Sigue a Genbeta

Mega

Enero de 2012. Megaupload es clausurada por las autoridades. En los meses sucesivos, diversos servicios de alojamientos de archivos restringen o cesan fulminante su actividad ante el temor a represalias similares. La descarga directa, uno de los métodos preferidos en nuestro país para obtener y descargar material multimedia desde Internet, quedaba herida de muerte. ¿Cambiará esta situación con la llegada de Mega?

El ocaso de la descarga directa en España

Para descargar un archivo a través de BitTorrent, primero hay que encontrar su respectivo *.torrent y después cargarlo en el cliente. Con otros sistemas como eMule, basta con hacer click en un enlace ed2k o usar el buscador del programa. En ambos casos, se necesita la utilización de un software específico que, en ocasiones, es necesario configurar o conlleva otras acciones más avanzadas (como abrir los puertos de un router).

Con la descarga directa se olvida todo esto. Basta con encontrar un enlace, hacer click y automáticamente el archivo se descarga a través del navegador. Esto permitía descargar casi desde cualquier parte. Durante algunos años, éste fue el método preferido por los internautas españoles, algunos de los cuales veían el P2P como un incordio o algo que requería un esfuerzo innecesario adicional.

En España, la descarga directa sufrió dos golpes muy fuertes en 2012. Por un lado, la mencionada desaparición de Megaupload. Y, por otro, el cierre de Vagos.es, uno de los foros más importantes del país en el que se compartía material a través de este sistema de enlaces. Con la llegada de la Ley Sinde, fueron varias las páginas de este tipo las que decidieron cerrar sus puertas, aunque Vagos fuera la más importante y la que más titulares acaparó.

Con estas bajas tan significativas, fueron muchos los internautas que pasaron a buscar alternativas, siendo el P2P el gran beneficiado. En los trackers privados de BitTorrent más importantes de nuestro país se notó un pequeño baby boom, limitado claro está por las propias restricciones de número de usuarios que tienen estos sitios y la necesidad de una invitación previa para registrarse. Otros, en cambio, se mantuvieron fieles a la descarga directa utilizando otros servidores menos populares y otros sitios web de intercambio que habían conseguido mantenerse online.

Tráfico P2P Tráfico P2P en Europa tras la caída de Megaupload

España, el país que más usa Mega

Ayer, Kim Dotcom hacía públicas unas cifras bastante significativas: España es el país que más tráfico había generado en Mega durante la primera semana de vida del servicio. En los siguientes puestos del Top 5 se encuentran, por este orden, Brasil, Francia, Países Bajos y Nueva Zelanda.


Estas estadísticas demuestran lo arraigada que está la cultura de la descarga directa en nuestro país a pesar de los cierres y la Ley Sinde. ¿O de verdad hay tantos españoles interesados en hacer copias de seguridad y utilizar Mega con servicio de alojamiento en la nube? Llámenme mal pensada pero no lo creo. ¿Cuántos usuarios premium de Megaupload pagaban su cuota religiosamente para darle un uso no relacionado con las descargas directas? A pesar de que no existen datos oficiales de uso, no creo que sea descabellado decir que eran una minoría.

Mega, eliminando los límites a Megaupload

Cuando Megaupload estaba online, era uno de los servidores preferidos tanto por uploaders como por usuarios que querían descargar material: las velocidades no estaban limitadas para usuarios gratuitos, daban bastante margen en lo que a límite temporal de descargas se refería, se podían automatizar las descargas con JDownloader, se otorgaba puntos a la gente que subía material y cumpliera ciertas condiciones, etc.

En este aspecto, Kim Dotcom y su equipo se han debido de imaginar que para convencer a la gente de que vuelva a sus servidores debían ofrecer algo aún más apetecible. ¿En qué se traduce esto? Por ejemplo, en que en el nuevo Mega no haya esperas, no haya limitación de descargas (al menos no por ahora, aunque en los Términos de uso recogen esta posibilidad si se detecta saturación en el servicio), en que se puedan descargar varios archivos de manera paralela sin tener cuenta de pago, etc. En definitiva: es el servidor soñado por cualquier usuario acostumbrado a la descarga directa. ¿O no?

¿Es Mega el futuro de la descarga directa?

Desde Mega se lavan las manos y en sus términos prohíben expresamente que los usuarios suban material del que no poseen derechos de explotación (algo que todos estos servicios suelen hacer). Además, se muestran muy dispuestos a eliminar cualquier contenido bajo solicitud de sus autores… eso sí, si siguen un largo y tedioso proceso para dar parte de la infracción. Pero el cifrado que utilizan a la hora de almacenar los archivos les libera de toda responsabilidad: para ellos, es imposible saber qué se está alojando, por lo que hacen del sitio el paraíso perfecto para alojar archivos de descarga directa.

Sin embargo, un rápido vistazo a distintos sitios que recogen este tipo de enlaces nos demuestra que los usuarios aún son reacios a subir material a Mega. Aún así, ya es posible encontrar alguna serie o película allí almacenada y lista para descargar. Bien es cierto que durante los primeros días el sitio iba realmente mal, así que esta podría ser una de las razones por las que todavía no se está usando en masa.

Serie Mega Ejemplo de serie subida a Mega. No se ven muchas

El nuevo Mega habría triunfado hace un año, pero mucho ha llovido desde entonces. Es difícil predecir si su nuevo lanzamiento significará algo para el mundo de las descargas directas, pero por ahora, y a pesar de que parece ser un servicio diseñado específicamente para esto, no está teniendo demasiado calado entre los usuarios. La falta de un referente claro a la hora de indexar los enlaces, como en su día fue Vagos, puede ser una de las razones, ya que ahora existen sitios mucho menos populares y mucho más dispersos. Sin embargo, también puede ser que los usuarios hayan pasado página. Un año, en la época de Internet, es mucho tiempo.

En Genbeta | Así es la seguridad en Mega: no es tan buena como dice ser

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios