Sigue a

rdio.jpg

Rdio, el servicio de música en streaming creado por los fundadores de programas como Kazaa o Skype, fue lanzado oficialmente a principios de esta semana. Hasta ahora sólo estaba disponible en beta privada para un puñado de afortunados, pero en estos momentos uno ya puede registrarse sin necesidad de invitación.

Como ya comentamos en su momento el uso de Rdio está sólo permitido en Estados Unidos y Canadá, por lo que la única forma de acceder a él desde el resto de países americanos o desde Europa es a través de proxy o algún servicio de VPN.

Cuando hacemos este tipo de análisis en Genbeta no nos gusta compararlo directamente con los competidores directos de un programa en concreto, pero en el caso de Rdio es muy difícil no hacer referencia a otros grandes servicios de streaming hoy en día, Spotify y Grooveshark. Pero lo cierto es que algunas diferencias son notables y pasamos a analizarlas a continuación.

Todo desde la web y el navegador

La principal diferencia con otros competidores es que todo el trabajo de Rdio se desarrolla en la web. Bien es cierto que existe también una aplicación para utilizar en nuestros ordenadores (que requiere Adobe Air), pero su uso se limita a parar o cambiar de canción y ver la información relevante sobre lo que estamos escuchando. Todo el resto de actividades, que como ya veremos no son pocas, tienen lugar en el entorno de nuestro navegador.

El diseño en general es muy bueno, con secciones muy bien diferenciadas y que no confunden al usuario en ningún momento. Como vemos en la imagen principal que acompaña a esta entrada, en la página central de Rdio encontraremos todas las opciones que tenemos a nuestro alcance. Por un lado a la izquierda está el reproductor en sí, que presenta los controles habituales. En la parte central tenemos las novedades en cuanto a música se refiere, y en la derecha todo lo referente a nuestros amigos o contactos que tengamos dentro de Rdio.

El catálogo. Acuerdo con discográficas Indie

Con respecto al catálogo disponible en Rdio y al servicio de reproducción en sí hay una serie de aspectos destacables. Los artistas que podemos encontrar son muy similares a los que hay en otros servicios como Spotify o Grooveshark; así, se sigue echando de menos la presencia de grupos como AC/DC o The Beatles cuyos catálogos no están disponibles por ahora en la mayoría de servicios online.

Lo que sí tiene Rdio, y ellos mismos hacen mucho énfasis en este dato, es un acuerdo con las discográficas indies más importantes del panorama mundial, por lo que podemos encontrar grupos y artistas menos conocidos que de otra forma no sería posible.

rdio-recomendaciones.png

Un aspecto a destacar sobre la colección de música en Rdio es el sistema de recomendaciones. Todos los usuarios tendrán una pestaña dentro de su menú de usuario que está dedicada precisamente a esto, a conocer qué otros grupos nos pueden interesar teniendo en cuenta la música que llevamos escuchado. Como con Pandora, no es necesario tener añadido algún amigo o contacto para comparar las bibliotecas de cada uno, si no que Rdio se encarga de hacerlo automáticamente y lo cierto es que los resultados son bastante buenos en este sentido.

Otra característica interesante de Rdio es que cualquier usuario puede escribir pequeñas reviews sobre discos y artistas. Esto es algo que LastFM también permite desde hace tiempo, y así, al final de las secciones de los distintos artistas podemos encontrar un pequeño apartado dedicado a este tipo de comentarios, que nos ayudan a tener una opinión más concreta sobre lo que pensamos escuchar.

Social Music

La implementación de las conexiones sociales en Rdio está muy lograda. Aunque servicios como Spotify tardaron tiempo en implementar estas opciones, Rdio lo hace ya desde el inicio y con una variedad de servicios importantes. Así, podemos encontrar y añadir amigos que ya tengamos en redes sociales como Facebook, LastFM o Twitter.

rdio-social.jpg

Una vez que hayamos realizado este proceso, en todo momento podemos consultar qué están escuchando esas personas, además de intercambiar mensajes y listas con ellos.

Servicio de pago

Otra de las diferencias con respecto a Spotify o Grooveshark tiene que ver con lo referente a los precios y los métodos de suscripción. Rdio no es gratis. En el momento de registro ofrecen a los usuarios tres días de prueba, pero una vez acabados, si queremos seguir utilizando el servicio debemos optar por alguna de las opciones de pago que nos presentan.

rdio-pago.jpg

La primera de ellas permite la reproducción sin límites de música a través del navegador y la web por 4.99 dólares al mes. Si queremos también acceso al catálogo a través de nuestros teléfonos móviles tenemos otra opción, llamada Rdio Unlimited, y que por 9.99 dólares mensuales nos permite reproducir música a través de las aplicaciones que ya tienen preparadas para iOS y Android.

Es una pega importante, y más para muchos de nosotros que estamos acostumbrados a lo gratis con otros programas. De todas formas, 5 dólares al mes no me parece una cantidad excesiva teniendo en cuenta el catálogo, las opciones y el hecho de que no existe publicidad entre canciones.

Conclusiones

Algunos aspectos me parecen mejores y más logrados que en Spotify o Grooveshark. El diseño me parece más adecuado para un servicio de streaming de música y opciones como las reviews o la implementación de redes sociales se agradecen.

Los principales problemas son claros: por un lado las restricciones geográficas que hacen que no podamos disfrutar de Rdio dentro de nuestras fronteras y por el otro el tema del precio y los métodos de suscripción. De todas formas, todo lo que sea competencia (y buena como en este caso) será bien recibida.

Vía | Rdio
En Genbeta | Rdio aparece en forma de beta privada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios