Abogados de la industria de Hollywood amenazan al bar "The Hobbit" por el uso indebido de su nombre

Sigue a

hobbitbuilding.jpg

El universo que creó Tolkien hace décadas se está convirtiendo en una máquina de hacer dinero para Hollywood, y más concretamente para Saul Zaentz, el productor que posee los derechos cinematográficos y de merchandising de todas las obras del célebre autor británico. Estos derechos cubren cualquier uso no autorizado de los nombres usados en los libros, como por ejemplo “hobbit”.

Durante los últimos veinte años, un pequeño bar de Southampton en Inglaterra, ha estado usando ese mismo nombre, “The Hobbit” sin mayor problema. Hasta que los avispados productores de cine han deducido que una tasca de estas características no puede seguir usando el nombre que ha llevado las últimas dos décadas. Cuestión de derechos.

Los abogados han pedido a los dueños del bar, que cambien el nombre del establecimiento y que retiren todas las referencias hacia el universo creado por Tolkien antes de mayo, si no quieren ser demandados.

La posesión de derechos sobre ciertos términos o nombres es siempre polémica. Tolkien murió hace años y por casualidades del destino, es este productor estadounidense y no otro, el que tiene esos derechos. Él, por supuesto, no ha escrito ni ha aportado nada a la Tierra Media. Simplemente ha comprado el derecho a usar todo ello para hacer más dinero. Pero la mitología que creó Tolkien va mucho más allá. Los hobbits son ya parte de la cultura anglosajona. Tanto como las hadas o los gnomos. De hecho, muchos otros libros y juegos se han basado en estas criaturas para desarrollar sus propios personajes (como los medianos o halflings). Este bar lleva años usando un nombre como homenaje a una obra clásica que probablemente ya debería haber pasado a dominio público si los lobbys de la industria no extendieran los derechos de autor constantemente. Es completamente absurdo.

Pero esta no es la primera vez que Zaentz ha intentado cerrar un bar de estas características. En noviembre de 2011, los abogados del productor amenazaron con una demanda a los de la cafetería “El Hobbit Hambriento“, en Birmingham. También se amenazó a una pequeña empresa de construcción de casas de madera que las llamaba “casas hobbit” en su web.

Está claro que estos negocios no tienen nada que ver ni con las películas ni con su merchandising. Son empresas que llevan años funcionando y que usaron esos nombres como podían haber usado el del Rey Arturo, el del Cid o el del Quijote.

Una legislación que permite usar los derechos de autor como medio para amedrentar a negocios y particulares es una legislación errónea. Los derechos de autor se concibieron para proteger las obras de los autores que así lo deseaban. Pero actualmente no son más que medios para demandar y denunciar a todo el mundo con el único fin de sacar dinero de donde sea.

Vía | Torrent Freak
Foto | Hobbit Pub

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario