Sigue a Genbeta

3191028700_0f7d00a620_o.jpg

El magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch, el que estuvo en el ojo del huracán por el escándalo de sus periódicos británicos, no ha tardado mucho en quejarse del comunicado que hizo ayer la Casa Blanca en relación con SOPA. En Twitter, Murdoch ha afirmado que Obama se ha “unido a la suerte de Silicon Valley, donde se amenaza a los creadores de software con la piratería y el robo”.

Además, según Murdoch, Google es “el líder de la piratería” y ofrece películas gratis en streaming, además de vender publicidad gracias a ellas. El magnate añade: “Hacer películas tiene mucho riesgo. Esto tiene que llevar a menos guionistas y actores perjudicados”. Sí, ahora Murdoch se preocupa por los pobres guionistas, los mismos que tuvieron que hacer una huelga sectorial contra los estudios, entre los que están empresas propiedad de Murdoch, para recibir un salario adecuado con su trabajo.



La reacción de Murdoch es consecuencia del comunicado que la Casa Blanca hizo ayer, en el que se replantea su apoyo a SOPA, una ley que pretende cerrar páginas que tengan enlaces a obras protegidas por copyright. Varios asesores de Obama expresaron sus dudas sobre los efectos de SOPA y dijeron que la ley podría dañar los negocios online y la libertad de expresión, una posición que defienden las grandes empresas de Internet desde hace meses.

Precisamente, estas grandes compañías, entre las que están Google, Facebook, Twitter o eBay, se han planteado la posibilidad de dejar la red en negro como medida de presión. Por el momento, el debate sobre SOPA ha sido paralizado en Estados Unidos, lo cual es irónico porque mientras tanto en España ya se ha aprobado el reglamento de una ley que hace lo mismo y que entrará en vigor el próximo marzo.



Vía | Gizmodo
Foto | World Economic Forum

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario