Sigue a Genbeta

television_social_pantallas650.jpg

eduardo.jpgEduardo Prádanos Grijalvo es Licenciado en Periodismo, tiene un Máster en Creatividad y Guiones para Televisión y un PDP Experto en Social Media Management. Actualmente, es el responsable de Comunicación de Play Television, empresa especializada en crear iniciativas y productos basados en producciones audiovisuales para su explotación multiplataforma (Transmedia Producer).

Lo que hasta hace muy poco era algo absolutamente desconocido ha irrumpido con fuerza hasta ser elegido por la revista Technology Review como una de las diez tecnologías emergentes más importantes del pasado año. Habitualmente, cuando hablamos de televisión social o Social TV solemos referirnos a la tecnología de televisión que permite y fomenta la interactividad entre espectadores, los cuales, normalmente, se encuentran visionando un contenido. Su principal objetivo es estrechar relaciones entre personas en torno a la televisión y obtener recomendaciones por parte de otros usuarios. Pero, ¿seguro que hablamos sólo de una tecnología o el concepto televisión social significa algo más?

Aplicaciones: fomentando la actividad al ver la televisión

Recientemente han surgido multitud de herramientas que nos ayudan a “socializarnos” como espectadores. Lo que hasta ahora era un hábito pasivo se ha convertido en algo radicalmente distinto. ¿Y cómo es ese consumo actual? ¿Qué haría una persona habituada a utilizar las herramientas sociales específicas para televisión un día cualquiera? Pongamos un ejemplo. Llego a casa, enciendo la televisión y me pongo a ver un programa que me gusta. Al lado tengo mi ordenador portátil y entro en Miso, Get Glue, Tunerfish, IntoNow, yap.TV, Videosurf o cualquiera de las aplicaciones que habitualmente se usan para comentar lo que vemos. Hago check-in (indico que estoy viendo ese programa) y escribo un comentario. Al tener vinculadas mis cuentas de Facebook y Twitter, automáticamente se publica en mis muros y mis amigos y followers saben qué estoy viendo. En ese momento, un amigo en Facebook escribe un comentario sobre mi check-in. Otro discrepa y le escribe una opinión diferente. Mientras, en Twitter, una de mis followers me comenta que le encanta ese programa y otro que estuvo hace un par de semanas viéndolo en el propio plató. Yo, ajeno a todo esto, sigo viendo la tele. Llegan los anuncios. Vuelvo al portátil y leo todo lo que han escrito. En pocos minutos se ha iniciado una conversación (a la que, por supuesto, me uno) que no ha hecho sino enriquecer lo que, en principio, iba a ser un consumo televisivo pasivo. ¿La excusa que nos dan estas aplicaciones? Los badges, pegatinas, sticks o premios virtuales. Pero la verdad es que muchos de los que las usamos lo seguiríamos haciendo aún sin el “premio”. Porque el beneficio es todo lo que contaba antes: poder disfrutar de la televisión de una manera activa y social. El CEO de Get Glue, Alex Iskold, contó recientemente que casi 15 millones de usuarios usan su servicio y que en junio se registraron siete millones de check-ins en la aplicación. Y siguen creciendo.

eduardo_pradanos_miso650.jpg

En Argentina, dos personas combinaron un algoritmo que habían creado para filtrar un cúmulo enorme de tweets según los intereses del usuario con el concepto de check-in y, a su vez, lo aplicaron a la televisión en vivo. Así nació Comenta.tv, una web en la que se debate sobre los programas que están en emisión en tiempo real y los temas más candentes.

¿Nativos digitales?

- Hola, Damián – saluda Francisca
– Hola, Francisca – contesta Damián
– ¿Qué tal las fiestas de Palencia? – pregunta Francisca
– Yo no pude bajar ayer a la calle pero sí que hubo baile porque lo oía por la ventana… ¡Seguro que los chavales lo pasaron bien! – se sonríe Damián

Éste podría ser el inicio de la conversación entre dos personas mayores que han quedado para hablar gracias al programa Social TV que ha puesto en marcha la Cruz Roja. Mediante el mismo, ancianos de 41 provincias españolas que viven solos pueden sentirse acompañados a través de su televisor con otros en su misma situación, con los que pueden comunicarse y compartir experiencias. El procedimiento es el siguiente: hay que ponerse delante de la televisión, seleccionar con un botón verde del mando a distancia la foto de la persona con la que se va a hablar y pulsar en el botón rojo para finalizar la llamada. Previamente se ha instalado una cámara web en la televisión. Esto tan sencillo también es televisión social. ¿No es maravilloso?

Por otro lado, los niños y las personas más jóvenes de nuestra sociedad (esos a los que llamamos “nativos digitales”) están acostumbrados a consumir contenidos en diferentes ventanas al mismo tiempo. Así, podemos encontrarnos con un chico que, mientras ve un capítulo de su serie preferida, juega a la consola portátil, mira de reojo si alguien le ha etiquetado en una foto en Tuenti y le dice a su madre que no vuelva a hacer pescado para cenar. Dentro de no mucho, la masa que sustente la industria audiovisual va a ser la formada por muchos niños como éste, los cuales no conciben consumir televisión de manera pasiva. Debemos tenerlo presente.

¿Eso es una televisión?

Hisense lanzó hace dos semanas I’TV (My Personal TV), la que han llamado “la primera televisión inteligente personalizada del mundo”. La I’TV es un televisor, un tablet con un chip de televisión, tiene internet, es una consola de entretenimiento y una herramienta para socializar que trabaja en la nube. El Smart TV D8000 de Samsung, por su parte, permite ver la televisión mientras en la misma pantalla se interactúa en Facebook, Twitter, GTalk o Skype o se navega por internet, todo manejado desde el mismo control remoto. También nos recomienda contenido en base a nuestras preferencias o las de nuestros amigos.

samsung-smart-tv-d8000-2-650.jpg

Antonino Albarrán (director de Tecnología de Intel Ibérica) comentaba en EBE Madrid (minutos del 13:10 al 15:55 del vídeo) que “en los próximos años veremos televisiones conectadas con todas las redes sociales y si algún amigo está viendo el mismo programa que yo, me llegará un mensaje y se podrá conectar conmigo, hacer una videoconferencia, compartir vídeos y tener mucha interacción social mientras vemos la televisión”. Acabamos de vivir recientemente la era del plasma. ¿Cuánto tiempo creéis que tardaremos en tener en casa televisiones así? Seguro que mucho menos de lo que estáis pensando.

Dicen que para que algo sea considerado realmente importante tiene que tener su evento propio. Pues bien, el pasado 20 de julio se celebró el Social TV Summit, un exclusivo evento para 150 personas en el Bel-Air Country Club de Hollywood. La cita reunió a industria tecnológica, ejecutivos y proveedores y se centró en el uso de los medios sociales para generar audiencia.

El directo en televisión

Gracias a internet, cada vez estamos más habituados a consumir los contenidos en el momento que queremos, sin esperas. Ante esto –es obvio- las cadenas de televisión tienen un problema. El deporte es una de las pocas emisiones que se salvan de este inconveniente. ¿Quién quiere ver un partido cuando sabe ya el resultado? Es frecuente ver entre la lista de trending topics (temas del momento) varios que aludan a la retransmisión deportiva que en ese momento se puede disfrutar en televisión. Un proyecto que está gestándose y al que hay que estar atentos es Connected Sports Ventures, “la televisión social para deportes”. Veremos.

Mientras el fútbol arrasa por aquí, ¿qué podemos hacer para que otro tipo de contenido sea consumido en el mismo instante en el que se emite?

Twitter: del “¿qué está pasando?” al “¿qué estás viendo?”

Es indudable que la red social del pajarito se ha convertido en una plataforma magnífica para el seguimiento de lo que está sucediendo en vivo en televisión. Cualquier episodio de una serie, la gala de los Goya, una película… Los comentarios de los usuarios pueden ser seguidos a través del hashtag creado para tal ocasión. Si, además, el volumen de tweets sobre ese tema o hashtag aumenta drásticamente pasará a la lista de trending topics, por lo que su visibilidad será muy superior para los usuarios de Twitter. Y prueba de su importancia es que cada vez nos estamos acostumbrando más a leer o escuchar noticias del estilo a “fue trending topic ayer en la popular red social Twitter…”.

Hace unos meses, en el blog de Twitter analizaban ejemplos de integración entre televisión y Twitter. Comentaban los casos españoles de El Intermedio, Twision, La pecera de Eva y los Twittersodios de El Barco. Grandes ejemplos todos, sí, pero demasiado pocos para el inmenso potencial de la suma de televisión más redes sociales. Aún queda muchísimo camino por recorrer.

Un paso más: el directo en la ficción

Si las series de ficción son capaces de crear una necesidad en los espectadores, éstos se verán “obligados” a presenciar en directo la emisión del nuevo episodio, mejorando así sus resultados de audiencia. Las redes sociales son el instrumento perfecto para generar este contenido tanto por su inmediatez como por su viralidad.

La serie estadounidente ‘Haven’ ha integrado en su trama lo que sucede en Twitter. En el primer episodio de la segunda temporada emitido hace poco más de dos semanas, Dave y Craig, los dos protagonistas, dan de alta los perfiles @DaveHaven y @VinceHaven y hacen una apuesta: quieren saber quién consigue más seguidores. A la vez, comienzan a recibir mensajes extraños de @ColdInHaven.

haven650.jpg

¿Pueden entender la trama los espectadores de “Haven” que no sigan la emisión paralela en Twitter? Por supuesto que sí. ¿Disfrutan esos mismos de una experiencia de inmersión plena en la serie? Está claro que no. El hecho de integrar los mensajes de la trama en otra ventana hace que el espectador perciba que está recibiendo contenido exclusivo, el cual ha sido tratado con sumo mimo hasta que puede ser “degustado” en el preciso instante de la emisión. Ni antes ni después. Y ahí es cuando hablamos sobre el directo en la ficción.

Twittersodios: la trama en 140 caracteres

Personalmente, he tenido la oportunidad (y la suerte) de participar en uno de los proyectos más interesantes y pioneros a nivel mundial en cuanto a televisión social se refiere: los Twittersodios de ‘El Barco’. Con la perspectiva que nos da la primera temporada y a punto de “embarcarnos” en la segunda, puedo decir que todo lo que rodea a los mismos es una experiencia absolutamente gratificante y que ojalá pueda ayudar a abrir camino en un tema tan apasionante como éste.

Los Twittersodios son episodios vía Twitter que complementan las tramas de la serie, aportando, además, contenido de valor añadido y exclusivo imposible de encontrar en ningún otro lugar. Una hora antes de la emisión de la serie en Antena 3, los propios personajes adelantan algunas tramas, complementan otras y experimentan aventuras que en televisión no se emiten. Además, durante toda la semana los personajes “tuitean” y se plantean secretos y pistas que requieren de la participación de los fans para ser resueltos. Evidentemente, el hecho de apostar por Twitter nos ayudó enormemente. Al fin y al cabo, esta red social es como una sala de chat gigante.

twittersodios_el_barco650.jpg

Nunca habríamos podido crear los Twittersodios sin acceder previamente a los guiones de los capítulos y sin trabajar codo con codo con los guionistas de la serie. Sólo así se puede respetar la forma de actuar de cada personaje, los puntos de giro de la historia y los cambios entre tensión y diversión de cada instante. Para los fans de ‘El Barco’, el hecho de poder conversar con sus personajes favoritos, participar en sus aventuras y ser, en cierto modo, parte de la tripulación les hace sentirse especiales y pasar de disfrutar de su serie favorita durante un par de horas a la semana a sumergirse en ella 24 horas al día los siete días de la semana.

Sentémonos a disfrutar

Pero, ¿en qué punto estamos? Shiv Singh, director del departamento digital de Pepsi, cree que todavía queda mucho por hacer hasta medir con certeza las acciones de televisión social. “No sé cuál es el valor real de las impresiones sociales y eso es un problema para mí”, comenta, “necesito más estadísticas, más métricas, ya que sin ellas todo esfuerzo de marketing social no es más que un bonito experimento”.

En el informe “Hype Cycle” de Gartner de este año (en el que se analizan casi 2.000 tecnologías diferentes, su evolución y los beneficios que aportan) la televisión social (Social TV) se encuentra en la primera fase de las cinco existentes. En concreto, está en la fase “Technology Trigger”, la cual recoge a las tecnologías que están en pleno proceso de penetración, lanzamiento o cualquier evento que genere el interés del público. Estamos viendo germinar la semilla.

gartner-2011-tech-hype-curveok650.jpg

El hecho de ofrecer a los espectadores iniciativas vinculadas a la televisión social hacen que éstos aprecien aún más el eje principal (la serie, el programa, la película…) pues se sienten partícipes del éxito y se convierten en los mejores embajadores del mismo. Por todo esto, cuando al comenzar el artículo me preguntaba si hablamos sólo de tecnología o hay algo más, la respuesta, para mí, está clara: detrás de las herramientas y de las aplicaciones están las personas, los sentimientos y sus sensaciones y eso es lo que diferencia unas iniciativas de otras.

La televisión está hecha para ser experimentada de manera colectiva aunque, a día de hoy y gracias a las redes sociales, eso no implique obligatoriamente que para que eso se cumpla en ese momento tenga que haber más gente en el salón de tu casa. Así que, solos o acompañados (mejor de esta última forma), sentémonos a disfrutar de algo que lo va a cambiar todo. Esta película aún no la ha visto nadie. Pero tiene pinta de que va a ser todo un éxito.

En Genbeta Social Media | SocialGuide, midiendo la audiencia televisiva a través de las redes sociales

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario