Síguenos

Dos titulares muy dispares sobre el grado de presencia en internet de Trinidad Jiménez y Tomás Gómez, competidores en las primarias del PSOE para hacerse con la candidatura a la Comunidad de Madrid, han generado una cierta polémica en la red y obligado a los medios a elegir entre uno y otro, con algún “añadido” que todavía incrementa el disparate (de disparidad) que han formulado las agencias (o el seguidismo de las mismas). Es habitual.

Mientras que Europa Press titula “Tomás Gómez gana a Trinidad Jiménez la batalla de Internet”. EFE se decanta por un “Trinidad Jiménez tiene más seguidores en las redes sociales que Tomás Gómez”.

Libertad Digital convierte esta polémica en su primera noticia de Internet con un buen análisis de Daniel Rodríguez Herrera que escribe:

Trinidad Jiménez cuenta con mayor apoyo en las redes sociales que Tomás Gómez, pero la falta de sitios oficiales, ya sean de ella o de su candidatura le sirven a Europa Press para dictaminar que Gómez ha ganado “la batalla de internet. Y si se considera que las redes sociales tienen alguna utilidad además de la de “contar fans”, no cabe duda de que a la ministra de Sanidad le falta mucho camino por recorrer.

Cierto. El blog de Tomás Gómez, por ejemplo, transmite una imagen de abandono, la última anotación fue escrita en abril, hace casi cuatro meses, y porque le llamaron de Ferraz. A pesar de la prominente cabecera “Cambio 2011”, allí apenas se cambia nada. Por su parte la ministra de Sanidad ni tiene blog ni un canal de comunicación personal con los ciudadanos en la web de su ministerio, como si lo tiene, por ejemplo, el ministro de Industria.

Quizás sea en Facebook donde el candidato gane la partida a la candidata, más que nada porque Trinidad Jiménez no reconoce como suya la página con su nombre, que además no se actualiza desde el 6 de mayo. Fecha que coincide, casualmente, con la del prolongado “abandono” de un Twitter con su nombre y perfil en el que sorprende leer una actualización solicitando apoyo para su candidatura.

A la luz de estos datos ninguno de los dos “candidatos” parecen muy comprometidos con la red. Probablemente en los próximos días activen su “perfil digital”, las primarias mandan. En Nación Red hemos querido comparar – salvando todas las distancias – a Tomás Gómez, líder de la oposición en la Comunidad de Madrid con su “homólogo” (etiquetas políticas al margen) en Berlín, ciudad-estado y capital del Estado federal alemán. A su vez lo hemos hecho con la ministra de Sanidad española y el ministro alemán. Las comparaciones son odiosas, sobre todo una vez hechas. Pero como diría Antoni Gutiérrez Rubi “sólo aprendiendo a sobrevivir en la web 2.0 se puede competir en política”.

Frank Henkel, líder de la oposición en Berlín

Esta es la web de Frank Henkel y esta su página en Facebook. Henkel disfruta ahora de unas vacaciones pero su actividad en los meses de mayo y junio se ha mantenido dentro de un orden aceptable. No se percibe el abandono habitual al que nos tienen acostumbrados muchos líderes políticos que como el Guadiana aparecen y desaparecen de la red en función de sus perspectivas electorales. El democrisitiano y líder de la oposición en la ciudad-estado de Berlín no ha caído en ese desalentador vicio que, sin duda, menoscaba la credibilidad del futuro candidato. Además pequeños pero saludables detalles se aprecian en Henkel. Su mail, por ejemplo, está accesible y se ofrece tanto en la web de la CDU de Berlín como en su web.

Además el alemán ofrece en su web un formulario de contacto muy completo desde donde invita a los ciudadanos digitales a contactar con él:

Mi política se nutre de un diálogo con usted. Si tiene comentarios o sugerencias o necesita ayuda con un problema específico, póngase en contacto conmigo.

Se percibe una actitud inclusiva, alejada de la improvisación y del abandonado foso que parece separar, especialmente a Trinidad Jiménez de los ciudadanos digitales. La ministra no existe. Claro que la comparativa entre ésta y Frank Henkel exige salvar más distancia que la existente entre Tomás Gómez y el líder de la oposición en Berlín al no haber tenido relación directa con la política madrileña desde 2003-2006.

Por eso hemos ido a la web del ministro de Sanidad alemán, el liberal (FDP) Philipp Rösler y entonces es cuando la comparativa se hace verdaderamente odiosa. El joven ministro se nos ofrece al alcance del teclado ya en su web “personal” (de la que carece Trinidad Jiménez). El mail de la ministra también es un arcano. La web del ministerio alemán del homólogo de la ministra española también “parece” otra cosa. También la página en Facebook del alemán, que reconoce como suya y está actualizada.

Algo hay que reconocer, en todo caso, a Tomás Gómez, que su blog cuando está activo es un blog, es decir abierto a la conversación, esencia de la política 2.0. La otra es que la web de la federación que preside ofrece una frescura inusual y altamente recomendable. No comparando exclusivamente con la web de la CDU de Berlín – muy completa, por otra parte – también con la de otras federaciones del PSOE.

Más allá de los líderes, los “partidos madrileños” sacan buena nota. La forma y el fondo – sus propuestas para la red – serán decisivas a la hora de que los ciudadanos digitales (y los militantes socialistas en primera instancia) decidan su voto. Que gane el mejor (o la mejor).

Más en la Red | De Howard Dean a Obama (Antoni Gutiérrez Rubí)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario