Publicidad

Microsoft reconoce que la última actualización de Windows 10 "degrada" el rendimiento de algunos juegos

Microsoft reconoce que la última actualización de Windows 10 "degrada" el rendimiento de algunos juegos
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

La actualización más reciente publicada por Microsoft para Windows 10 ha traído consigo un problema preocupante: una notable disminución del rendimiento de algunos juegos. Eso es lo que aseguran numerosos usuarios del sistema en Reddit y otras redes sociales. Un hecho reconocido por la compañía.

Según podemos leer en el documento de soporte de esta actualización acumulativa, la KB4482887, lanzada este 1 de marzo, "los usuarios pueden notar que los gráficos y el rendimiento del ratón se degradan [...] cuando juegan a ciertos juegos, como Destiny 2" después de instalarla.

Microsoft asegura estar trabajando en una solución del problema de rendimiento

Desde Microsoft dicen que están trabajando en una solución del problema de esta actualización de Windows 10 y que proporcionará una actualización próximamente. No obstante, como resolución a corto plazo, señalan que puede desinstalarse la actualización "para recuperar el rendimiento". Pese a afectar oficialmente a juegos, otros usuarios han asegurado que el rendimiento también se ve perjudicado a la hora de desempeñar otras tareas en los equipos al margen de la ejecución propiamente dicha de videojuegos.

El enésimo problema derivado de una actualización

Actualizando Windows

Desde hace un tiempo, las actualizaciones de Windows 10 provocan dolores de cabeza recurrentes en Microsoft y esta última no ha cambiado esta tendencia.

El primer fin de semana del pasado mes de octubre los de Redmond decidieron retirar la Windows 10 October 2018 Update pausando el lanzamiento progresivo de la actualización en todos los equipos que estaba previsto.

Pocos días después de lanzar la actualización mayor Windows 10 October 2018 Update tuvo que retirarse por los problemas que provocaba

Este cambió de planes se produjo después de reportarse por parte de varios usuarios un borrado de archivo involuntario tras la instalación de esta última versión del sistema operativo de Microsoft.

Problemas significativos que no eran la primera vez que aparecían junto a la llegada de una actualización mayor de Windows 10. La de abril, de hecho, borró escritorios, creó bugs con la instalación de parches para arreglar otros bugs, impidió la instalación en ciertos discos SSD e incluso bloqueó algunos equipos por usar Cortana y Chrome.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir