Síguenos

Office 2013, el zapato de Microsoft en busca de su cenicienta


Microsoft no está teniendo los resultados esperados con Windows 8, obligando a rebajar su precio para distribuidores. Esto es algo que muchos podrían intuir debido a la gran cantidad de cambios que incorpora el sistema, que como siempre necesitan de tiempo para que la gente se vaya acostumbrando a los mismos. Pero esta cuestión también está afectando a la adopción de Office 2013, que no parece encontrar su lugar en el mercado.

Lo cierto es que Office siempre ha sido una de las joyas de la corona de Microsoft. Una suite ofimática tan rentable que hacía que muchos se decidieran por su sistema operativo sólo para poder utilizar este programa, que en lo que a productividad se refiere no ha tenido hasta ahora competencia. Pero el problema que se encuentra ahora Microsoft es que las cosas han cambiado mucho en los últimos años.

Un zapato que le queda grande al usuario doméstico


La gran baza de Microsoft Office, donde no tiene comparación con otras alternativas es la potencia y productividad que podemos alcanzar los programas que lo integran. El problema es que para el usuario doméstico la productividad, poder realizar un trabajo en menos tiempo, no es tan importante como lo puede ser para una empresa.

Además cuenta con alternativas para poder instalar en sus equipos gratuitas que cumplen, y muy bien, con las necesidades para una gran mayoría de usuarios. LibreOffice y Apache OpenOffice son soluciones solventes que hacen plantearse al usuario doméstico la necesidad de adquirir licencia para el producto de Microsoft.

Office Web Apps

Pero es que además tenemos alternativas online muy solventes y cada día más potentes, como el caso de Google Docs, o mejor todavía las propias Office Web Apps de Microsoft que posibilitan la edición online y suponen la mejor alternativa para muchos usuarios sin necesidad de tener nada instalado en sus equipos o sin importar el sistema operativo que utilizan.

Y que aprieta a las empresas


Entonces pensaríamos que el zapato está hecho a medida de las empresas. Y es cierto, sólo que tenemos un pequeño problema, en forma de crisis económica a nivel mundial. Esto lleva a que las empresas se piensen mucho más la inversión que van a realizar. El coste de las licencias es bastante alto como para invertir alegremente.

Además en muchos casos las empresas ya tienen una versión de Office instalada, que puede ser antigua, Office 2000, Office XP y Office 2003 se encuentran a menudo en muchas empresas, con una cuota significativa de mercado. Son estas las licencias que tendrían que renovarse por el nuevo Office 2013. Pero el problema es que en muchos casos no le ven un retorno de la inversión claro. La nueva versión no a mejorar tanto a las antiguas como para que no haya más remedio que afrontar el cambio.

Y además también se puede alquilar


Además se ha introducido un nuevo factor. Office se hace la competencia a sí misma bajo modelo SaaS (Software as a Service) con Office 365, que permite pagar por uso, lo que en empresas de nueva creación reduce mucho la inversión inicial necesaria. Se contrata lo que se necesita en ese momento y si la empresa crece se puede aumentar o disminuir en función de las circunstancias.

Además de ser una solución más flexible, aporta movilidad y se convierte en la solución ideal para empresas que ya no necesitan una sede fija y que pueden trabajar sin necesidad de estar atados a una oficina. A la larga puede resultar más costoso y todavía tenemos que adaptar la mentalidad a pagar por uso no por poseer una licencia.

¿Son las tablets la salvación de Office?


Llegados a este punto muchos pueden pensar ¿a qué espera Microsoft para sacar una versión para iOS y Android? Marzo de 2013 era la fecha que se especulaba para su llegada, pero de momento no tenemos noticias al respecto. Según algunos cálculos Microsoft dejaría de ganar 2.500 millones de dólares al año por no sacar su versión para iPad.

Está claro que tiene un nicho de mercado por explotar, pero también es cierto que el manejo táctil obliga a repensar totalmente Office, más cercano a lo que sería OneNote en su versión móvil que a lo que podemos ver en el Office 2013 en las tablets con Windows 8 que se queda a medio camino entre lo táctil y el escritorio. Con todo es un as en la manga de Microsoft.

En Genbeta | Algo no va bien: Microsoft rebaja el precio de Windows 8 y Office 2013 por su “baja adopción”

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios