Publicidad

Sin Cabify ni Uber, qué alternativas al taxi hay en Barcelona
Actualidad

Sin Cabify ni Uber, qué alternativas al taxi hay en Barcelona

Publicidad

Publicidad

Finalmente, tras la entrada en vigor del decreto de la Generalitat de Catalunya que establece nuevas regulaciones a los vehículos de transporte con conductor, los conocidos VTC, las dos principales plataformas de este tipo de servicios de movilidad, Uber y Cabify, se han despedido de la ciudad de Barcelona. Aunque, eso sí, siguen las empresas tradicionales de VTC que sirven a hoteles o empresas, por ejemplo.

Llegado a este punto, parece que solo queda la opción del taxi para moverse por la Ciudad Condal, pero ni de lejos es así. Hay vida más allá del taxi.

Las alternativas al taxi existen

Una vida variada, diversa y sostenible capitaneada por la potente red de transporte público colectivo de la ciudad y opciones de movilidad compartida adaptadas a diferentes necesidades. Las alternativas al taxi, y sobre todo al vehículo privado, existen. Las repasamos.

Transporte público: autobuses, metro, tranvía y ferrocarriles

Autobús urbano de Barcelona

Barcelona disfruta de una completa red de transporte público que conecta la práctica totalidad de distritos que componen la ciudad. Todos los modos, además, funcionan mediante un sistema tarifario integrado que facilitan el acceso a los diferentes medios de transporte con el mismo billete.

En cuanto a metro, son ocho líneas las que conectan todos sus barrios y grandes zonas del área metropolitana. Al suburbano se suman otras dos líneas de tranvía, que recorren la ciudad de norte a sur, dos redes de ferrocarril de cercanías, una potente red de autobuses urbanos recientemente rediseñada, otra de autobuses interurbanos que conectan la urbe con los municipios de alrededor y una tercera de autobuses nocturnos, conocida como Nitbús.

La red de metro y buses urbanos depende de Transports Metropolitans de Barcelona, la de tranvía de Tram y la de ferrocarriles de cercanías de Rodalies de Catalunya y Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya.

Para más información sobre todos estos medios de transporte público puede visitarse la web de la Autoritat del Transport Metropolità de l'àrea de Barcelona.

Bicing, la bicicleta pública de Barcelona

Bicicleta eléctrica de Bicing

La ciudad de Barcelona ha hecho un gran esfuerzo por impulsar el uso de la bicicleta y dispone de una red de carriles bici de alrededor de 200 kilómetros que une la ciudad de norte a sur y de este a oeste.

Esta potente y privilegiada infraestructura ciclista no beneficia única y directamente a aquellos barceloneses que tienen una bicicleta en propiedad, sino a cualquiera que pueda hacerse abonado del sistema de bicicleta pública que proporciona el ayuntamiento, Bicing.

El servicio funciona mediante estaciones, repartidas por prácticamente toda la urbe donde pueden recogerse y dejarse bicicletas. Actualmente el servicio dispone de bicicletas mecánicas y eléctricas que pueden usarse suscribiendo un abono anual, ya que es un servicio más pensado para usuarios habituales o vecinos que para turistas. Las tarifas van en función del tipo de bici y los minutos que se use.

Movilidad compartida: bicicletas, motos y coches de sharing

Motos de eCooltra

Barcelona no dispone de servicios de coche compartido de los denominados free floating, similares a servicios como Car2Go o Emov que operan en Madrid y otras ciudades europeas, pero sí otras opciones de movilidad compartida igualmente interesantes.

Ubeeqo, anteriormente denominada Bluemove, es una de ellas. Un servicio de coche compartido round trip que nos permite alquilar un vehículo por horas o días que debemos recoger y dejar en aparcamientos concretos. A esta opción se suman las bicicletas y motos de sharing.

En cuanto a las primeras, disponemos de los ciclos de Donkey Republic y Mobike. Ambos servicios funcionan de forma similar: desbloqueamos las bicicletas mediante un código QR que deberemos leer con sus correspondientes aplicaciones móviles y, una vez usadas, las tendremos que dejar aparcadas en las zonas específicas marcadas por las ordenanzas municipales.

En cuanto a motos, en Barcelona podemos usar las de eCooltra, las de Muving y las de Yego. Funcionan como la mayoría de estos servicios: podemos alquilarlas a través de la aplicación correspondiente y nos cobran en función de los minutos de uso y/o kilómetros recorridos. Podemos dejarlas aparcadas en sus áreas de acción y, concretamente, allá donde nos permitan las ordenanzas municipales. Todas las motos son eléctricas.

Existe un tercer operador, Scoot, que nos permite alquilar tanto bicicletas eléctricas como motos. El funcionamiento es el habitual

A pie

Barcelona es una ciudad situada a orillas del Mediterráneo, disfruta de un clima atemperado durante todo el año e invita a caminar por sus calles. Parece una obviedad total, pero por encima de todo cualquier persona es en primer lugar peatón. Tanto si tiene coche y conduce habitualmente, como si es usuaria del transporte público día sí día también.

Todos los distritos de la capital catalana disponen de acera amplias y accesibles, grandes zonas peatonales bien delimitadas y rutas que recorren puntos emblemáticos. Para la mayoría de trayectos habituales, siempre que nada nos impida andar, usar las piernas es una buena idea.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir