Sigue a

Cityville

Leída rápidamente, la noticia asustaría a cualquiera. Zynga ha bajado un 95% de beneficios en un año. Tal cual, es una pildora difícil de tragar, especialmente ahora que la compañía preparaba su salida a bolsa.

Pero para que todas las medicinas pasen mejor siempre hay un poco de azúcar. Zynga ha querido hacer de 2011 un año muy conservador, al menos de cara al usuario. De hecho, tardaron más de tres meses en lanzar un nuevo juego, algo inusual en una compañía que había emprendido una carrera continua por tener cuanto más stock, mejor.

Zynga se movía rápido para mantenerse en lo alto del sector, replicando juegos de otros desarrolladores o creándolos de ideas ya conocidas antes de que otros los lanzaran. Pero en algún momento había que frenar y, además, empezar a gastar dinero para garantizar el futuro.

Lo más negativo: el descenso de los micropagos

Si hay algo que pueda alarmar realmente de los resultados de Zynga no es ese 95% (como luego trataré de explicar), sino que por primera vez han descendido los micropagos. Frente a los 286,8 millones de dólares del anterior cuatrimestre, ahora Zynga indica una caída del 4%, 274,7 millones de dólares.

No es grave, pero sí preocupante que la tendencia del usuario sea a gastar menos en ti. ¿Crisis del juego social? Algunos analistas así lo indican, aunque casi parezca que se esté esperando a la caída y se crea que aquí hay otra burbuja montada. Porque, mientras lo dicen, Los Sims arrasan.

A ese descenso de los micropagos hay que sumarle el “diezmo” que impuso Facebook con los Facebook Credits (el 30% de cada venta), como reconoce la propia Zynga. Y, aún así, los ingresos de la compañía siguen creciendo, aunque a ritmo mucho más lento: en vez de al 24% del primer cuatrimestre del año respecto al anterior, ahora lo hacen a un 15%.

Inversión en futuro: Zynga cree saber lo que hace

Farmville

Con esas cifras, me parece muy apresurado hablar de crisis. Más que nada, porque, como decíamos, 2011 ha sido un año conservador para la compañía de cara al usuario, pero no de puertas para adentro: eso se ha traducido principalmente en invertir en contrataciones (2.000 empleados trabajan ahora para Zynga) y en I+D.

Pero también en compras. No hay que olvidar que en diciembre de 2009, la todopoderosa EA consiguió meter la cabeza en un mercado que se le escapaba, el del juego social, gracias a comprar a la gran rival de Zynga en aquel momento, Playfish, que también había sido pretendida por la propia Zynga.

Mark Pincus, CEO de la compañía, ya anunció entonces que Zynga iba a empezar a gastar lo acumulado con tal de no quedarse fuera de juego y para consolidar su posición, comiendo peces pequeños y medianos y, ya de paso, integrando todos sus juegos. Y en el último año ha cumplido la promesa, casi llegando a una compañía comprada por mes, cubriendo todos los espectros del juego social, desde el poker hasta clones de sus propios juegos. Y, sin embargo, ese músculo financiero en plena exhibición no ha impedido que otra de las grandes, PopCap, también haya caído bajo el manto de EA.

Facebook: aliado y amenaza

En cualquier caso, la principal disyuntiva de Zynga sigue siendo Facebook. Su principal aliado es también su mayor amenaza. Primero por cosas como los Facebook Credits, que provocaron en mayo de 2010 la ira de Zynga y la dejaron a punto de abandonar la rede social. Pero también porque Facebook ha ido minimizando la importancia de lo viral para los juegos sociales.

De hecho, con el nuevo Timeline está por comprobar qué visibilidad tienen las notificaciones de los juegos, que ya desaparecieron de nuestro correo. Facebook sigue creyendo que en la disyuntiva entre las aplicaciones y los usuarios, estos deben ser los ganadores (al menos de puertas para fuera) y va a reducir al mínimo las notificaciones y el “spam” incosciente.

Y en este caso si no se ve, no se juega. Por el camino quedó la posibilidad de trasladar sus juegos a una plataforma externa y propia, decisión muy complicada de llevar a cabo sin tirar la compañía por el camino.

En definitiva, Zynga tiene una salud mejor de lo que las cifras parecen decir, aunque es obvio que necesitan otro hit, otra triple A del juego social. Pero su verdadero problema puede ser estar cautiva de las decisiones de Zuckerberg y su equipo. Y, sin embargo, no pueden dejarlos de lado y menos con ese proyecto Espartan con el que quieren dar la campanada en el siguiente gran mercado del videojuego: el de los móviles.

Vía | Gamasutra, Business Insider y Error500
En Genbeta | Zynga también sufre la guerra de patentes, Facebook apuesta fuerte por HTML5: Project Spartan para saltarse las limitaciones de iOS

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios