Sigue a Genbeta

Barroso, el engañado

“Nuestro objetivo ya no es simplemente abrir una red que ya existe, sino construir o mejorar nuevas redes de banda ancha ultrarrápida”, explicó la comisaria europea para la Agenda Digital, Neelie Kroes, el día que ella y Barroso se reunieron con los responsables de los principales operadores europeos, entre ellos el presidente de Telefónica, César Alierta.

La Comisión Europea acaba de revisar, lo hacía el pasado miércoles, las directrices sobre el despliegue de redes de banda ancha para autorizar las ayudas públicas (subvenciones) no sólo en las zonas rurales y aisladas, sino también en zonas urbanas.

Bruselas pretende facilitar con esta medida el cumplimiento de los objetivos de la Agenda Digital Europea, entre otros, que todos los europeos tengan acceso a unas velocidades de internet superiores a los 30 Mbps, y que la mitad o más de los hogares europeos estén abonados a conexiones de internet por encima de los 100 Mbps.

Los de Barroso, el engañado, explican que las ayudas públicas a las operadores estarán condicionadas a que se garantice el acceso de los consumidores a estas infraestructuras (menos mal) y que la inversión (subvencionada) suponga una mejora importante y no “marginal” (bien pensado).

«Estas nuevas reglas permitirán intervenciones públicas bien pensadas destinadas a compensar los fallos de mercado, y garantizarán la libertad de acceso a las infraestructuras que se beneficien de fondos públicos», ha explicado el comisario de Competencia, Joaquín Almunia.

Más Información | Comisión Europea

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario