto –se introdujo por primera vez en los ’70 con la Xerox Star- ha lanzado Desktop Neo, una interfaz de escritorio que da un vuelco a lo que conocemos hasta ahora para convertirlo en algo más eficiente en aras de mejorar productividad.

Finder 2234 1

De esta manera, el concepto de Ziburski prescinde del escritorio habitual y opta por una suerte de buscador (con las correspondientes sugerencias) en el que directamente aparecen las aplicaciones y docs en lo que estemos trabajando (en la parte inferior). Además, sustituye las tradicionales ventanas por paneles que aprovechan todo el espacio de la pantalla, sin solaparse de ninguna manera y a través de los que es posible moverse mediante atajos del teclado, etcétera.

Menu Contextual

Un sistema que permite cambiar su tamaño con solo hacer clic en el borde, minimizarlos sin dejar de contar con una previsualización, y similares; y que funcionaría, también, con los habituales gestos táctiles. Pero las ventanas no son lo único que elimina, sino que su idea cambia las carpetas por unas etiquetas inteligentes que pueden adjudicarse a cualquier cosa, es decir, a correos electrónicos, documentos, archivos y más, fáciles de encontrar con el buscador.

El menú contextual también desaparece, convirtiéndose en una rueda de opciones que aparece al pulsar seguidamente con el dedo sobre el elemento que deseamos modificar. Incluye un apartado de “más” para obtener una lista de todas las acciones disponibles. La posibilidad de hacer zoom sobre la pantalla, desplazarse, escribir con un lápiz y similares son otras de sus aportaciones, aunque deberían centrarse en dispositivos táctiles.

Focus Mode

Su propuesta, asimismo, integra un modo de enfoque, que detecta cuándo nuestra mirada se ha centrado durante más de un minuto sobre un panel determinado y desvanece el resto en el fondo hasta que volvemos a fijarnos en ellos; así como la identificación de los usuarios por el patrón de movimiento de sus ojos y el descarte de notificaciones en cuanto las haya visto.

No obstante lo sugerente de su planteamiento y según indica el propio joven, no tiene intención “de llevar esta más allá de la etapa del concepto”. Sin embargo, está mostrando su trabajo “ahí fuera, esperando que otras personas se sirvan de él”. De hecho, aunque Neo es solo un diseño y no existe en términos de software, Ziburski ha liberado todos sus archivos para que cualquiera pueda reutilizarlos y construir algo nuevo.

Vía | Desktop Neo

En Genbeta | Onfido, o cómo un joven abandonó Merrill Lynch tras una semana de trabajo para hacerse rico con su propia empresa de tecnología

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos