Apple, su modelo de suscripción digital y el poder de los desarrolladores

Sigue a

modelos-suscripcion.png

Sin ni siquiera entrar en valoraciones cuantitativas, creo que es difícil negar el éxito que Apple ha alcanzado en estos casi tres años de existencia de la App Store. Mientras que anteriormente casi todas las empresas y los usuarios se centraban en el hardware, Apple fue capaz de trasladar la atención hacia las aplicaciones y el ecosistema; aquellos aspectos que hoy en día definen la experiencia del usuario, más allá de capacidades o características técnicas.

Apple ha disfrutado desde ese momento de una gran ventaja con respecto a sus competidores. Puede que no fuesen los primeros en conseguir establecer una conexión tan directa entre hardware y software, pero sí los que lo hicieron de una forma más intuitiva y fácil de entender para el usuario medio.

Esta obsesión con la perfección y la búsqueda de la integración sin fisuras ha llevado a Apple a rechazar numerosas aplicaciones en los últimos meses: algunas por duplicidad de funciones con respecto a las apps nativas de iOS, otras por cuestiones éticas o morales y otras por razones un poco más oscuras o difícilmente entendibles.

Perfección y control: la regulación de las apps en iOS

Pero, como suele ocurrir en muchos otros aspectos de la tecnología, el paso del tiempo y la competencia te hace ver las cosas de diferente forma y puede incluso llegar a forzar un cambio de estrategia en un tema tan sensible como el mercado de aplicaciones. Así, a las pocas semanas de recibir duras críticas por las condiciones impuestas a los desarrolladores en el lanzamiento de la Mac App Store, Apple decidió relajar las condiciones de la propia App Store.

Muchos desarrolladores vieron con buenos ojos estos cambios, pensando que de esta forma la empresa incrementaba la transparencia y por lo tanto todos tendrían más claro qué aplicaciones serían aceptadas en la tienda y cuáles no. Así, las aguas del río bajaban tranquilas hasta que a principios de Febrero nos despertamos con la noticia de que Apple había rechazado la aplicación de Sony Reader y otras como la de Kindle, creada por Amazon, podrían también estar en peligro.

Esto hizo saltar las alarmas en la mente de muchos desarrolladores y grandes empresas. Alarmas que todavía hicieron más ruído cuando, con motivo del anuncio del nuevo sistema de suscripciones en el iPad e iPhone, Apple cambió los términos de uso que los desarrolladores deben cumplir. En dichos cambios se incluía la siguiente condición:

11.2 Apps utilizing a system other than the In App Purchase API (IAP) to purchase content, functionality, or services in an app will be rejected

Teniendo en cuenta estos cambios, todas aquellas aplicaciones que utilizasen un sistema diferente al “In App Purchase” (o compras desde la propia app) para permitir el acceso a otros contenidos, funcionalidades o servicios serían rechazadas de la App Store. De esta forma, las aplicaciones que quieran ofrecer esos contenidos “extra” se ven obligadas a permitir su compra también a través del sistema de “In App”, llevándose así Apple un 30% de dichas transacciones.

developers-paradise.png

Así, aplicaciones como Kindle que permiten a los usuarios comprar libros a través del navegador, podrían verse obligadas a ofrecer la posibilidad de comprar esos mismos libros a través de la propia app; perdiendo un 30% que se lleva Apple en forma de comisión. Aunque probablemente Amazon podría ajustar sus márgenes para mantener su nivel de beneficios, otras como Readibility, Instapaper o Spotify, que ofrecen servicios extra, tendrían muchas dificultades para ajustarse a esa pérdida del 30% de los ingresos.

La delgada línea roja: aplicaciones de publicación y “Software como servicio”

Apple, a través de Steve Jobs, justificó esta decisión afirmando que si son ellos los que consiguen la suscripción (a través de la propia app) es razonable que se queden un 30%. Y aunque esto podría ser entendible en el caso de las aplicaciones editoriales o de publicación, resulta más complicado de ver cuando se trata de aplicaciones que son “Software como un servicio”.

A los pocos días de que las críticas contra Apple comenzasen a aparecer, de nuevo Steve anunció que estas nuevas medidas sólo serían aplicables para las aplicaciones que actúan como medio de publicación o editorial, y no para las SaaS (Software como un servicio). Pero, y esta es la gran pregunta que muchos desarrolladores se plantean ahora mismo, ¿cuál es la diferencia entre ambos tipos de aplicaciones?

Mientras que la diferencia puede ser clara cuando hablamos de apps como la del Kindle, no lo es tanto para otras muchas aplicaciones. ¿Es Netflix un servicio o una plataforma de publicación de contenidos?, ¿y Spotify?, ¿y Evernote? Toda esta confusión perjudica principalmente a los desarrolladores de aplicaciones, esos mismos que tanto han ayudado a Apple a crear el imperio que hoy en día tiene en lo que a aplicaciones se refiere.

Un imperio que presenta el mayor nivel de competencia que la empresa ha visto en estos últimos tres años. Otros como Google han presentado su modelo de competencia para las suscripciones que ofrecen unas condiciones más favorables a los desarrolladores, pero que por ahora ha tenido escaso éxito. Aún así, no son pocos los que creen que Apple se juega mucho en este campo y que la decisión que tome va a inclinar un poquito más la balanza hacia un lado u otro. Importantes desarrolladores de aplicaciones como Marco Arment, de Instapaper, o los chicos de Readibility ya han mostrado su preocupación ante estos cambios introducidos por Apple.

Viendo la tarta del pastel que la empresa de Cupertino se está jugando no sería de extrañar que pronto aclarasen las condiciones y los términos de uso; a estas alturas es casi más un deber que una necesidad.

En Genbeta | Las draconianas reglas de la Mac App Store y Apple relaja las condiciones de su App Store y se vuelve más transparente y Apple rechaza la app de Sony Reader y pone en peligro al resto de lectores de e-books y Modelos de suscripción de Apple y Google
En Applesfera | Problemas con las suscripciones digitales de Apple: confusión, aplicaciones retiradas y desarrolladores descontentos
Imagen | THMS y Nik Cubrilovic

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios