Starlink ha prometido llevar Internet a la España vaciada, pero hay un gran impedimento: el clima ha destruido 40 satélites en EEUU

Starlink ha prometido llevar Internet a la España vaciada, pero hay un gran impedimento: el clima ha destruido 40 satélites en EEUU
2 comentarios

Desde comienzos de este año 2022 ya puedes reservar Starlink en España, el servicio de Internet vía satélite de Elon Musk, que ya estaba en modo beta en nuestro país y que se ha planteado como la solución para llevar Internet de alta velocidad a la España vaciada, es decir a las áreas rurales de nuestro país con mal acceso a Internet.

De todos modos, la llegada de Starlink ha encontrado diversos escollos. Por un lado, tardó en recibir su primera autorización para utilizar frecuencias del espectro radioeléctrico de dominio público. Por otro, el clima podría suponer problemas a su futuro despliegue.

Hoy se ha sabido que en Estados Unidos 40 de los 49 satélites Starlink que la compañía lanzó en febrero quedaron destruidos por causa de una tormenta geomagnética, también denominada tormenta solar. No sería nada raro que pase aquí también si recordamos que hace unas semanas un satélite Starlink se desintegró al reentrar en la atmósfera.

Qué ha hecho la tormenta solar

Los satélites comenzaron a caer debido a una tormenta solar. Esta ha llevado a "hasta un 50% más de resistencia que durante los lanzamientos anteriores". Esto quiere decir que los satélites lanzados no pudieron alcanzar su órbita adecuada alrededor de la Tierra y van a quedar desintegrados con la atmósfera sin llegar a alcanzar su destino.

Las tormentas geomagnéticas o solares son una perturbación temporal que puede ser causada por una onda de choque de viento solar y que interactúa con el campo magnético terrestre. Las tormentas hacen que la atmósfera se caliente y que aumente la densidad atmosférica en las bajas altitudes del despliegue, como explican nuestros compañeros de Xataka.

Estos fenómenos son una amenaza para Internet en general y también para la electricidad. Y de hecho, la idea de que la red eléctrica internacional pueda verse comprometida por una tormenta solar, un fenómeno atmosférico masivo o un ataque (ciber)terrorista lleva años encima de la mesa de gobiernos, empresas y mandos militares.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio