Compartir
Publicidad
Publicidad

El Parlamento Europeo tiene este miércoles la última oportunidad de frenar ACTA

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Para los delitos previstos en los artículos 2.14.1, 2.14.2, 2.14.3, y 2.14.4 cada país está obligado a establecer sanciones que incluyan penas de prisión, así como importantes multas lo suficientemente elevadas para disuadir a los criminales de volver a atentar contra la propiedad intelectual.

Así explican los negociadores del ACTA sus logros. El texto que van a pulir en Sidney y que unos días antes quieren aprobar en la única insitución que se les resiste. La última línea de defensa para frenar ACTA está en manos de los eurodiputados que se decidan por un botón u otro este miércoles en el pleno del Parlamento Europeo. Ese SÍ, ese NO, ese en blanco, ese nulo y "ese" como Cospedal que no ha venido a votar.

Será, sin duda, una de las votaciones más esperadas del año. En lo que a Internet respecta la más importante, quizá, de toda la historia parlamentaria europea. "Si ACTA es aprobado este miércoles el ius civile (derecho continental) sufirá tanto como Internet".

Dice esto un eurodiputado español que no estará presente en la votación sobre el ACTA (pdf, ronda Tokyo) si su partido le impone o sugiere votar a favor. Eso cuenta. De este tipo de eventuales deserciones depende la "gran votación" que tendrá lugar este miércoles en el pleno del Parlamento Europeo. Las cuentas no salen, pero no perdamos la esperanza. Bastaría con "nuestros" eurodiputados. Estamos apañados.

Con la resaca del vergonzante espisodio Gallo llega ACTA al pleno de la única institución europea con representantes elegidos por los ciudadanos. Es cierto que en elecciones que más parecen unas generales o una macroencuesta sobre el estado de la nación. No hay conciencia de Europa. Parece lógico cuando incluso los europeístas convencidos reconocen sus dificultades para explicarles a los ciudadanos el funcionamiento "democrático" del gobierno europeo que para colmo de males preside un señor ¡o dos! que el ciudadano de a pie, el europeo, ni conoce, ni elige, ni podrá respetar cuando lo conozca.

Llega ACTA después de haber salvado una a una todas las trincheras de la sociedad civil. Ni la celebrada aparición estelar, como los soviéticos en la II Guerra Mundial después de aquel pacto infáme, de Google, IBM, Adobe Systems, Oracle y Nokia denunciando y advirtiendo de las regresivas consecuencias de este acuerdo permitieron mantener las defensas en las que los ciudadanos digitales apenas resistían con sus blogs, twitter y buena voluntad. Se acabó.

Ha llegado el momento de los eurodiputados. En la que será una votación definitiva también para hacernos a la idea del grado de dependencia y humillación que son capaces de autoinfringirse en nuestra libertad.

Esta batalla la han dado, una vez más, los ciudadanos digitales, los usuarios, tú y tus amigos de la red, pero muy pocos representates de las élites, las universidades, los colegios profesionales y las disisdencias políticas tan necesarias. Aquí no. Esa ha sido la gran diferencia con EE.UU donde el músculo civil ha sacado de ACTA las patentes. Ejemplar.

Ese será otro cantar, pero conviene no olvidar el papel de la universidad en EE.UU y el de la "confortable" Europa. Paradojas del presente frente al prejuicio global. Los políticos europeos haciendo de capataces de los ricos del copyright con sede en EE.UU. Como aquella Latinoamérica de los años 50 y 60. Pero sin Jacobo Arbenz. ¿Están en Bruselas los servidores del imperio?

Hemos visto tantas cosas. Hasta la resurreción de los muertos para recomendar a los eurodiputados votar a favor del Informe Gallo, aperitivo del ACTA. Ahora que en España nada más y nada menos que el Senado se permite votar en contra de una moción a favor de la Neutralidad de la Red por las injerencias de factores externos (twitter y los consejos de Enrique Dans) que degradan a la venerable institución y al parecer a sus señorías. Conviene recordar a Klaus-Heiner Lehne y al maestro del esperpento nacional: Berlanga.

Pero sobre todo estas palabras. Tenemos cientos de ejemplos, más ahora que los senadores han puesto el nivel de lo que es "una injerencia" tan bajo, para demostrar que en tal caso: políticos y lobbies son lo mismo. ¿El miércoles otro más?. Estamos en la antesala de un ruptura en la que Internet es el paradigma del cambio. El antigüo regimen hace aguas. Ni la lección de Mirabeau han aprendio. ¿Pasar de los políticos para recuperar la Política?. Con P mayúscula de participación.

Por cierto se vota sobre un texto que no es el definitivo, una cosa más. ¿Cuántas van?. Alguien soñó ayer con... una sana involución en el Parlamento Europeo. Como soñó con ver que caía el muro de Berlín. Por eso el vídeo de Daniel Cohn Bendit llamando a la rebeldía. Él sí votará contra ACTA y lo hará para no tener que decir un día muy próximo: adiós a la democracia. Se está haciendo un llamamiento a la insumisión. A la rebeldía. El 4 de agosto de 1789 la Asamblea acordó la supresión del feudalismo.

Más Información | EE.UU presenta el texto "final" del ACTA y el comisario Karel De Gucht se felicita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos