Cómo funciona Zipcar, el servicio de intercambio de coches comprado por Avis

Síguenos

Zipcar

500 millones de dólares. Ésa es la cantidad que Avis, la multinacional americana dedicada al alquiler de vehículos, ha pagado por Zipcar, una innovadora startup que también ofrece alquileres de bajo coste con la filosofía de compartir coche en varios países (incluido España, con una pequeña oficina en Barcelona). Pero ¿de verdad vale este dinero? ¿Qué tiene de innovador Zipcar?

En Zipcar han sabido combinar a la perfección las posibilidades que ofrece la tecnología con las necesidades de la sociedad actual en lo que a movilidad se refiere. Con una sencilla tarjeta de miembro y una aplicación, se acabaron las esperas y el papeleo. Existen dos planes: el ocasional, para los que sólo necesiten estos servicios de vez en cuando; y el de valor extendido, para los que requieran varias horas fijas todos los meses.

El móvil, la herramienta perfecta

Reservar un coche pasa a ser algo muy fácil, que puede hacerse desde el teléfono móvil (con su aplicación), desde la página web o con una llamada telefónica. Imagínate que necesitas hacer unas gestiones por la ciudad y no quieres estar tirando de bus o taxis. Con Zipcar, basta que te acerques a uno de sus puntos de recogida, hagas la reserva desde tu móvil y abras el coche con tu tarjeta del servicio (que funciona por RFID). Todo está informatizado y quedará registrado.

También se puede abrir y cerrar el automóvil directamente desde la aplicación (siempre y cuando estés dentro de tu horario de reserva), donde además aparece un completo mapa con los coches disponibles en las inmediaciones. Y, por si te queda dudas de dónde está el coche que has reservado, ¡incluso puedes hacer que suene el claxon!

Móvil

Alquiler + carsharing = Zipcar

Este sencillo proceso permite que el servicio siga la filosofía de otras plataformas para compartir coche (carsharing) como alternativa al alquiler de coches de toda la vida, que quizás no es tan flexible para el usuario final. También permite abaratar costes, lo que hace que la oferta sea más atractiva aún. Así deben pensarlo sus más de 765.000 usuarios actuales.

Zipcar está pensado para usos breves (desde una hora que tienen de mínimo hasta cuatro días de máximo). El concepto de carsharing que proponen es distinto al que estamos acostumbrados con otros servicios como Carpooling o Amovens. En este caso, no se comparte el viaje con otros usuarios, sino que se comparte el coche con otros miembros de Zipcar. Yo puedo reservarlo mañana dos horas y, después, otra persona puede decidir cogerlo la tarde entera, por poner un ejemplo.

¿Veremos más alternativas similares en el futuro, aprovechando el tirón de lo móvil? No lo descartaría. Avis ya se ha mostrado interesada por este modelo “híbrido” entre alquilar y compartir coche, y seguramente no sea la única compañía tradicional que lance algún servicio parecido.

En Genbeta | MovoMovo, una red social para alquiler de coches entre particulares

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios