Elon Musk responde "ūüí©" al CEO de Twitter mientras √©ste le explicaba c√≥mo combaten las cuentas falsas y el spam

Elon Musk responde "ūüí©" al CEO de Twitter mientras √©ste le explicaba c√≥mo combaten las cuentas falsas y el spam
5 Comentarios

La venta de Twitter no es una operaci√≥n t√≠pica. No lo es por varios motivos, pero sobre todo porque quien la est√° encabezando no est√° actuando como cabr√≠a esperar. Tras lanzarse a un objetivo que muchos cre√≠an sin sentido, Elon Musk afirm√≥ pausar la compra porque no se fiaba de los n√ļmeros de cuentas falsas de la plataforma, aunque posteriormente coment√≥ que su idea segu√≠a siendo completar la adquisici√≥n.

Tras poner la presi√≥n sobre el tejado de Twitter al mostrar desconfianza en c√≥mo cuentan el spam y los bots presentes en la plataforma, Parag Agrawal, el todav√≠a CEO de la compa√Ī√≠a, ha explicado en un relativamente largo hilo lo que considera importante a la hora de combatir las cuentas falsas. La respuesta de Elon Musk no se ha hecho de rogar: "ūüí©"

Un vistazo a…
C√ďMO DESCARGAR V√ćDEOS de Instagram, Facebook, Twitter o TikTok en tu M√ďVIL

"Sabemos que no somos perfectos detectando spam..."

Tras una breve introducción, Agrawal ha repasado puntos como los siguientes:

"Tenemos incentivos fuertes para detectar y eliminar tanto spam como podamos, cada día. Quien sugiera lo contrario está simplemente equivocado"

"Suspendemos más de medio millón de cuentas de spam todos los días, generalmente antes de que cualquiera de vosotros las veáis en Twitter. También bloqueamos millones de cuentas cada semana que sospechamos pueden ser spam, si no pasan los retos de verificación humana (captchas, verificación telefónica, etc.)".

El duro reto es que muchas cuentas, que parecen falsas superficialmente, en realidad son personas reales. Y algunas de las cuentas de spam que en realidad son las m√°s peligrosas, y causan el mayor da√Īo a nuestros usuarios, pueden parecer totalmente leg√≠timas sobre el papel.

"Sabemos que no somos perfectos detectando. Y esta es la razón por la que, después de toda la eliminación de spam de la que he hablado anteriormente, sabemos que algunos todavía se escapan. Medimos esto internamente. Y cada trimestre, hemos estimado que menos de un 5% de todos usuarios diarios activos monetizables de los que informamos a los inversores son cuentas de spam".

"Nuestra estimaci√≥n se basa en m√ļltiples revisiones humanas de miles de cuentas, que se muestrean al azar, de manera constante a lo largo del tiempo, de *cuentas que contamos como usuarios diarios activos monetizables *. Hacemos esto cada trimestre y lo hemos estado haciendo durante muchos a√Īos."

"El uso de datos privados es particularmente importante para evitar clasificar err√≥neamente a los usuarios que en realidad son reales [...] Nuestras estimaciones internas reales para los √ļltimos cuatro trimestres estuvieron muy por debajo del 5%, seg√ļn la metodolog√≠a descrita anteriormente. [...] Desafortunadamente, no creemos que esta estimaci√≥n espec√≠fica se pueda realizar externamente, dada la necesidad cr√≠tica de usar informaci√≥n tanto p√ļblica como privada (que no podemos compartir)".

¬ŅQuiere Musk comprar Twitter?

Ha sido a esto √ļltimo a lo que Elon Musk ha respondido con el famoso emoji de carita sonriente o "ūüí©", tras comentar tambi√©n en el hilo el CEO de Twitter que todo esto lo han hablado en privado. Tras ello, Musk ha vuelto a lanzarle otra pregunta: "Entonces, ¬Ņc√≥mo saben los anunciantes lo que consiguen con su dinero? Esto es fundamental para la salud financiera de Twitter."

A ojos de la mayoría de medios, estas conversaciones deberían estar produciéndose en privado si las cosas discurrieran de forma corriente. Sin embargo, con Elon Musk de por medio, esto es otra cosa, y ya no podemos saber si de verdad quiere comprar Twitter, si quiere hundir su valor para obtener el pack de forma más barato o qué escenario maneja en su cabeza.

A esta hora, es prácticamente imposible saber si Elon Musk quiere comprar Twitter o si ha cambiado de opinión. No está mostrando respeto por lo que ha acordado pagar 44.000 millones de dólares.

No hay que olvidar que a todas las dudas que Musk ha expresado estos meses sobre la libertad de expresi√≥n en Twitter (o su falta de), que seg√ļn √©l eran el principal problema de la red social, hay que sumar continuos ataques a su funcionamiento. Lo √ļltimo ha sido afirmar que el algoritmo de Twitter "nos manipula".

Ahora mismo, todo es cuestión de esperar y ver, porque los acontecimientos no tardarán en volver a sucederse. Pero para nada parece la actitud de alguien que ha comprado una empresa que ama y que desea hacer crecer constructivamente.

Temas
Inicio