Compartir
Publicidad
Sobre lo que la nueva función de compras de Instagram significa
A fondo

Sobre lo que la nueva función de compras de Instagram significa

Publicidad
Publicidad

Hace tan solo unas horas, supimos que Instagram está probando una nueva función que nos permitirá comprar desde la aplicación. Una información que hemos conocido a través del medio especializado Techcrunch y una característica que permitirá a las marcas etiquetar los productos que aparecen en las fotos de un modo muy peculiar.

La idea es aprovechar el potencial del descubrimiento de la plataforma para brindar a los usuarios la opción de comprar aquellos productos que vean en publicaciones que resulten de su agrado. Una posibilidad interesante para todas las partes que detallamos con más concreción seguidamente y un lanzamiento que se ha producido en un contexto, al parecer, idóneo. Pero expliquémonos y analicemos la situación.

La nueva función

Kate Spade from Instagram for Business on Vimeo.

De manera más específica, la nueva prestación permitirá a las marcas incluir sobre las imágenes la frase “toca para ver los productos”, una acción que mostrará etiquetas con el nombre y precio de los objetos presentes en la imagen que están en venta. Con pulsar una vez sobre el mismo se podrá ver de manera individual; mientras que si se hace dos veces se accederá a la tienda online de la empresa para finalizar la transacción.

Instagram, además, no se quedará con un porcentaje de las ventas sino que afirma que su intención es la de generar ingresos a través de una mayor inversión publicitaria promovida, a su vez, por prestaciones como la que nos atañe. La plataforma también estaría planeando añadir una opción para guardar los productos y comprarlos en otro momento.

En todo caso, cabe comentar que esta prestación se encuentra en fase de pruebas y que solo estará disponible para algunas tiendas –un total de 20- de los Estados Unidos como Kate Spade, Target, Shopbop, Macy’s, Warby Parker y Abercromie. De hecho, solo funciona en dispositivos con el sistema operativo la firma de la manzana. Unas limitaciones que irán eliminándose a medida que vaya expandiéndose el servicio en cuestión.

Una apuesta que no es única en su especie

1366 2000

En todo caso y a pesar de que la apuesta no ha tardado en alcanzar cierta visibilidad en el panorama noticioso, lo cierto es que no se trata de la primera de este tipo. De hecho y teniendo en cuenta lo que ha estado haciendo Facebook últimamente, el lanzamiento de esta nueva característica se vive como algo totalmente lógico.

Por ejemplo, fue durante el verano de 2014 cuando la plataforma estrenó su botón de compras. A mediados de septiembre del año siguiente, la entidad decidió aliarse con Shopify para alumbrar Shop, un servicio en el que adquirir y tener acceso a productos de nuestro interés sin salir de la comunidad virtual.

Unos primeros pasos a los que le han seguido otros como el añadido de nuevas secciones comerciales y de servicios a sus páginas de empresas. Hace poco menos de seis meses, por otra parte, la entidad dio a conocer Marketplace, un nuevo servicio de compraventa entre usuarios al más puro estilo Wallapop y del que ya te hablamos de manera más detallada en aquel entonces.

Al margen del entramado empresarial de Zuckerberg encontramos también el caso de Pinterest y su característica de compras desde la aplicación llamada Buyable Pins, que permiten llevar a cabo adquisiciones sin abandonar la plataforma y que en la actualidad se ha abierto a numerosas plataformas de ecommerce.

YouTube, por su parte, fue otra de las plataformas pioneras en integrar un botón de compra en sus vídeos. Una incorporación que seguía la misma línea del que se había añadido a los resultados de búsqueda de Google en julio y que volvió a evidenciar la apuesta del gigante tecnológico por el comercio electrónico.

Twitter lanzó el suyo poco después para los usuarios de los Estados Unidos también de la mano de su alianza con Shopify pero también con otras compañías como Bigcommerce y Demandware. Una opción fácil de utilizar y en la que solo es necesario indicar los datos de la tarjeta de crédito y la dirección de envío.

El contexto de su iniciativa

2560 3000

Además de lo comentado y de que lo que han estado haciendo otras plataformas similares, debemos destacar las razones que, probablemente, les han llevado a tomar estas decisiones. Un punto en el que cabe analizar el cambio de tendencia general a la hora de adquirir productos, así como otras cuestiones como la manera de navegar de los clientes.

En cuanto a esta última cuestión, ha sido hoy mismo cuando hemos sabido –a través de StatcCounter- que el uso de Internet en todo el mundo es mayor en móviles y tablets que en otro tipo de dispositivos. La compañía divide los resultados del mes de octubre en un 51,3% para móviles y tablets y en un 47% para ordenadores de escritorio.

Unas estadísticas que se basan en más de 15 mil millones de páginas vistas al mes en más de 2,5 millones de páginas de todo el planeta.** La tendencia favorece a las citadas comunidades**, sobre todo si tenemos en cuenta que 8 de cada 10 adultos que accede a redes sociales lo hace a través de su smartphone, según el último informe de Global Web Index.

Sin embargo, no son los únicos datos que merece la pena destacar pues fue este mismo verano cuando un estudio realizado por Nominalia puso de manifiesto que las compras en España a través del smartphone se habían disparado en hasta un 65% en 2015, un punto a favor de la apuesta de Instagram, de nuevo. De hecho, el informe apuntó también lo que se compra habitualmente: ropa, calzado, entradas y viajes; estas dos primeras muy fáciles de etiquetar con el nuevo servicio.

Además, en aquel momento, David Costa, directivo de Nominalia, indicó que la oferta todavía no se encontraba a la altura de la demanda de quien compra a través de dispositivos móviles, un asunto al que parece que la red social protagonista de nuestro artículo y otras muchas están intentando poner remedio.

El poder de influencia de las redes sociales

Asimismo, resulta evidente que las redes sociales, más allá de lo que a la actividad e interacción con nuestros propios amigos se refiere, son capaces de influir en nuestros hábitos de compra. Quizás la principal razón por la que tanto Instagram y las citadas entidades están reforzando su apuesta en esta dirección. Un contexto en el que también cabe mencionar la figura del influencer y su poder. Pero vayamos por partes.

La paradoja española

Captura De Pantalla 2016 11 02 A Las 17 59 12

Para empezar, no podemos dejar de hablar de la que hemos llamado la paradoja española. Nos estamos refiriendo al hecho de que, si bien muchos ciudadanos de nuestro país se resisten a hacer la compra de la semana online –de productos de alimentación principalmente- lo cierto es que las redes sociales son capaces de conquistar muchos estómagos nacionales, hasta tal punto que se han convertido en un potente instrumento a la hora de influir en las decisiones de los consumidores en detrimento de otros métodos tradicionales.

Una realidad en la que entran en juego diversos factores y en la que una buena imagen de marca en estas comunidades resulta imprescindible. De hecho y según el último informe sobre tendencias de 2016 y retos de futuro de la analista KPMG –publicado hace tan solo un mes- reveló que esta influye en la decisión del cliente a la hora de elaborar su lista de la compra.

1366 2000

Estos, además, utilizan las redes sociales para conocer precios y promociones, y también para informarse sobre los productos. Algo que puede variar en función del país y sus hábitos. Por ejemplo y para que te hagas una idea, el 30% de los estadounidenses se decanta por Facebook a la hora de informarse, un dato que podría significar que le otorgan mayor credibilidad a los enlaces que allí encuentran –más allá de la polémica de los nuevos Trending Topics- que otros habituales de la plataforma procedentes de lugares del globo distintos.

El estudio de KPMG también indica que solo al 26% de los consumidores españoles les influye el marketing en el punto de venta y que únicamente el 18% se captado por sistemas tradicionales. La manera de ganar adeptos de las empresas de alimentación es, así, apostar por sus canales en comunidades virtuales. Algo que podría hacerse extensible a otros sectores pero que, repetimos, todavía no se plasma en las ventas online, que todavía cuentan con un porcentaje insignificante en este mercado.

El poder de los influencers

Por supuesto, la imagen de la propia marca y su gestión no son las únicas que pueden llegar a condicionar a los compradores, sino que cabe destacar el poder del influencer y sus prescripciones. Una figura cuya evolución abarcamos en mayor profundidad hace unos meses y que ha pasado de whatchdog a “sicario” de distintas firmas en los últimos años.

Y no es la única transformación que ha experimentado, pues ni siquiera resulta necesario que se postule como un experto en aquello que está recomendando, sino que basta con que cuente con determinada imagen pública. Lo peor es que muchas de estas personalidades han sucumbido a la tentación de colaborar con empresas concretas, que acaban pagándoles por recomendar sus productos; un hecho que ha acabado con su finalidad inicial y que nos obliga a ir con pies de plomo.

En definitiva, un tipo de usuario que podría acabar viéndose beneficiado por la nueva iniciativa de compras de Instagram, en especial si la plataforma acaba permitiendo que sean ellos los que incluyan las mencionadas etiquetas de compra. Un hecho que todavía desconocemos pero que no nos sorprendería, en especial si tenemos en cuenta el estudio llevado a cabo por la analista Agure -que determinó que el marketing de influencers se erige como una auténtica tendencia en Europa- así como la proliferación de plataformas específicas que actúan de intermediarios entre estos y las empresas interesadas.

En Genbeta | 54 comparadores de precios online y otras aplicaciones para comprar con éxito en la red

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos