Sigue a Genbeta

Grooveshark

Siento tener que decirlo, pero parece que la situación de Grooveshark está siendo ya demasiado complicada como para poder alcanzar un final feliz. Que este servicio musical online ha estado siempre en el punto de mira de la industria discográfica no es nada nuevo, pero en las últimas semanas estamos presenciando una ofensiva directa hacia su línea de flotación.

La última muestra del negro panorama que se dibuja nos llega desde Dinamarca, donde la justicia ha dictaminado que tanto el servicio como sus usuarios están incurriendo en una infracción de los derechos de autor. Como consecuencia, ha ordenado a un proveedor de acceso a Internet local que bloquee completamente la web en territorio danés.

De nada han servido las alegaciones de que en Grooveshark también se puede encontrar contenido subido legalmente y con consentimiento de los autores. Aunque imagino que esta decisión afectará directamente a pocos lectores de este blog, supone un desagradable precedente que se suma a los ya conocidos en la progresiva caída de esta servicio.

Por qué todos van contra Grooveshark

Grooveshark

El caso de Dinamarca se suma al reciente cierre forzoso en Alemania y al posterior proceso de eliminación del servicio gratuito en algunos países para evitar situaciones similares. Pero no solo desde Europa llegan los problemas, porque si nos remontamos un poco más atrás en el tiempo veremos su constante lucha legal con las grandes casas discográficas que debe estar suponiendo un duro golpe económico para la compañía.

La explicación de este imparable acoso es muy sencilla y parte de la misma concepción de Grooveshark. No se trata de un servicio musical cerrado y en amigable convivencia con los sellos como Spotify, y tampoco es una propuesta de música en la nube para uso personal como Google Music o iTunes Match. De hecho, se sitúa a medio camino entre ambas modalidades, ocupando así una zona gris que no es del agrado de los poseedores de los derechos de estos contenidos.

También es cierto que no es la única página que permite a los usuarios subir música sin restricciones para que cualquiera la pueda escuchar, pero sí es la más popular de la categoría con diferencia, así que es lógico que todos los ataques vayan contra ella. Si consiguen derribarla, seguro que otro proyecto similar no tardará demasiado en ocupar su lugar.

¿Hay esperanzas para este servicio?

Grooveshark

Por suerte o por desgracia, la única alternativa de supervivencia para Grooveshark pasa por un cambio completo de negocio que se pliegue a las exigencias de la industria musical. Sin embargo, hasta ahora sus responsables se han mostrado contrarios a ello, conscientes de que un cambio así les haría perder su principal atractivo para convertirse en una solución más dentro de un terreno donde les será demasiado difícil competir. ¿Os suena de algo Napster?

Ya sea aceptando las exigencias o manteniendo su postura actual contra viento y marea, los próximos meses prometen ser muy difíciles para este servicio. Me gustaría poder ser más optimista en este sentido, pero la sucesión de noticias que estamos viviendo marca un camino que ya hemos visto anteriormente en otros servicios polémicos, y no recuerdo ninguno que lo haya seguido para acabar con un buen final.

En Genbeta | Mejor servicio de multimedia en la nube de 2011: Grooveshark

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

25 comentarios