Compartir
Publicidad
Racismo automatizado: acusan a China de utilizar el reconocimiento facial para rastrear a una minoría
Actualidad

Racismo automatizado: acusan a China de utilizar el reconocimiento facial para rastrear a una minoría

Publicidad
Publicidad

Las grandes ciudades de China están totalmente vigiladas por un gigantesco entramado de cámaras de vigilancia y algoritmos que se encargan de analizar a la ciudadanía. Yo mismo lo pude comprobar en un viaje que realicé a finales de 2017.

A finales de ese año conocíamos que había más de 20 millones de cámaras equipadas con inteligencia artificial, y han llegado a crear un software que permite identificar a los ciudadanos chinos incluso cuando se encuentran a 50 metros de la cámara y su rostro no es visible.

Busca y captura de uigures

El Gobierno chino se ha vuelto a encontrar con una amplia condena internacional por este tipo de prácticas, y actualmente les acusan de utilizar esta tecnología para identificar a musulmanes en la región occidental del país.

Concretamente, diversos documentos y entrevistas, apuntan que las autoridades chinas están utilizando su avanzado sistema de reconocimiento facial para detectar a los uigures: un grupo étnico que vive en las regiones del noroeste del país.

17150500149 83e15275af O

Fuentes anónimas (porque, obviamente, temen represalias) han asegurado al New York Times que el Gobierno chino está utilizando esta tecnología para rastrear e identificar exclusivamente a los uigures, creando un registro con sus movimientos para poder revisarlo y encontrarlos fácilmente.

Si esto se confirma, estaríamos ante el primer caso (al menos que sepamos) de racismo automatizado. Una cosa es utilizar este sistema para vigilar a todos los habitantes, y otra muy diferente configurarlo para rastrear a una etnia en específico.

Dichas fuentes anónimas, han asegurado que la policía está utilizando esta tecnología de reconocimiento facial para identificar a los uigures en ciudades ricas orientales (Hangzhou y Wenzhou y en toda la provincia costera de Fujian).

Afirman que la policía ha puesto en marcha un sistema en esta zona, mediante el cual analizaron más de 500.000 veces en un mes si los habitantes de esta región pertenecían la etnia uigur.

Cada vez más ciudades chinas solicitan esta tecnología

Lo más preocupante es que esta tecnología se está expandiendo a otras zonas del país, y documentos policiales muestran que existe una demanda por instalar este sistema en otras ciudades.

2361238547 0567d06d74 B

Por ejemplo, la policía de la provincia central de Shaanxi el año pasado intentó adquirir un sistema de cámaras inteligentes que "mediante reconocimiento facial permitan identificar atributos uigures/no uigures" en la población.

Y es que detrás de toda esta tecnología hay un negocio multimillonario. Compañías como Yitu, Megvii, SenseTime y CloudWalk están detrás del software que permite identificar a los ciudadanos. Cada una de ellas está valorada en más de 1.000 millones de dólares.

En un comunicado, una portavoz de SenseTime aseguró que habían comprobado "con equipos relevantes" que su tecnología no se estaba utilizando para trazar un perfil de alguien".

Por su parte, Megvii aseguró que están centrados en "soluciones comerciales y no políticas", añadiendo que están "preocupados por el bienestar y la seguridad de los ciudadanos, no los grupos de control".

Atentados y "campamentos de reeducación"

Dos de las fuentes que han proporcionado toda la información al New York Times contradicen estas declaraciones, y aseguran que una base de datos nacional almacena todas las caras de los uigures que abandonan Xinjiang.

Xinjiang es cuna de un fuerte movimiento separatista, y muchos uigures sienten un gran rechazo hacia el Gobierno chino por lo que consideran la represión de su religión y su cultura.

uigures

En esta zona ha habido diversos ataques terroristas (en 2014 fallecían 31 personas un mercado callejero de Urumqi) y meses después el Gobierno chino ejecutó a 13 personas por los ataques en esta región.

En Sinkiang, región que se encuentra al noroeste de China, el Gobierno realizó una serie de detenciones en masa de ciudadanos uigures para encerrarlos en "campamentos de reeducación". La ONU cree que la cifra de afectados llega, por lo menos, a decenas de miles de uigures (pero sospechan que podría llegar hasta el millón).

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio