Compartir
Publicidad
Android, Windows, iOS, Ubuntu y Remix OS, ¿quién ganará la carrera de la convergencia?
Sistemas Operativos

Android, Windows, iOS, Ubuntu y Remix OS, ¿quién ganará la carrera de la convergencia?

Publicidad
Publicidad

Corría el año 2011 y Mark Shuttleworth prometió que Ubuntu se convertiría en un sistema operativo capaz de funcionar tanto en teléfonos, como tabletas como Smart TVs. Vamos, que se convertiría en un único sistema operativo para dominarlos a todos. Microsoft por su parte también estaba dando sus primeros pasos en Windows 8 apostando por una plataforma que funcionase con el mismo código en tabletas, teléfonos y ordenadores.

Con el tiempo más fabricantes han aportado nuevas ideas al concepto de la convergencia. En vez de llevar un sistema de sobremesa a los móviles, Google y Apple han optado por hacer justo lo contrario con dispositivos convertibles que utilizan iOS y Android. Y entre tanto una pequeña startup llamada Jide le ha dado a Android el aspecto de un sistema de sobremesa creando una especie de punto de encuentro entre ambos conceptos.

Por lo tanto, sobre la mesa tenemos varias propuestas diferentes para llegar a una misma meta: la de conseguir un único sistema operativo capaz de funcionar en varios tipos de dispositivo. Cada camino tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y vamos a repasarlos todos para ver cual de ellos podría tener más posibilidades para acabar imponiéndose.

Microsoft, Canonical, y la falta de aplicaciones

2560 3000

Después de innumerables retrasos Canonical por fin está terminando de culminar su visión de sistema convergente, y su último paso ha sido el de lanzar un convertible que puede funcionar tanto en modo tablet como en modo escritorio, pero un año antes había lanzado móviles capaces que al conectarse a un monitor lanzaban la versión completa de Ubuntu.

Microsoft por su parte ya tiene su aventura prácticamente completada. El verano pasado lanzó un Windows 10 de sobremesa en el que ya podemos disfrutar de varias aplicaciones universales, y poco después los primeros móviles que por fin podían hacer también de CPUs al conectarse a un monitor gracias a Continuum.

Ambas empresas han lanzado tienen dispositivos y pretenden que sus propuestas cuenten con el punto extra que les daría poder llevar todos nuestros archivos en un móvil que se convierte en sobremesa. Pero sus sistemas operativos se han mostrado aún verdes en las primeras pruebas, y parece que todavía pasarán meses hasta que consigan ofrecer una experiencia sólida.

Además, al coincidir en su aproximación se están encontrando con los mismos problemas: que a su ecosistema de aplicaciones versátiles aún les faltan demasiados nombres propios como para conseguir atraer al público en general. Se podría decir que tienen toda la interfaz montada, pero faltan las aplicaciones.

Google, Apple y la falta de interfaz

1366 2000

¿Pero para qué molestarse en tener que adaptar las aplicaciones si se pueden utilizar sistemas operativos que ya tienen un buen ecosistema? Esta es la pregunta que deben haberse hecho tanto Google como Apple, ya que ambos han intentado darle una vuelta al concepto de Microsoft y Canonical siguiendo el camino contrario: no llevar la sobremesa al móvil, sino el móvil a la sobremesa.

Apple disparó primero presentando a principios de septiembre su iPad Pro. Se trata de un iPad que coquetea con el concepto de ordenador portátil convertible, y que busca competir con la gama Surface de Microsoft ofreciéndose como solución para la productividad. Para ello utiliza un sistema operativo iOS que ya tiene un poblado ecosistema de aplicaciones.

Lo mismo hizo Google veinte días después presentando el Pixel C: un dispositivo Pixel que se olvida de Chrome OS para buscar una solución de productividad con el amplio ecosistema de aplicaciones que ofrece Android. Estos dos conceptos no cuentan con el aliciente de utilizar un móvil que se convierte en PC, pero tienen lo más importante para llegar a buen puerto: las aplicaciones.

Aun así tampoco dejan de ser Android e iOS llevados a la gran pantalla sin ningún tipo de maquillaje. No se adaptan a las pantallas de grandes dimensiones, por lo que se encuentra con unas carencias a la hora de gestionar la multitarea que les convierte en una solución poco solvente para la productividad. Tienen las aplicaciones pero no la interfaz.

Remix OS, el invitado inesperado

Remix

Y entonces aparece Jide Technology, formada por antiguos ingenieros de Google, y se presenta en el CES de 2015 con un clon de Surface en el que destaca un sistema operativo Android que han adaptado para que tenga el mismo aspecto que un sistema de sobremesa, con su menú de inicio y su multitarea gestionada en ventanas.

De cierta manera podríamos decir que Remix OS, que es como se llama su fork de Android, es una fusión de los beneficios que ofrecen Ubuntu y Windows a la que se le añaden las ventajas de utilizar un sistema operativo con un vasto ecosistema de apps. Está todo hecho, tiene las aplicaciones de unos y el aspecto de otros.

Sabiendo que su idea es buena, Jide ha empezado el año lanzando por una parte la versión beta de Remix OS para poder instalarla en cualquier ordenador, y presentando por otra junto al fabricante cántabro Wolder unos portátiles convertibles. Y todo mientras prometen que seguirán lanzando sus propios dispositivos en un intento de imitar la filosofía de la gama Nexus de Google.

Como en el caso de Apple y Google, Jide tampoco ve la convergencia como Canonical y Microsoft, ya que se centran en ofrecer un sistema operativo capaz de ser utilizado en diferentes dispositivos sin necesidad de tener dos interfaces guardadas en un teléfono móvil. Además tienen una desventaja evidente con respecto al resto de contrincantes: el hecho de no disponer de sus mismos recursos para desarrollar su idea.

¿Cual es la idea ganadora?

1366 2000

Parece difícil que Canonical y Microsoft lleguen a buen puerto si no consiguen solucionar el problemas de las aplicaciones, y eso se está viendo en la pobre aceptación de Windows Phone y en la casi nula de Ubuntu Touch. Por lo tanto, aunque sus propuestas son las más ambiciosas parece bastante difícil que vayan a ser los primeros en llegar a la meta.

Google y Apple quieren que sus sistemas operativos móviles puedan ser lo más versátiles posibles. En su contra juega lo mal adaptadas que están sus interfaces para utilizarse en pantallas de grandes dimensiones, aunque esto es algo que siempre pueden cambiar en el futuro con nuevas versiones. Después de todo lo importante y esencial ya lo tienen: las aplicaciones.

1366 2000

Somos varios los que pensamos que la propuesta de Jide con Remix OS es la más completa de todas, y el romanticismo hippie de lanzarse a la conquista del escritorio con una versión descargable en la que quieren contar con el apoyo de la comunidad no hace sino sumarles puntos. Pero siguen siendo una empresa pequeña en un mundo de gigantes.

Durante el Mobile World Congress David Ko, el CEO de Jide, me comentó que había varios fabricantes interesados en lanzar productos con su sistema. Habrá que ver si consiguen aliarse con un nombre propio lo suficientemente relevante como para ponerles en el mapa, porque si no corren el riesgo de no pasar de ser el sueño húmedo de frikis y prensa especializada.

Teniendo en cuenta que Jide es una empresa de ex-ingenieros de Google, y que se ha rumoreado que Google busca maneras de fusionar Android y Chrome OS, también podría darse la posibilidad de que la gran G se tragase su orgullo y comprase Jide para tener el trabajo ya hecho. De hacerlo pronto podría ser un auténtico puñetazo sobre la mesa, y Jide ya ha dicho que nunca cierra ninguna puerta.

Pero esto no tiene por qué ocurrir, y de momento no se han oído rumores al respecto, por lo que todo se queda igual. Por lo que habrá que ver cómo van evolucionando cada una de estas ideas para ver cual acaba llevándose el gato al agua. Tampoco estaría de más que apareciesen nuevos contrincantes (KDE ya lo dejó caer), después de todo la competencia es siempre la mejor aliada para el progreso. ¿Y a vosotros qué alternativa os parece mejor?

En Genbeta | Canonical no quiere prisas, y pide paciencia con la convergencia de Ubuntu entre móvil y PC

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos