Sigue a

Así es la situación actual de las webs de enlaces en otros países

El ya bautizado como #CódigoGallardón aún no está a punto y ya ha despertado polémica, por decirlo suavemente. Y claro, como hemos visto, también dentro del ámbito que nos toca: Internet. Y es que en este nuevo código penal podrían figurar penas de hasta seis años de cárcel por compartir enlaces que dirijan a contenidos subidos sin autorización del propietario de los derechos de autor.

Bajo este código, que recordemos que aún está en borrador, se iniciaría sin duda la caza y captura de las webs de enlaces, tan denotadas por ciertos sectores. Por ello, hemos pensado que sería interesante echar un vistazo a nuestro alrededor y ver qué es lo que hacen otros países con estos sitios webs y no sólo con ellos, sino con los enlaces a este tipo de contenidos en general. Y nos hemos centrado en cuatro: Reino Unido, Alemania, Francia , China y, como no, Estados Unidos.

Reino Unido

Por lo que parece, en Reino Unido la ley es un tanto vaga en el tema de los enlaces. Pero a pesar de que causas contra webs que dirigían a contenidos situados en otros servicios no prosperaron en su momento, en los últimos años se han dado casos como el de Anton Vickerman, propietario de Surfthechannel.com, que fue condenado a cuatro años de cárcel por “conspiración para defraudar”. También bastante sonado fue el caso de un estudiante cuya extradición a Estados Unidos aprobó el gobierno británico para que fuese allí juzgado.

Con acciones como estas, lo que han dejado claro en la “pérfida Albión” es que si tienes una web de enlaces y eres popular, ten por seguro de que van a ir a por ti de la manera que sea, y si la legislación referida al copyright no funciona, pues siempre encontrarán otra cosa con la que crucificarte.

Alemania

La ley alemana parece ser tan vaga como la del Reino Unido en esta materia, pues puede ser considerado infractor aquel que contribuya a la realización de la infracción de copyright de cualquier manera. De esta forma, las webs de enlaces pueden meterse en el saco de infractores. Es decir, que usan algo similar al “facilitar el acceso” que se pretende ampliar aquí según las filtraciones que ha habido del nuevo código penal.

Francia

Francia, cuna de las libertades modernas y también de la fallida Ley HADOPI que terminaron por retirar. Y es que quiso, sí, y quiso mucho, pero no pudo. Allí, decidieron apuntar hacia el usuario más que hacia el “distribuidor”, por decirlo así, pero por suerte la tentativa terminó saliéndoles rana. En cuanto al tema concreto de los enlaces, la cosa está más bien nebulosa y sin definir, pues en Francia se enfocaron hacia el intercambio P2P más que a la descarga directa.

China

El fuerte control que ejerce el gobierno chino sobre Internet y sobre la información que hay acerca del país hace difícil que sepamos cual es la situación real que se vive allí. A pesar de que el gobierno insiste en estar haciendo esfuerzos por combatir la “piratería” en muchos ámbitos, no sólo el digital, hay un dato que nos puede servir para hacernos idea de como están las cosas: Baidu, el buscador más poderoso del país, cuenta con una sección específica para buscar archivos de música alojados en otros sitios, la cual es usada principalmente para encontrar música pop china. De esto creo que se puede deducir que mucha atención no le prestan al tema.

Estados Unidos

Estados Unidos es el origen de gran parte de las presiones que reciben la mayoría de los gobiernos alrededor del mundo en materia de derechos de autor. Y en este caso no se trata de “en casa del herrero, cuchillo de palo”, sino todo lo contrario, pues pueden dar lecciones en lo que a restricciones se refiere.

En el caso concreto del enlace a material protegido por copyright y distribuido sin la autorización pertinente, pues como es de imaginar sí está sancionado, aunque en este caso no es del mismo nivel que alojar el material. Se trata de una infracción indirecta de copyright. Generalmente, cuando se dan estos casos, los afectados se ponen en contacto para que se retire el enlace a su material. Si esto no se hace, ahí es cuando levantan las armas legales. Armas que se afilan aún más cuando estamos hablando de sitios de enlaces.

Todos mirando en la misma dirección

Dejando al margen a Estados Unidos, si miramos hacia Europa creo que podemos encontrar un patrón: las leyes son imprecisas y dan margen para ir tras cualquiera que ponga un enlace a un contenido protegido, aunque por lo general se emplean contra los sitios que se hacen más populares y, se supone, generan más ganancias por publicidad, dando así un nuevo significado a la expresión “morir de éxito”. Sin embargo, la puerta siempre queda abierta para ir más allá que tras las webs de enlaces “comerciales”, por decirlo así.

De todas formas, y según lo que podemos observar en nuestro entorno internacional, parece inevitable que se endurezca la legislación tarde o temprano, aunque yo diría que será ahora, con este #CódigoGallardón, cuando se lleve a cabo. A lo que tendremos que estar atentos es a como se pone en práctica, a los dictámenes de los jueces y a que se demuestre su ambicionada efectividad, algo que me permito poner en duda.

Imagen | umjanedoan
En Genbeta | ¿Qué significa la reforma del Código Penal para las webs de enlaces y para el ciberactivismo?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios