Apple estuvo interesada en llevar Flash a iOS (frente a lo que Jobs decía), pero el rendimiento era "vergonzoso"

Apple estuvo interesada en llevar Flash a iOS (frente a lo que Jobs decía), pero el rendimiento era "vergonzoso"
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

Los juicios o investigaciones a compañías tecnológicas son, a menudo, bombas a nivel informativo por toda la información privada que revelan. En el caso de la pugna entre Apple y Epic Games por el caso de Fortnite en la App Store, Scott Forstall, antiguo ejecutivo de Apple y uno de los padres del iPhone y iPad a nivel de software, ha declarado que la compañía llegó a plantearse permitir que Adobe desarrollara Flash para iOS, según recogen en 9to5Mac.

Dichas declaraciones contrastan con lo que siempre defendió Steve Jobs públicamente, pues siempre se mantuvo muy crítico con dicha tecnología y afirmó que Apple nunca tuvo intención de darle soporte, pues el futuro era HTML5 y los protocolos abiertos y más eficientes. Se considera que la carta abierta de Jobs contra Flash fue uno de los hechos que explicó que a final de 2020, el histórico software haya desaparecido carente ya de relevancia.

"El rendimiento fue vergonzoso"

A Forstall se le preguntó por Flash, pues fue un momento en el que Apple tomó una de las grandes decisiones de "cerrar" la plataforma, frente a una Google que abrazó Flash en Android como seña de libertad. Esto es lo que el antiguo discípulo de Jobs declaró

"Intentamos que Flash funcionara. Ayudamos a Adobe. Definitivamente estábamos interesados. Nuevamente, este es un caso en el que pensé que si podíamos ayudar a que funcionara, podría ser genial. Flash ha sido un gran problema porque la forma en que se conecta a los sistemas ha sido una pesadilla de virus en Windows, incluso en Mac. Y cuando lo pusimos en funcionamiento en iOS, el rendimiento fue simplemente abismal y vergonzoso y nunca pudo llegar a algo que fuera valor agregado para el consumidor".

Lo deja muy claro. Antes de convertirse en su mayor verdugo, Apple quiso soportar Flash en iOS, porque, y aquí entramos en el terreno de la especulación, la web estaba demasiado basada en Flash, y la experiencia de un iPhone dejaba que desear al cargar sitios muy populares. Sin embargo, su rendimiento energético tras tantos años de vida en escritorio era tan malo por alto uso de CPU, que pensar en que saliera bien en móvil era una quimera.

El rendimiento de Flash en Android también era muy malo incluso en terminales bien optimizados como el Nexus One, y las interacciones táctiles no estaban nada optimizadas. Por ello, el soporte no tardó en desaparecer de la plataforma de Google, diciendo adiós en Android 4.1 Jelly Bean.

Temas
Inicio