Así es Vine, la nueva (y sencilla) aplicación de Twitter para grabar vídeo

Síguenos

Vine a fondo

No hay cifras oficiales (aún), pero da la sensación de que Vine está teniendo una buena acogida. Presentada el pasado jueves como aplicación que pertenece a Twitter pero que no se incluye en la aplicación oficial principal, sino en una independiente, Vine quiere ganarse a los usuarios que utilizan otras plataformas de vídeo o a aquellos que todavía no han dado salto a este tipo de contenido. ¿Cómo? Con su gran baza: la sencillez.

La aplicación es extremadamente fácil de utilizar. Nada más entrar en ella, ofrece un sencillo menú con varias opciones. Si seleccionamos la parte izquierda, se nos desplegarán todas las secciones: Home (el feed principal con tus vídeos y los de tus amigos), Explore (contenido de otros usuarios que es popular, así como los trending topics del momento), Activity (a donde irán a parar todas las notificaciones) y Profile (desde donde puedes editar tu perfil).

Desde este último apartado ofrecen la posibilidad de encontrar nuevos amigos. Eso sí, sólo buscando en tu libreta de direcciones de correo electrónico, en Twitter o a través de búsqueda directa. La opción de encontrar contactos de Facebook que usen la aplicación fue bloqueada por la red social de Mark Zuckerberg y posteriormente eliminada de Vine.

Grabar y compartir de la manera más sencilla

Vine Imágenes de la aplicación

Pero vamos a lo importante: ¿cómo se graba un vídeo en Vine? Muy fácil: basta con seleccionar la opción de grabar y pulsar sobre la pantalla. Si mantenemos pulsado, estamos grabando. Si soltamos, deja de grabar. De esta manera pueden grabarse escenas separadas, basta con ir pulsando y soltando tantas veces como queramos hasta llegar a los seis segundos de máximo que tienen como límite los vídeos de Vine.

No hay más opciones de edición. No hay filtros. No se pueden mezclar clips. El funcionamiento de Vine es básico hasta el extremo: se pulsa, se graba y se suelta. Una vez tenemos listo el vídeo, le ponemos una descripción y decidimos donde queremos mostrarlo. A la hora de compartir, la aplicación permite escoger si queremos publicarlo en Vine, en Twitter o en Facebook.

Como era de suponer, la integración con Twitter es total. Si elegimos compartirlo en esta red social, otros usuarios podrán acceder a él directamente desde el tweet, lo que también nos permite embeberlo de manera sencilla (como podéis ver a continuación). En este caso, el vídeo se reproduce en bucle y lo único que podemos hacer es activar el sonido.


¿Y qué ocurre si queremos subir el vídeo a otro lugar o enviarlo a través de un programa de mensajería a cualquiera de nuestros amigos? En este caso, todos los vídeos grabados quedan almacenados en el dispositivo, por lo que es tan sencillo como seleccionarlo desde ahí. Esto nos ofrece otra posibilidad más: el enviar un vídeo privado (que no se ha compartido en ninguna red pero que sí hemos grabado) a algún contacto concreto a través de otra aplicación.

Vine, sólo a través del móvil

Llama la atención que, además, Twitter haya optado por un modelo similar al de Instagram en sus inicios: no se puede hacer nada desde la versión tradicional de escritorio. Todo, desde subir vídeos hasta comentar los que ya hay subidos o agregar a amigos, tiene que hacerse a través de la propia aplicación de Vine. Otra muestra más que realmente su principal objetivo es proveer a los usuarios de Twitter con una manera fácil de compartir clips de vídeo.

Existen algunos proyectos no oficiales desarrollados por terceros que buscan importar la experiencia Vine a la navegación de escritorio. VinePeek, por ejemplo, genera un stream con los últimos clips subidos a través de la aplicación. VineRoullete aún va más allá y permite buscar vídeos por temas, según los tags con los que el autor lo ha categorizado. En ambos casos, existe una limitación: sólo se indexan vines compartidos a través de Twitter.

La primera polémica: contenido cuestionable

En su corta vida (no olvidemos que Vine lleva menos de una semana en la AppStore), a Vine ya le ha dado tiempo a protagonizar alguna polémica. La que más ha sonado ha sido el hecho de que algunos usuarios estén utilizando la aplicación para compartir vídeos pornográficos, algo que va en contra de las propias normas de Twitter y hasta de la AppStore de Apple.

Justo bajo cada vídeo, y sólo en la versión móvil, Vine permite reportar un clip si el contenido es inadecuado, pero realmente en los términos de uso de la aplicación no recoge que los vídeos “subidos de tono” estén prohibidos. Por ahora, lo que han hecho es mostrar un mensaje de advertencia de imágenes con “contenido sensible” en algunos tags polémicos.

Vine censored

¿Qué les queda pendiente?

Eso sí, a Vine le queda algo pendiente por mejorar: la estabilidad de la propia aplicación. Mientras hacía las pruebas, ésta se me cerró sin previo aviso al menos en un par de ocasiones, las mismas que me mostró que, por algún error, no podía cargar los posts. Durante los primeros días también han sido muchos los usuarios que se han quejado de esto mismo y de saturaciones en el servicio, lo que ha provocado que Vine actualizara hasta en tres ocasiones su aplicación en apenas tres días.

No nos podemos olvidar además de la aplicación para Android, que aún no han lanzado pero lanzarán en un futuro cercano (no han dado fechas estimadas sobre esto). Además se comprometen a ir mejorando y añadiendo aspectos progresivamente. Hoy, por ejemplo, han aparecido los primeros perfiles verificados que, al igual que ocurre en Twitter, lucen un pequeño distintivo identificativo al lado del nombre de usuario.

El hecho de que la interfaz y el funcionamiento sean tan simples hacen que Vine sea el complemento perfecto para Twitter, pero se echa de menos alguna opción adicional. Por ejemplo, la posibilidad de grabar sin audio o el hacer que ciertos clips sólo sean para amigos en Vine. Salvo estos problemas, he de reconocer que Vine me gusta y me ha convencido. Ahora habrá que ver si los clips de 6 segundos son tan interesantes como para convertirse en una herramienta de uso habitual, y es ahí donde entran mis dudas.

Enlace | Vine (iOS)
En Genbeta | Twitter lanza Vine y apuesta por el contenido en formato vídeo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios