Síguenos

BlackBerry Music

Bien poco le ha durado a BlackBerry su BBM Music, su propio servicio de música social que costaba 4.99 euros al mes (4.99 dólares en Estados Unidos). Apenas menos de dos años después de su lanzamiento, la compañía canadiense ha anunciado que BBM Music cerrará el próximo 2 de junio. Los usuarios que actualmente lo tienen contratado no pagarán más allá del mes de abril.

El funcionamiento de BBM Music era bastante peculiar: por el pago de una suscripción mensual, dejaba que el usuario se construyera un catálogo de hasta 50 canciones. Si se compartían éstas con algunos amigos, entonces el catálogo del usuario crecía. ¿Y si se cansaban de escuchar siempre las mismas canciones? Por desgracia, el usuario sólo podía renovar 25 cada mes.

No se puede decir que sea una sorpresa: la aplicación BBM Music no llegó a dar el salto a BlackBerry 10 (que sí mantiene la tienda de música normal), por lo que se veía venir que el servicio no tenía mucho futuro. ¿Y qué ocurre con los actuales usuarios? Pues perderán su música a partir de mayo. Aun así, en el correo de notificación de fin de actividad BlackBerry incluía un bono descuento para que sus actuales usuarios puedan darse de alta en Rdio.

El cierre llega sin mayor explicación oficial salvo el correo anteriormente mencionado que enviaron a los clientes, aunque no es difícil entender el motivo: muy posiblemente por falta de usuarios. Curiosamente, BBM Music llegó incluso a lanzarse en otros países más allá de Estados Unidos (incluyendo España), pero ni la expansión consiguió popularizar la aplicación.

¿Por qué no ha triunfado?

BBM Music partía de un concepto arriesgado: pagar 4.99 euros por sólo 50 canciones disponibles al mes. La idea de que los usuarios pudieran compartir sus propias canciones no estaba mal planteado, pero cuando se comienza por pocos usuarios esto puede causar un pequeño embudo que dificulta el crecimiento de la aplicación, como al final sucedió.

Casi 5 euros por un catálogo tan limitado tampoco tenía demasiado sentido cuando existen alternativas que, por ese dinero o poco más, permiten acceder a música casi ilimitada. El hecho de que la aplicación fuera tan cerrada, sin permitir que el usuario subiese su propia música adquirida desde otras plataformas, seguramente tampoco ayudó demasiado.

Por último, tampoco se puede olvidar que este servicio llegó en el peor momento para BlackBerry, con las ventas cayendo en picado. Y esto, cuando quieres vender tu servicio como “social”, dependiendo tanto de la interacción entre usuarios, es vital para marcar el éxito o fracaso del mismo. Como bien decía mi compañero Manu en su review del servicio hace unos meses, BBM Music sin amigos es un aburrimiento. Y, personalmente lo tengo muy claro: nadie paga por aburrirse y mucho menos si hay alternativas mejores.

En Genbeta | BBM Music, haciendo de lo social en el streaming el centro del negocio. A fondo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios