Publicidad

De la idea al artefacto: cómo la tecnología hace posible que la creatividad se pueda tocar

De la idea al artefacto: cómo la tecnología hace posible que la creatividad se pueda tocar
Sin comentarios

Por muy paradójico que pueda sonar, la tecnología puede hacernos más humanos. El ingenio y el talento personal pueden convertir la idea más básica y peregrina en un objeto tangible que cambie el curso de nuestras vidas y que transforme la sociedad tal y como la conocemos. En definitiva, que garantice por siglos la vida en el planeta, que es nuestro hogar.

Para que la idea se convierta en artefacto, las personas necesitamos recursos accesibles que vayan acompañados de una enseñanza ejemplar, en un entorno que favorezca la sinergia, la lluvia de ideas y que la teoría, al fin y al cabo, sea la base de una práctica enriquecedora.

Teoría y práctica: ESNE lo tiene claro

Fablab Interior 01 1

El Fab Lab de ESNE representa el paradigma del espacio que estamos describiendo. La Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología ESNE cuenta con el mayor laboratorio de fabricación digital orientado al diseño en la universidad española. Son, en total, 200 m² de taller-laboratorio de investigación con tecnología de vanguardia para materializar las ideas de los diseñadores e inventores. De sus alumnos presentes y de los que están por venir.

Javier Sanz, director del Grado en Diseño de Producto, tiene claro que el Fab Lab de ESNE es, ante todo, práctica. Servirse de la tecnología para seguir fabricando tecnología:

“El principal cometido del Fab Lab de ESNE pasa por formar a nuestros estudiantes bajo la metodología de ‘aprender haciendo’. Esto les ayuda a materializar sus ideas, aprendiendo a mejorarlas en el proceso, obteniendo avanzados prototipos funcionales que pueden ser testados y presentados en múltiples foros [...]

Desde la primera semana que llegan al primer curso del Grado, los alumnos aprenden a trabajar trasladando sus diseños a un modelado 3D paramétrico y cómo este se relaciona con la impresión 3D, el corte-grabado con láser, el corte con agua a alta presión, el mecanizado robotizado CNC, la tejedora Shima Seiki, la termo-formadora, el plotter, el escaneado 3D, la electrónica, la robótica, etc.

A partir de ahí adquieren autonomía muy grande y se sienten muy cómodos interiorizando esta tecnología integrada en la Industria 4.0, que será parte de su proceso de diseño y prototipado, de una forma muy espontánea y natural”.

Fablab Portada 1

Regresamos a la idea de la que partíamos: la tecnología nos hace humanos. Y esto lo vemos en prototipos que han visto la luz en el Fab Lab de ESNE. Ideas que tienen como objetivo principal convertir nuestro mundo en un hogar más sostenible, un innovador vehículo eléctrico, unas llantas aerodinámicas que ahorran energía, un cargador de automóviles eléctricos, lámparas sostenibles, calzado basado en la economía circular y hasta un simulador submarino para la educación medioambiental.

Proyectos que se hacen realidad y que se tocan

De esto último sabe mucho Jaime Hernández, exalumno y conocedor de primera mano de las ventajas de que el Fab Lab de ESNE haya formado parte de su vida.

Me pidieron que mostrara lo aprendido durante los cuatro años de carrera, lo mismo que esperaba la empresa. Una de las muchas cosas buenas que tiene estudiar en ESNE es que está muy unida a las empresas e intenta que los alumnos aprendan con la idea de lo que se pueden encontrar en el mundo laboral.

Por supuesto, existían pequeñas diferencias necesarias para poder evaluar la asignatura, como presentaciones y hacer diferentes actividades, que no solo no restaban, sino que sumaban a la hora de presentar conceptos o ideas a la empresa”.

Todo ello permitió a Hernández desarrollar una gran variedad de productos, algunos de ellos incluso con premios de diseño. También le sirvió para ampliar su visión acerca de la gran variedad de sectores dentro del diseño de producto, al igual que los distintos puestos dentro de todo el proceso.

“Considero que ha sido una carrera muy valiosa y enriquecedora que le recomendaría a cualquier persona que tenga inquietud por aprender como diseñador o fabricar productos”.

Productos como el Animal Rescue Ship, creado junto a la startup Nima World. Se trata de un simulador con forma de submarino, ideado para ser instalado en parques temáticos, centros comerciales… y que invita al espectador a llevar a cabo diferentes desafíos, como si de un videojuego se tratara, para que tome conciencia acerca de la importancia que supone proteger la biodiversidad del planeta.

Animal Rescue Ship 02 1

El diseño del Animal Rescue Ship se inspira en los nuevos métodos de fabricación como la impresión 3D, las naves espaciales y la combinación de diferentes materiales. Su forma hidrodinámica intenta acercar al máximo la experiencia de estar bajo agua en un submarino.

“El proceso para llegar hasta la idea final fue largo e intenso. Se basó en el desarrollo y refinamiento de la idea con muchas iteraciones. Al ser un proyecto tan grande y complicado, siempre existían problemas a solucionar u otras formas de resolverlo”.

Animal Rescue 03

ESNE asentó las bases y ofreció los recursos para que Hernández pudiese dar vida al Animal Rescue Ship:

“Aunque el concepto de la idea venía marcado por la empresa mediante un briefing, me dieron total libertad en las primeras fases de diseño. Siempre bajo unas pautas base, los primeros conceptos eran muy distintos al producto final.

Por ejemplo, uno de ellos tenía su entrada en la parte trasera de la nave y otro contaba con un frontal móvil parecido a los coches de competición de la WEC por donde entra el piloto. Todas estas ideas y conceptos se fueron refinando para hacer del producto algo viable y que se adaptara tanto a la idea que buscaba la empresa en un principio como a la mía”.

Lo primero que sintió al ver su proyecto hecho realidad es difícil de explicar con palabras:

“Cuando echo la vista atrás, me siento orgulloso de mí mismo por haberme demostrado que he podido con ello; que con dedicación, constancia y esfuerzo se pueden lograr grandes cosas. Y agradecido. Ya no solo por haber tenido la oportunidad de participar en este proyecto, sino también con todas las personas que me han apoyado y ayudado a construirlo”.

Este no fue el primer proyecto de Jaime Hernández. Se estrenó con el diseño de la barbacoa / raclette Family, desarrollada para Carrefour, actualmente en venta y galardonada en los European Product Design Awards en dos categorías: Outdoor and Exercise Equipment/Patio/Garden Furniture and Accessories y Outdoor and Exercise Equipment/Outdoors, trekking and camping.

Barbacoa Raclette 1

A esta barbacoa le siguieron la bicicleta LOOP, realizada en colaboración con Loewe y basada en la simplicidad de líneas, la madera y el cuero, o la lámpara URECOlight, diseñada para la asignatura de Taller de proyectos y respetuosa con el medio ambiente. La base de esta última está hecha mediante impresión 3D y las tulipas de papel artesanal están cortadas mediante la cortadora láser, ambos equipos esenciales del Fab Lab de ESNE.

Urecolight

La lámpara formó parte de la muestra de estudiantes de la Bienal Iberoamericana de Diseño 2017 en Matadero Madrid y en 2018 se llevaron a cabo una serie de prototipos, apertura de redes sociales y estudio de viabilidad económica para ver si sería posible su lanzamiento al mercado.

Ideas sostenibles que mejoran el presente y miran al futuro con esperanza

Syklus

Otro de los grandes protagonistas de ESNE es Pablo Ramírez, becario de cuarto curso en el Fab Lab. Así nos cuenta por qué decidió elegir ESNE para desarrollar su carrera:

“La cantidad de recursos que tienen para desarrollar los proyectos y evitar que se queden en el papel fue, sin duda, la principal razón para elegir ESNE entre otras universidades. Me ha ayudado desde el primer año, cuando participé en un concurso dentro de la propia universidad para aplicar a una beca para los estudios.

El segundo año me ofrecieron el puesto de becario en el Fab Lab y durante este tiempo he aprendido a utilizar todo tipo de máquinas, impresoras 3D, tradicionales de hilo de plástico, de resina y de arcilla, corte láser, fresadoras CNC, plotter de corte, escáner 3D y muchas otras técnicas de producción y fabricación de prototipado rápido.

Y, por último, la formación disciplinar, ya que he podido tener un acercamiento al mundo laboral, ayudando en proyectos de empresas que hacen colaboraciones con los diferentes grados. Con ello he aprendido cosas que no se enseñan en las clases, sino que se aprenden ya en el mundo laboral.”

Entre los principales proyectos de Pablo Ramírez en el Fab Lab de ESNE se encuentra SYKLUS, elaborado junto a Elsa Gil Benito y seleccionado para ser expuesto en el octavo encuentro de la Bienal de Diseño en Matadero Madrid 2019. Este proyecto quiere ayudar a que nosotros, desde casa, podamos reutilizar el agua que desechamos a través de distintos filtros. Tras purificar el agua, el usuario de SYKLUS obtiene agua de calidad gracias al filtro de plantas. Para beber, cocinar, regar, limpiar… Así, este proyecto pretende concienciar sobre el malgasto de agua que se produce en los hogares.

Syklus 02

Ambos estudiantes hablan de SYKLUS: “Este proyecto lo hicimos para la asignatura de Taller de proyectos II del segundo curso de Diseño de producto en ESNE. Nuestro profesor Jesús López nos presentó el reto de solucionar problemas actuales en el interior de los hogares que persistirán en 50 años. Nos concienciamos sobre la evolución de la tecnología y nos centramos en la revolución y desarrollo de las tecnologías sostenibles, innovadoras y respetuosas con el medio ambiente”.

Jaime tiene claro que ESNE es un centro distinto a cualquier otro. Y Pablo, que actualmente sigue como becario en el Fab Lab, define la escuela universitaria como el sitio donde todas las ideas que pululan por la cabeza de una mente creativa van a poder ver la luz. Ramírez incluso echa la vista atrás y piensa en el consejo que le daría a su yo del pasado antes de emprender su futuro: “A mi yo del pasado le diría que decida estudiar en ESNE con total seguridad; que esta es la universidad donde va a poder desarrollarse como diseñador e inventor”.

El camino que va de la idea al artefacto es apasionante. Tener en la cabeza un proyecto ambicioso, que aporte y ayude a construir un presente mejor y que se convierta en realidad, puede y debe ser ameno, constructivo y enriquecedor. El equipo humano y técnico de ESNE se dan cita en el Fab Lab para que, al echar la vista atrás, puedan decir: lo hemos conseguido.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio