Compartir
Publicidad
Ciberacoso: consejos para evitarlo y pasos necesarios para denunciarlo
Seguridad

Ciberacoso: consejos para evitarlo y pasos necesarios para denunciarlo

Publicidad
Publicidad

Esta semana la diputada de la Asamblea de Madrid Carla Antonelli se vio obligada a presentar una denuncia ante la Policía por unas amenazas de muerte que había recibido en Twitter. En ellas, sus supuestos acosadores llegaron a hacerse fotos con armas.

Aunque a estas alturas parece que el asunto está controlado (las cuentas en cuestión ya han sido suspendidas por Twitter), sigue llamando la atención la facilidad con la que las redes sociales en general, y Twitter en particular, se pueden convertir en un canal para proferir todo tipo de amenazas contra una persona, ya sea una figura pública o no.

El porqué del ciberacoso

¿Por qué sucede esto? ¿Qué es lo que hace que alguien se dedique sistemáticamente a atacar a otras personas a través de Internet? Existen diversos motivos que lo convierten en la evolución natural del acoso con ayuda de la tecnología, en una versión terroríficamente más fácil para el acosador, e igual de dramática para la persona que lo sufre.

El acoso en sí ha existido siempre. Todos hemos sufrido (o conocemos a alguien que lo ha hecho) los clásicos ataques de otros niños en el colegio: porque eras gordo, flaco, alto, bajo, porque llevabas gafas o porque sacabas buenas notas. El motivo en sí no importaba demasiado; el caso era encontrar a alguien con quien meterse.

Acoso Escolar

Hoy en día, la evolución de la tecnología ha mostrado su lado más oscuro poniéndoles las cosas en bandeja a aquellos a quienes les gusta abusar de los demás. Las redes sociales proporcionan una falsa sensación de anonimato e impunidad gracias a las cuales el acosador se siente especialmente poderoso, y a la vez siente menos empatía hacia su víctima (porque no la tiene delante ni experimenta sus reacciones emocionales, por lo que no se lo piensa dos veces a la hora de amenazarla. Serían un poco como el "troll hiriente" que comentábamos aquí.

La víctima, por su parte, es mucho más vulnerable y está más expuesta en la redes sociales en en una situación de acoso en "la vida real". El acosador puede atacarla en cualquier momento desde cualquier sitio, gracias a la proliferación de dispositivos móviles con conexión. Y su víctima tiene pocas posibilidades de escapar de las amenazas del acosador en Internet, a menos que cierre sus perfiles y deje de usarlos, o finalmente se decida a tomar cartas en el asunto.

Este es, de hecho, otro problema añadido: según unas estadísticas recopiladas por HaltAbuse entre 2001 y 2011, casi la mitad de las personas que sufrieron acoso online no lo denunciaron. Los motivos pueden ser varios: vergüenza, presión social, falta de autoestima, temor ante las amenazas del propio acosador...

Por otra parte, y aunque todas las redes sociales ofrecen ahora servicios para denunciar abusos de otros usuarios, la percepción a menudo es que la denuncia no servirá de mucho. La falta de conocimientos sobre tecnología y el hecho de que la legislación va siempre por detrás de los avances tecnológicos no hacen sino reforzar esta sensación.

Menores acosados

Sin embargo, la denuncia es un paso muy necesario, sobre todo si las medidas que hayas podido tomar previamente (pedirle al acosador que cese en su actividad, o intentar mediar con la partes implicadas en caso de que que la víctima sea un menor) no resultan satisfactorias. Aunque el ciberacoso en sí no está todavía tipificado como delito en el Código Penal, ciertas actividades de ciberacoso como las amenazas, las injurias o la publicación de material íntimo sin permiso sí que son constitutivas de delito, y por tanto pueden y deben denunciarse.

Cómo actuar ante el ciberacoso

Hablando de menores, precisamente ellos son un porcentaje importante dentro de la víctimas del ciberacoso. Según un estudio realizado en varios países europeos en 2014, hasta un 23% de los menores entre 9 y 16 años que usan un smartphone se sintieron acosados en algún momento. En España, según otro estudio, esa cifra ronda el 8%.

Ante esta situación, la Policía Nacional publicó hace tiempo una serie de consejos para evitar el ciberacoso, aprovechando el comienzo del curso escolar, y que siguen plenamente vigentes. En el caso de menores, la principal arma contra el ciberacoso es la comunicación. Es fundamental hablar con ellos, sentar unas normas básicas de uso de la tecnología y enseñarles los conceptos básicos de privacidad y seguridad online.

Si la situación de ciberacoso involucra a adultos, debes dejarle bien claro al acosador que quieres que cese en su actividad, y ésta debe ser la única interacción que tengas con él. Lo más aconsejable es no contestarle ni responder a sus provocaciones (ya sabes lo que dicen, "don't feed the troll") y si es posible, bloquear su perfil en la red social correspondiente para que no pueda contactarte.

Antes de hacerlo, eso sí, asegúrate de que guardas una copia local de todos los mensajes amenazantes que haya podido enviarte. Aunque estén online, el acosador podría borrarlos y en ese caso los perderías. Lo más seguro es guardarlos en capturas de pantalla, y en el caso de aplicaciones de mensajería, hacer una copia de la conversación.

Acoso Redes sociales

El siguiente paso es denunciar el perfil del acosador en la red social correspondiente. Como decíamos al principio, la gran mayoría cuenta con un formulario habilitado a tal efecto en su sección de ayuda al usuario, donde podrás denunciar fácilmente cualquier cuenta que consideres que te está acosando.

Por último, si consideras que la actitud del acosador raya en lo delictivo, no lo dudes y presenta una denuncia ante los cuerpos de seguridad. Aquí es donde todas esas capturas de mensajes amenazantes, injurias, fotos y demás te serán de gran utilidad. Lo más importante en estos casos es no permitir que esa falsa sensación de impunidad le permita a cualquier persona hacerte la vida imposible en Internet.

En Genbeta | Qué hacer y cómo denunciar si encuentro pedofilia en internet

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos