Hoy sí: la Ley Lassalle acaba de recibir luz verde en el Consejo de Ministros

Síguenos

Wert

Hoy es el día. Aunque en principio la maquinaria había echado a andar para que todo ocurriera el viernes pasado, al final el Gobierno lo ha pospuesto hasta hoy: hace tan sólo unos instantes, el Consejo de Ministros ha anunciado luz verde para el nuevo anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual, o “Ley Lassalle”, como se la conoce popularmente en Internet en honor al actual Secretario de Cultura.

Soraya Saénz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, ha anunciado que con esta reforma se buscan tres objetivos: reforzar los mecanismos de supervisión para mejorar su eficacia, mejorar la protección de la propiedad intelectual y revisar el concepto legal de copia privada. Y, eso sí, tampoco se descarta que se apruebe una nueva ley en lo que a esto respecta en lo que queda de legislatura.

¿Y ahora, qué? Saénz de Santamaría ha insistido en que el anteproyecto aprobado hoy es sólo eso, un anteproyecto, del que a partir de ahora se escucharán alegaciones. La idea es abrir un periodo de consultas en el que el Gobierno escuchará a las partes implicadas con el fin de perfilar la reforma definitiva.

Qué significa esta reforma

Durante los últimos días, ya os hemos ido contando en qué consiste la nueva Ley Lassalle a partir de un borrador filtrado por gente de dentro del sector audiovisual. Si queréis entender el significado, aquí hay varios artículos que lo tratan, pero en esencia:

  • Se perseguirán las páginas de enlaces y se concederá una “carta blanca” a los buscadores como Google, para que no se puedan meter en el mismo “saco”.
  • Los operadores y prestadores de servicios tendrán obligación de responder ante la Comisión para identificar o dejar de colaborar con estas páginas.
  • Se reformará el concepto de la copia privada con nuevas limitaciones.
  • Se acelerará el proceso de clausura de páginas, dando mayor libertad a la Comisión e introduciendo multas más cuantiosas.

Una ley que no contenta a nadie

Como ya dijimos, esta reforma, tal cual está planteada, no contenta a nadie. No sólo es rechazada por usuarios, activistas pro-Internet y abogados expertos en Propiedad Intelectual, sino que la propia industria no la considera efectiva. Respecto a esto, y como en teoría ahora tendrán que escuchar a otras partes, el anteproyecto puede cambiar sustancialmente respecto a la reforma que terminemos viendo al final.

En Genbeta | Ley Lassalle: así será la sucesora de la polémica Ley Sinde

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios