Sigue a

Addie

El almacenamiento en la nube no va a dejar de crecer. Muchas de las propuestas que están surgiendo en estos últimos tiempos tratan de imitar lo que líderes del sector como Dropbox llevan haciendo desde hace unos años y, además, aportando nuevas ideas en busca de algo que les diferencie. En el caso de Addie, una mayor apuesta por lo social es su principal baza, aunque puede no ser suficiente para convencer al usuario.

Así, frente a la sencillez o la invisibilidad de otras propuestas, Addie pone su acento en compartir, en poder pasar nuestros archivos a tantas personas como queramos, bien individualmente, bien en grupo (de ahí su lema, ese “private first – then social”. Como enfoque, añade un plus a la experiencia de Dropbox, aunque en la práctica no supera ninguna de sus funcionalidad, por lo que aún necesita mejorar.

Una interfaz mejorable con opciones interesantes

Lo primero que destaca de Addie más allá de las opciones que anuncia es su aspecto visual. Frente a lo que proponen otras apuestas del sector como Dropbox o SugarSync, Addie opta por una interfaz recargadísima y, en última instancia, poco amable. No “apetece” usar su propuesta web, aunque buceando por ella pronto se ven varias de sus utilidades.

Quizás la más interesante corresponda a la facilidad para manejar grupos de personas. Tal y como está planteado su servicio, Addie hace más sencillo tener carpetas de almacenamiento compartido con compañeros de trabajo, amigos, familia o cualquier otro colectivo de personas que usemos habitualmente: no habrá que elegirlos cada vez que vayamos a compartir algo. Tanto a la hora de organizar los grupos como los archivos, todo es arrastrar y soltar.

También apuesta por crear una bandeja de entrada, al más puro estilo correo electrónico, donde aparecen todos los archivos que subimos y los que recibimos de otros usuarios de Addie. No sólo hablamos de documentos, fotos o mp3, sino también de notas, de manera que, aunque aún sea muy esquemático, Addie podría convertirse en una herramienta de productividad en grupo.

Como peligro, Addie podría ser pasto del spam si no ponen cuidado en controlar qué archivos nos llegan. En teoría, nadie puede compartir nada contigo si no tienen tu email, pero una vez que lo tienen, no necesitan nada más ni hay permisos extra.

Addie: Una apuesta que nace por detrás

Desde los 2GB de almacenamiento gratuito (4GB si compartimos archivos con diez usuarios diferentes) hasta las opciones para subir contenido a nuestra cuenta, Addie nace en desventaja frente a otros competidores. No es más cómodo de usar, no ofrece aún un plan de precios para almacenamiento de archivos, los límites para subir archivos son escasos, no tiene aplicación de escritorio.

Addie, tal y como está planteado ahora mismo, ha preferido centrarse en un sólo factor, pero la diferencia no es suficiente. De hecho, su uso se restringe más a lo casual y anecdótico que a una utilización prolongada en el tiempo. Y sin que el usuario se sienta “atado” a un servicio de almacenamiento online, es difícil que regrese a él y que no lo acabe olvidando. Los creadores de Addie deberán esforzarse en recortar esa ventaja funcional que tienen para poder ser considerados una alternativa seria.

Sitio oficial | Addie
En Genbeta | Syncany, el servicio libre para almacenar archivos en nuestra propia nube, en fase de desarrollo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario