Compartir
Publicidad

Dropbox, hackeado de nuevo, ¿el resultado? Más de 68 millones de cuentas comprometidas

Dropbox, hackeado de nuevo, ¿el resultado? Más de 68 millones de cuentas comprometidas
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada Dropbox empezó a pedir a aquellos usuarios que usan su aplicación desde antes de 2012 que modifiquen su contraseña, una medida preventiva que, según indicaron entonces, no tenía nada que ver con que nuestros credenciales hubieran sido robados o con que se hubiera producido ningún tipo de acceso no autorizado.

Pues bien, cinco días después de ese comunicado y tal y como ha informado el medio especializado Motherboard, la aplicación ha vuelto a ser hackeada. Una acción que ha filtrado los datos personales de más de 68 millones de usuarios de la plataforma. Pero, ¿cómo ha ocurrido exactamente?

El hackeo de Dropbox

De esta manera, parece que estas cuentas se han visto comprometidas como consecuencia de un fallo acontecido, precisamente, en 2012. Un error que, de acuerdo con la citada publicación ha afectado a 68.680.741 usuarios. Una cifra nada desdeñable que hace saltar todas las alertas.

De los 60 millones de contraseñas de usuario, alrededor de 32 son seguras gracias a la función de hashing bcrypt. No obstante, las 36 restantes tienen un hash SHA1 que no es tan seguro, aunque Dropbox añadió un cifrado adicional. Según Motherboard, este paquete de contraseñas no parece ser vulnerable.

TechCrunch, por otra parte, dice que los hackers habrían accedido a la red corporativa de Dropbox a través de la contraseña de un empleado de la entidad. El mismo cifrado que, por cierto, este utilizaría en LinkedIn, recientemente comprometida.

Otras filtraciones

1366 2000

Por otra parte, cabe mencionar que esta filtración no es única en su especie sino que ya en 2014 la plataforma dio a conocer que los datos de acceso de hasta 7 millones de personas podrían haberse visto comprometidos. Un caso que si bien inicialmente se atribuyó a un hackeo de la plataforma, finalmente acabó explicando Dropbox, asegurando que las cuentas publicadas habían sido obtenidos por un servicio de terceros.

Ese mismo año, por otra parte, el mismísimo Snowden llegó a afirmar que, de usarla, estaríamos poniendo en peligro nuestra privacidad. “Es un socio de PRISM, lo que lo convierte en un sitio muy hostil para la privacidad", comentó entonces. Unas acusaciones ante las que la empresa no tardó en defenderse (asegurando que no tenía ningún tipo de compromiso con PRISM), pero que ha quedado grabada en la memoria de muchos.

En 2012, asimismo, encontramos otro caso flagrante para la empresa de almacenamiento en la nube: una brecha de seguridad permitió que los usuarios recibieran SPAM a través de las cuentas que empleaban para el servicio. Unos correos basura que algunos clientes de la entidad se encargaron de reportar inicialmente en el hilo de los foros de la comunidad y de anunciar a plena voz en redes sociales.

En Genbeta | 11 complementos para supervitaminar Dropbox

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos