Dos años de Google+, la red social más incomprendida

Síguenos

google plus

Hace dos años, y tras todavía más años de rumores, Google presentaba su red social convirtiéndose en un competidor directo de Facebook. Ya no era el intento fallido de Wave, ni tampoco esa “red social” entre comillas que era el malogrado Google Buzz. Era Google+, el servicio en el que ahora ya se basan el resto de páginas e incluso las cuentas de usuario de Google.

En la actualidad, Google+ está irreconocible si lo comparamos con lo que era en sus inicios. Se ha rediseñado por completo dos veces (la última hace pocas semanas en el Google I/O), y hemos llegado a un punto donde si no tienes una cuenta de Google+ prácticamente no puedes disfrutar del resto de los servicios de Google. Hangouts, sin ir más lejos, no funciona a menos que no estés en Google+.

Google+: Los matices también importan

Y muchos piensan que la red es lo más parecido que hay a una escena del viejo oeste americano, con un pueblo vacío y un arbusto rodante. Nada más lejos de la realidad: las cifras oficiales la sitúan en la segunda posición de la lista de redes sociales más usadas del mundo. ¿Cómo es posible? La respuesta la tenemos en los detalles.

Es un error grave poner Facebook y Google+ como cosas ídénticas. Google+ es una red social que se usa a nivel más cerrado, mientras que Facebook es más pública. Y ahí va el primer detalle importante: en Google+ no tenemos amigos, tenemos seguidores. Conozco a más de una persona que equipara a los contactos de Google+ como amigos de Facebook y que ha decidido cerrar su perfil viendo que empezaban a seguirle demasiadas personas que no conocía. Y al compararlo con amigos de Facebook a los que no conoces, se prefiere cortar por lo sano.

Pero insisto: en Google+ tenemos seguidores, como en Twitter, con los que tenemos interacción esporádicamente. No amigos con los que nos gusta hablar más frecientemente, como en Facebook. Google ha cometido un error muy grande no explicando bien este detalle adecuadamente.

El segundo detalle importante es que la red se usa a niveles más íntimos. Los usuarios no publican muchos mensajes en abierto, pero sí que comparten contenido en círculos de personas cerradas, en privado. Esa actividad no se ve en la portada, y se traduce en la sensación de olvido de la que Google+ no consigue desprenderse incluso con el esfuerzo de varios rediseños radicales.

Google+

Pero las cifras son las cifras: Más de 500 millones de usuarios, 343 millones de ellos activos. Menos que Facebook, pero más que Twitter. Google tiene el reto de hacer notar a todos esos usuarios que comparten material a nivel interno aprovchándose de ventajas como el espacio ilimitado para subir fotografías.

¿Y a partir de ahora qué pasa? Google tiene que seguir cambiando y mejorando Google+, pero a base de evoluciones del diseño actual y no rediseñándola completamente de nuevo. Porque eso no le da estabilidad, que es lo que justamente necesita. Y ahora que la apuesta de Google+ es demasiado grande para fallar, en Mountain View tienen todo un desafío por delante.

En Genbeta | Valoremos a Google+ en su justa medida

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios