Compartir
Publicidad

Camacho ni dimite ni comparece mientras la red publica más pruebas de abusos policiales

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El vídeo que encabeza este post y en la que se ve como es agredido un manifestante de Jóvenes Sin Futuro, pocos días antes de la gran manifestación del 15-M, viene a sumarse a la videoteca de la vergüenza nacional. Entonces, mes de abril, el ministro del Interior, era el alter ego de Camacho y hoy candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

La red, que por naturaleza desconfía del poder, ejerce ya como verdadero “quinto poder” ante la dimisión de poderes que ha convertido la democracia española en decadente partitocracia. En Facebook, por ejemplo, se ha abierto una página para identificar y difundir al policía de la agresión a la joven y al fotógrafo que ha dado la vuelta al mundo.

Aunque se había rumoreado la Jefatura Superior de Policía no prevé por el momento iniciar acciones legales de ningún tipo contra los creadores de esta página en Facebook, ya que según han explicado las mismas fuentes policiales se trata de funcionarios públicos que pueden ser grabados cuando actúan en la calle.

Unas imágenes que componen un espeluznante y triste relato del estado de premodernidad política y policial que vive España. Unas imágenes en las que se puede ver a un chico que camina arrastrando su bicicleta a la par que recibe los porrazos de la Policía, a un agente identificando en plan matón a una periodista o a doce policías deteniendo al también periodista Gorka Ramos.

Pero la noticia política es y seguirá siendo, hasta que Antonio Camacho comparezca en el Congreso de los Diputados, su indecente silencio y desprecio a las instituciones, tanto como su estilo parlamentario que ya lo debería haber descartado, por muy protegido que sea del candidato Rubalcaba, como ministro de un país avanzado. Ni caso. Véase la agenda semanal del Congreso de los Diputados para sentir un poco más de bochorno.

Y es que en cualquier país de la Unión Europea la detención y agresión al periodista Gorka Ramos, por ejemplo, habría forzado la comparecencia del Ministro del Interior en el Parlamento en cuestión de horas. Gaspar Llamazares la solicitó el cinco de agosto porque en España “se están vulnerando derechos fundamentales” por parte de la Policía.

Por cierto que el estilo parlamentario de Camacho recuerda al de sus policías más impresentables que han demostrado en no pocos casos un afán casi patológico por agredir verbalmente y físicamente a un buen número de chicas ofreciendo su cara más “machorra” o machista.

¿Qué se ha creído esta pilingui?
Me lo voy a sacar de la punta de la polla (el número de la placa de identificación)

Claro que en España las agresiones de la policía se pagan…baratas. Antonio Camacho, por ejemplo, ni ha dimitido ni ha comparecido en el Congreso de los Diputados. Cuando lo haga esperamos que no sugiera, otra vez, a las diputadas explicarse en el servicio y ya de paso que no vuelva nunca más por allí como ministro de España. Ser conocidos como los campeones del paro y la corrupción ya es bastante bochorno como para unirle ahora la violencia de Estado contra periodistas y manifestantes pacíficos.

En Nación Red | #NoLesVotes frente a la violencia policial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio