Compartir
Publicidad

¿Puede Juego de Tronos conseguir que te compres una TV 4K HDR?

¿Puede Juego de Tronos conseguir que te compres una TV 4K HDR?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

HDR son las siglas de Alto Rango Dinámico. Con este estándar de imagen nos acercamos mucho más a aquello que vemos, la realidad. El mundo que nos rodea es uno definido por la intensidad de la luz. La densidad y textura de los colores toman forma a través de cómo se proyecta, refracta y desvanece cada foco de luz. Las pantallas actuales trabajan sobre SDR (Standard Dynamic Range) y LDR (Low Dynamic Range).

Para reproducir HDR una pantalla necesita, en primer lugar, manejar unos niveles de brillo mucho más elevados que los standard —de 300 a un mínimo de 1.000 nits—. Y, en segundo lugar, poder procesar más colores, saltando de los 8 bit a los 10.

Por un puñado de bits

Luz

¿Qué es eso de los bits? Veamos, en matemáticas simples: una tele puede mostrar 256 sombras de cada color primario: 256 de rojo, 256 de verde y 256 de azul. Multiplícalos y tendrás 16.777.216, los famosos 16,8 millones de colores de las pantallas. Pero el ojo humano puede ver mucho más allá de esta gama.

10 bits se traducen en más de mil millones de colores

Los 10 bits hacen referencia a 1.024 sombras por cada color primario. Multiplicando obtenemos 1.072.341.824. Más de un millardo de colores potenciales. En consecuencia, es necesario un procesador mucho más potente para manejar tanta información.

Netflix te saca los colores

Pol

Dejemos aparcadas por un momento las matemáticas. Desde que comenzó 2016, Netflix, la poderosa plataforma americana de vídeo vía streaming, ha puesto sobre la mesa su gran apuesta: el contenido en HDR y resolución 4K (3840 x 2160 en 16:9), comenzando con sus grandes pilares de producción propia. Esto es: Marco Polo, el drama japonés Hibana, Bloodline, Chef’s Table, todas las series coproducidas con Marvel como Daredevil o Jessica Jones, y así hasta alcanzar las más de 100 horas de contenido sólo en España.

Ahora piensa en Juego de Tronos —propiedad de HBO—, en sus millones de seguidores por todo el mundo y en sus seis temporadas hasta la fecha. Sus 60 capítulos no son igual en baja calidad.

Y como es obvio, para disfrutar de contenido en HDR nativo, para poder ver esa definición y profundidad de colores, necesitamos una televisión a la altura, compatible con la tecnología. Durante los próximos meses, los grandes servidores como Wuaki.TV, Amazon, Netflix o la futurible HBO Go se embarcan en una encarnizada guerra de contenidos donde el usuario es el supuesto gran triunfador.

Sony XD93 4K HDR: una televisión para verlo todo

Panel

El futuro es prometedor. Cuando ves por primera vez una película en 4K HDR sientes que estás ante algo más vivo, más cercano. Y es normal, como decíamos más arriba, se acerca al rango dinámico que ve nuestro ojo —y que interpreta nuestro cerebro—. Sony presentó en el pasado CES 2016 de Las Vegas un modelo de televisión que puede reproducir el contenido 4K HDR y llevarlo a un estándar de calidad fideligno con esa realidad anhelada.

Parte de estos logros se deben a la nueva tecnología 'Slim Backlight Drive'. Se basa en una tecnología propietaria de Sony que aúna la calidad de la retroiluminación LED matricial directa, con la mayor delgadez de un sistema LED perimetral.

La tecnología Slim Backlight Drive se traduce en negros mucho más profundos, colores más radiantes y medios muy naturales

Combinado con la tecnología de mejora de contraste Sony X-tended Dynamic Range™ PRO y la tecnología de ampliación de la gama de color TRILUMINOS™ Display, los colores que vemos se tratan de manera heterogénea, como haría la luz natural incidiendo sobre las diferentes superficies. Esto, en la pantalla, se traduce en negros mucho más profundos, colores más radiantes y medios muy naturales.

Hablábamos de potencia: el procesador X1 4K es capaz de escalar cada píxel, analizando las partes individuales de cada escena y ajustándolas según su base de datos. A parte del procesamiento 4K, se mejora el contraste del color, de manera dinámica, haciendo uso de las tecnologías Xtended Dynamic Range y X Tended Dynamic Range PRO las cuales, esencialmente, determinan la cantidad de intensidad lumínica necesita cada píxel.

Tercera

También hablábamos de luz: el modelo Sony XD 930 —disponible en modelos de 55 y 65 pulgadas— monta panel Triluminos e utiliza la ya mencionada tecnología Slim Blacklight Drive. De esta forma se logra tanto ahorrar unos milímetros en el grosor total de la TV —de los 4 cm en los modelos X90C de 2015 a los 3,7 de los actuales— como reducir el ancho total del marco.

Y esto también se traduce en un brillo mucho más eficaz o, lo que es lo mismo, una gama de colores y contraste más intensa y realista tanto en profundidad como en matices medios. Con estos valores, no sólo no afecta la luz natural proyectada sobre la pantalla, sino que da la sensación de estar ante una ventana por la que contemplar el mundo real.

HDR: tres letras que tienen mucho que decir

Hdr

Hasta hace bien poco, estas innovaciones tecnológicas en TV no tenían mucho sentido por falta de contenidos.

Colores más intensos no significan colores más realistas

Netflix ya dispone de catálogo en HDR; la BBC rueda actualmente varios de sus pilares troncales con el HDR en mente. 20 Century Fox lleva meses lanzando al mercado doméstico todas sus películas tanto en Ultra HD como HDR. No en vano Sony lanzará en breve su reproductor 4K HDR Blu-Ray. La diferencia del HDR frente al 3D o las pantallas curvas está en que esta tecnología sí ofrece un progreso claro y palmario frente a nuestros ojos, un avance en capturar la realidad y no en imitar una falsa sensación espacial.

Segunda Jpg

Android, alianzas y un montón de nuevos contenidos

Además, como apuntábamos en este artículo, la Sony XD93 no se queda sobre la superficie de la innovación. En su núcleo tecnológico también se alberga una Android TV —recordemos que fue la primera marca en integrar sistema operativo Android dentro de sus sistemas—. Las ventajas que ofrece este sistema inteligente se traducen en funciones como ‘Google Cast’, la popular tecnología que integra nuestras aplicaciones y contenidos dentro de cualquier sistema compatible. Por ejemplo, podemos lanzar un vídeo desde nuestro portátil o smartphone para reproducir en la TV y esta lo emitirá a pantalla completa.

Otra de las novedades reside en su aplicación ‘Voice Search’. El mando a distancia incluye un micrófono bluetooth desde el que podemos interactuar con la TV mediante comandos de voz: navegar, abrir aplicaciones, apagar o encender, cambiar de canal —o entre conexiones, DVI, HDMI, o al menú del aparato compatible que tengamos conectado—, etcétera.

Sony Netflix

ULTRA es la apuesta de Sony por el streaming en 4K y HDR

Y, por último, tenemos la propia store de ‘Google Play’, con más de 600 aplicaciones y juegos disponibles, entre ellas la citada Netflix. Como viene siendo habitual, los controladores de un sistema Sony son compatibles con otro. Navegar por el menú con el DualShock de PlayStation 4 y viceversa —además de la compatibilidad con compatibilidad con teclados y joysticks inalámbricos—.

Y también cabría destacar otra novedad, que apoyará esa, hasta ahora, deuda paliativa de contenidos con respecto al HDR: El Teatro Real, RTVE e Hispasat se han unido en un ambicioso proyecto audiovisual que permitirá filmar y emitir en tecnología 4K (Ultra Alta Definición-UHD). 'Parsifal’, la popular ópera de Richard Wagner, fue la primera obra en gozar de dicha calidad, el pasado 21 de abril, convirtiéndo al Teatro Real en el primer escenario de ópera en España en utilizar la realización 4K. Igualmente, la asociación entre Mediapro, NeuLion y Sony trajo el pasado 2 de abril el clásico Barcelona-Real Madrid vía streaming, gracias al sistema over-the-top (OTT) en los televisores Sony 4K HDR. Una asociación que promete más alianzas en el futuro y una apuesta por el deporte rey en la más absoluta calidad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos