Compartir
Publicidad

Diseñan una fuente de texto especialmente pensada para programar

Diseñan una fuente de texto especialmente pensada para programar
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fuente de texto utilizada en cualquier medio digital condiciona en gran medida la legibilidad del mismo, y con ella, el interés del lector. Por eso, los lectores de ebooks suelen incluir ciertas opciones de personalización, y a muchos de nosotros nos gusta cambiar la fuente de nuestro dispositivo para hacerlo más agradable a la vista.

Lo mismo aplica a las fuentes de texto con las que trabajamos, especialmente en un entorno como la programación, donde revisar el código fuente de una aplicación en busca de un fragmento concreto puede convertirse en un infierno si la fuente utilizada no es la más apropiada.

Con esta idea en mente, la firma especializada en diseño de tipografías Hoefler&Co, con ayuda de diseñadores y programadores, ha creado Operator, una fuente de texto pensada especialmente para su uso en programación back-end.

La idea se originó con la intención de la compañía de crear una fuente monospace (o de ancho fijo), que le diera una estética especial a los textos, a medio camino entre el aspecto casual de la letra escrita a mano y la formalidad y el aspecto nostálgico de un texto que parece escrito con una máquina de escribir. Pero las fuentes de ancho fijo requieren que todos los caracteres ocupen exactamente el mismo espacio, lo que provoca ciertos inconvenientes a la hora de distinguir rápidamente unas letras de otras.

Operator

La solución fue crear una tipografía monospace pero sin las restricciones propias de este tipo de fuente. Y así nació Operator, una fuente destinada a hacer la programación algo más cómoda en entornos donde se trabaja exclusivamente con código fuente.

Gracias a su diseño especial, Operator presta especial atención a los paréntesis y llaves, tan importantes en programación, para que sean más fáciles de distinguir. También hace que la i mayúscula, la ele y el número 1 sean menos ambiguos, y las formas especiales de algunos de sus caracteres en cursiva les permite destacar fácilmente en el código.

La fuente incluye nueve variedades (desde la versión más fina, Thin, hasta la más gruesa, Ultra), con versiones en negrita y cursiva, y también con alternativas en pequeñas mayúsculas. Si te ha convencido, la puedes comprar en la web de Hoefler&Co, por unos 176 euros en su versión más básica.

Vía | Engadget
Enlace | Blog de Typography

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos