Compartir
Publicidad

Un uso “moderado” de Facebook podría alargar la esperanza de vida, o eso dice un nuevo estudio

Un uso “moderado” de Facebook podría alargar la esperanza de vida, o eso dice un nuevo estudio
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que el desarrollo de las llamadas nuevas tecnologías y redes sociales han influido sobre múltiples facetas de nuestra vida, hábitos cotidianos y similares es una realidad sobradamente conocida. Un contexto en el que tiene cabida un nuevo estudio realizado por la Universidad de California en San Diego; un documento cuyos resultados han dado a conocer que el uso de Facebook podría incluso alargarnos la vida.

Así y frente a aquellos que critican a los cuatro vientos las supuestas “enfermedades” relacionadas con su empleo, la investigación apunta que las personas con más amigos en línea son “menos propensas a morir que sus homólogos desconectados” y que “esta evidencia contradice las afirmaciones sobre que los medios sociales han tenido un impacto negativo neto en nuestra salud”.

Qué dice el estudio

En concreto, el análisis ha sido llevado a cabo a través del análisis de hasta 12 millones de usuarios de la citada comunidad. Los científicos, en todo caso, indican que los sujetos que ven mejorada su vida son únicamente aquellos que emplean las redes sociales para fortalecer los vínculos y lazos afectivos existentes, es decir, con personas con las que mantienen una relación cercana.

No obstante, parece que una ingente cantidad de seguidores y una actividad significativa online podría mejorar también su sentimiento de felicidad, aunque únicamente de manera temporal. De manera más específica, los investigadores han encontrado que un usuario promedio de Facebook cuenta con alrededor del 12% menos de probabilidades de morir que una persona que no use el sitio. Aquellos que emplean la plataforma de forma moderada obtienen un mayor beneficio.

Neu M040s077m

A pesar de los resultados, no podemos perder de vista que el estudio, a priori, presenta ciertas limitaciones, pues no tiene en cuenta si aquellas personas que carecen de una cuenta en redes sociales lo hacen por carecer de un acceso a internet, si este se debe a cuestiones económicas, y otros factores que podrían influir.

Al margen de esto y de los resultados en sí mismos, sin embargo, no podemos dejar de señalar que el estudio evidencia una mitigación de la línea que separa las interacciones en el mundo real y en la red, algo que no tiene por qué ser negativo, sino que incluso es capaz de afectar positivamente a nuestro bienestar general.

Imagen | Northearstern

Vía | The Next Web

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos