Sigue a Genbeta

Reader logo

Hay dos pestañas que nunca cierro en mi navegador: una es para Gmail y la otra para Google Reader. El ya veterano lector de feeds sigue siendo mi principal centro de información, la vía más práctica que conozco para seguir como es debido los sitios que me interesan. Y os puedo decir que he probado innumerables alternativas.

Si de un día para otro desapareciera del panorama, os puedo asegurar que a mí me causaría un pequeño gran problema. No digo que eso vaya a ocurrir y dudo que esté en los planes de Google por el momento, pero desde luego tampoco parece que para la compañía americana esta herramienta tenga mucha importancia en su futuro.

Por desgracia son muchos los síntomas que prueban mis temores. Y no me refiero solo al último cambio de diseño que tanta polémica ocasionó y que, al final, ahí se ha quedado con todas las consecuencias a pesar de las protestas de los usuarios. La situación vista con una perspectiva más amplia no es muy positiva para los que somos adictos a Reader.

Un servicio cada vez más arrinconado

Google Reader

La barra de Google es el mejor ejemplo del ostracismo al que Reader está siendo empujado. Ahí donde las niñas bonitas de la compañía lucen su importancia mostrándose accesibles, el lector de feeds queda relegado al menú desplegable donde se arrinconan los segundones. Y al ritmo que va, no me extrañaría que algún día tuviéramos que recurrir al “Todavía más” para dar con su paradero.

Otro dato esclarecedor: la última actualización del blog oficial de Reader se produjo en octubre de 2011. La inactividad patente de esta publicación demuestra el poco movimiento que está recibiendo el producto, una desatención que no parece preocupar en exceso a la compañía. ¿De verdad que el equipo responsable del proyecto no tiene absolutamente nada que contar?

Y si nos metemos en el terreno móvil el asunto ya es para echarse a llorar. ¿Cómo puede ser que el lector de feeds más popular del mundo no disponga de una aplicación para iOS? La de Android tampoco es que tenga mucho movimiento, pero al menos existe. ¿Y la versión web para móviles? Bien, por ahí anda, igual que hace meses.

¿Por qué desperdiciar tanta popularidad y tanto margen de mejora?

Google Reader

A pesar del evidente pasotismo de la compañía con su servicio, los usuarios nos mantenemos fieles a una herramienta que cumple a la perfección su cometido. Cierto es que en el terreno web tampoco está teniendo que sufrir el empuje de grandes competidores, pero por la banda de las aplicaciones pueden surgir rivales que pongan en serios aprietos su posición.

Y eso si la competencia no le surge desde casa, pues en el horizonte aparece la amenaza de Google Currents, que no cumple exactamente las mismas funciones pero sí pisa ligeramente en el mismo terreno. Ambos servicios podrían convivir en armonía, claro está, pero eso será si Google opta por tener a los dos mínimamente atendidos.

Me cuesta creer que la compañía esté dispuesta a abandonar un proyecto tan popular, y que además cuenta con un margen de mejora espectacular teniendo en cuenta las posibilidades de hoy en día. Porque por muchos sustitutos sociales que se le hayan intentado poner a los feeds, éstos siguen siendo únicos en su función y Reader tiene mucho que decir en ello.

En Genbeta | ¿Lector de noticias o red social? Google Reader, su cambio y su pérdida de enfoque

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios