Muchos halagos y algunas críticas al legado de Steve Jobs [por Jose Antonio Gallego]

Sigue a Genbeta

apple-logo.jpg

joseantonio.jpg

Jose Antonio Gallego es presidente de la Aerco (Asociación Española de Responsables de Comunidades Online) y Social Media Manager del Grupo BBVA. Así mismo colabora como advisor en el proyecto Forumclinic del Hospital Clinic de Barcelona. Con anterioridad ha trabajado para empresas como eBay, Carrefour o Submarino.com. Colabora como docente con diversas universidades y escuelas de negocio. Su blog es: Comunidad en la red.

Tras la muerte de cualquier personaje público se suceden una serie de comentarios elogiosos que en la mayoría de los casos omiten los errores o desaciertos que el desaparecido haya podido cometer en su vida. En el caso de Steve Jobs sin embargo todos coincidimos en que cualquier elogio no solo es merecido, sino que probablemente se quede corto.

Steve Jobs fue un genio como innovador y como hombre de negocios. Revolucionó varias industrias (ordenadores, música, cine, telefonía…) una y otra vez y solo Dios sabe cuántas veces hubiera vuelto a hacerlo si el cáncer no se lo hubiera llevado a una edad tan temprana. Como muestra de la enorme conmoción que su muerte nos causó echad un vistazo a esta visualización que nos trae Wired.

Fuera de las hagiografías habituales, medios tan prestigiosos como The Economist ya señalan la muerte de Steve como un signo más en el declive de los Estados Unidos. Sin embargo, el legado de Steve Jobs no está exento de críticas. La más llamativa, por lo cruda y falta de tacto ha sido la de Richard Stallman, padre del software libre, cuando al poco de su muerte afirmaba:

Steve Jobs, the pioneer of the computer as a jail made cool, designed to sever fools from their freedom, has died. As Chicago Mayor Harold Washington said of the corrupt former Mayor Daley, “I’m not glad he’s dead, but I’m glad he’s gone.” Nobody deserves to have to die – not Jobs, not Mr. Bill, not even people guilty of bigger evils than theirs. But we all deserve the end of Jobs’ malign influence on people’s computing. Unfortunately, that influence continues despite his absence. We can only hope his successors, as they attempt to carry on his legacy, will be less effective.  

La traducción (mía) podría ser: “Steve Jobs, el pionero de los ordenadores convertidos en cárceles “cool” diseñadas para privar a los tontos de su libertad, ha muerto. Como el alcalde de Chicago Harold Washington dijo de su corrupto antecesor Daley: “no me alegro de que haya muerto, me alegro de que se haya ido”. Nadie merece la muerte, ni Jobs ni Bill ni siquiera gente culpable de mayores maldades que las suyas. Pero todos nos merecemos el fin de la maligna influencia de Jobs en las computadoras de las personas. Desgraciadamente, esta influencia continuará a pesar de su ausencia. Solo podemos esperar que sus sucesores sean menos efectivos en su intento de continuar su legado”.

Duras y poco oportunas palabras, pero no olvidemos la enorme y positiva influencia que Stallman ha tenido en nuestra sociedad como fundador del free software movement. Las críticas al ecosistema cerrado desarrollado por Apple no son ni mucho menos nuevas, ni vienen de advenedizos o recién llegados. Todos los dispositivos que llevan el sello Apple tienen características únicas: excelente diseño, usabilidad extrema, elevadísima calidad… pero también son un “coto privado” en el que solo las aplicaciones o contenidos desarrollados o aprobados por Apple pueden entrar. Y eso, según los defensores de los estándares abiertos es perjucidical.

Otro de sus detractores es Tim Berners Lee, conocido como “el padre de internet” y defensor de los estándares abiertos, que hace unos meses advertía contra la amenaza que para internet suponen “cotos vallados” como Facebook o Apple. En particular respecto a Apple criticaba que ecosistemas como iTunes o las apps específicas para iPad de algunos medios impiden que la información pueda “linkarse” y fluir libremente.

Otro “peso pesado”, Joichi Ito, director del Media Lab del MIT también criticó a Apple durante una reciente visita a Madrid. (De hecho, el diario El Pais tituló el artículo como “Apple morirá” . Al poco Joichi Ito en su perfil de Google + explicó que jamás había pronunciado un titular semejante.

No hay duda que con Steve Jobs hemos perdido un genio irrepetible que se ha hecho merecedor de todos los elogios que está recibiendo. Pero precisamente esa enorme influencia que Apple logró bajo su “reinado” puede haber perjudicado algunas de las características que han hecho grande la web, en aras de la sencillez y el diseño, y quienes lo han criticado no son precisamente aprendices. Incluso su gran amigo y co-fundador de Apple Steve Wozniak llegó a criticar el secretismo paranoico que invadía Apple, y que llevó a que un ingeniero que le enseñó un iPad minutos antes de su presentación pública fuese despedido.

La dura crítica de Stallman, acertada o no, ha sido sin embargo una gota de petróleo en una lluvia de halagos unánimes hacia su figura. Como ejemplo, esta visualización de los comentarios dejados en Twitter realizada por el ingeniero Miguel Ríos (no hay parentesco, que sepamos, con el mítico cantante granadino:

11.jpg

Aparentemente se trata de un retrato más, pero si hacemos zoom podemos ver que está compuesto por los tweets más populares escritos tras la muerte de Jobs:

2.png

Aquí tenéis la versión dinámica de la misma, hecha a partir de los tweets en tiempo real.
Otra visualización muy interesante es la realizada por la New England Complex System Institute que nos muestra la revista Wired:

3.jpg en la que descubrimos que el español es el segundo idioma más utilizado, y que hay gente que twitea en ¡esperanto!.

Otra infografía interesante es la realizada por la gente de Meltwater con los términos más usados en relación a la muerte de Steve Jobs.

4.jpg

Un personaje irrepetible cuya marcha como vemos ha marcado a muchas personas, y esencialmente para bien.

En Genbeta Social Media | La muerte de Steve Jobs sacude Twitter

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario