Sigue a Genbeta

Qustodio: Protege y controla lo que hacen tus hijos en el ordenador

En internet podemos encontrar todo tipo de contenidos, y hoy en día resulta imprescindible para la búsqueda de contenidos en la educación. Pero también es una puerta a otros muchos contenidos no tan apropiados y que seguramente queramos que los más pequeños de la casa eviten.

Qustodio nos ayudará a bloquear ciertos tipos de contenidos para los usuarios de Windows que decidamos, pero cuando nos damos de alta en el servicio también recibiremos un email informando del tiempo de conexión así como de los tipos de contenidos visitados. Aunque se podría abrir una discusión entre confianza y seguridad de los más pequeños, es hora de meterse en harina y explicar cómo funciona.

Instalando Qustodio


Qustodio: Mensaje de advertencia de contenido bloqueado
Para entender mejor cómo funciona Qustodio creo que hay que empezar por el principio, por la instalación, porque así empezaremos a comprender cómo funciona. El primer paso es descargarse un primer instalador que ocupa 407KB y que arrancará la instalación, el primer paso no podía ser otro que descargar la aplicación completa. Más de 40 MB.

Un ratito después la instalación nos pide que creemos una cuenta de usuario en Qustodio y que elijamos (o creemos) una cuenta de usuario de Windows. Las cuentas las asociaremos a una personal real que queremos monitorizar y, de paso, controlar el contenido web que se puede visualizar, y es que podemos ajustar y configurar tantos perfiles como cuentas de usuario de Windows creemos. Ahora ya sólo queda reiniciar y configurar.

Una vez que hayamos reiniciado es posible que no veamos el icono de Qustodio (porque la instalación nos da la opción de ocultarlo), pero es que tampoco lo necesitamos pues la configuración y la monitorización se realiza desde un sitio web.

Qustodio: Filtrado web
Cuando entramos en el Portal de Protección Familiar encontramos una interfaz que primero nos da a elegir en pestañas cuáles de los perfiles (un por hijo, por ejemplo) queremos configurar. Una vez elegido el perfil tendremos que entrar en la pestaña Rules & Settings.

De nuevo en pestañas (y a veces resulta un poco lioso) la elección consiste en ajustar la configuración sobre el filtrado web o sobre el tiempo que puede utilizar el ordenador. La verdad es que, dejando de lado las pestañas, la interfaz es clara y fácil de utilizar, con controladores bien visibles y descripciones claras.

Para controlar el tiempo de uso del ordenador (por defecto desactivado) podremos elegir el número de horas que pueden utilizarlo (pudiendo definir límites diferntes para días lectivos y fines de semana. Además, una vez es alcanzado el límite de tiempo podemos restringir la navegación, restringir el uso del ordenador o simplemente enviar un email alertando de la situación.

Para configurar el filtrado web encontramos una lista de categorías que podemos habilitar o deshabilitar, y una lista de excepciones que podemos ir construyendo según se vaya necesitando. Además podemos obligar a que esté siempre activado el Safe Search eliminando así resultados para adultos (aunque no siempre funciona tan bien como debería).

Qué podemos ver con Qustodio


Qustodio: Lista de categorías de páginas visitadas
Aquí es donde la privacidad de los más pequeños choca frontalmente con el control y capacidad de reacción por parte de la familia, pero no estamos ante cosas como un keylogger, así que no todo está completamente vigilado, pero si pasa algo extraño podremos actuar en consecuencia.

Primero encontramos un gráfico donde controlamos el número de horas que han utilizado uno o varios ordenadores (ya que podemos sincronizar los perfiles con varios ordenadores), pero el protagonismo se lo lleva un gráfico circular donde se representa en porcentajes cómo ha invertido el tiempo mientras utilizaba el ordenador (ver captura superior).

Un poco más abajo podemos ver, con más detalle, cuáles son los sitios que ha visitado, qué búsquedas ha realizado y con qué personas ha interactuado en las redes sociales. Desde luego si visita una página inapropiada un color rojo llama tu atención al instante.

Este eterno debate entre confianza, privacidad, peligros y adicciones va a estar durante mucho tiempo encima de la mesa. Sea cual sea tu punto de vista, nunca está de menos conocer una buena herramienta que puede aportar otro punto de vista a la hora de tratar un posible problema.

Enlaces | Qustodio | Configuración

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios