Los cambios en la API de Twitter, dirigidos contra los clientes de terceros

Síguenos

Twitter

Ya sabíamos que últimamente a Twitter no le gustan demasiado los clientes de terceros, aquellas aplicaciones que te permiten usar la red sin tener que pasar por clientes o webs oficiales de Twitter. Sin embargo, hoy tenemos una confirmación más clara con los cambios de la versión 1.1 de su API.

El párrafo que más llama la atención de todos es este (traducción propia):

Además, si estás creando un cliente de Twitter tradicional, […] necesitarás nuestro permiso si tu aplicación requiere más de 100.000 fichas de usuario.

Es decir, que sobrepasado el límite el desarrollador tendrá que hablar con Twitter para que le den permiso. Y seguramente tendrá que pagar a Twitter por cada usuario o quizás incluir tweets promocionados en su aplicación de forma obligatoria. Y esto además teniendo en cuenta que el límite real de menos de 100.000 usuarios, ya que cada ficha es para una cuenta de Twitter y puede haber usuarios que usen un cliente con varias cuentas, reduciendo así el número de usuarios reales.

También crean nuevas restricciones a la hora de mostrar el contenido de Twitter. Lo que antes eran recomendaciones ahora se convierten en requerimentos: mostrar siempre el nombre completo junto al nombre de cuenta, formatear la fecha tal y como quiere Twitter, o incluso cómo mostrar los retweets. Si no se cumple alguna de estas normas, Twitter puede quitar el acceso a esa aplicación.

Aún faltan por aparecer estas normas para dispositivos móviles, pero si son muy parecidas a las ya existentes podrían estropear muchos desarrollos. Por ejemplo, ahora mismo no se pueden mostrar acciones de terceras partes (por ejemplo, enviar a Instapaper) junto a un tweet en la web. En una aplicación móvil esto restringiría mucho las funcionalidades de los clientes.

Como digo, todavía hay que esperar a que esté toda la documentación disponible, pero el objetivo de Twitter es claro. Han visto que en los clientes de terceros hay una fuente de dinero que no han aprovechado, y que necesitan para demostrar que son un servicio rentable. Y la solución que han adoptado es o quitarlos de en medio para poner los suyos propios, o hacer que esos clientes aporten dinero directamente a Twitter.

Vía | Twitter
Imagen | Johan Larsson

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios