Sigue a

Las primeras versiones de MS Office. Clásicos del software


Si hay un programa que ha acompañado a Microsoft en su carrera de éxito desde su nacimiento hasta nuestros días, además del solitario y el buscaminas, sin duda es MS Office. El pack Windows + Office es responsable del gran éxito de popularidad y ventas, tanto para usuarios como para empresas, de Microsoft. Por eso hoy en nuestros clásicos del software vamos a repasar las primeras versiones de MS Office.

La gran apuesta de Microsoft fue vender los programas como un todo. Hasta ese momento el procesador de textos, la hoja de cálculo se vendían por separado y eran otros los programas más reconocidos, sin ir más lejos WordPerfect y Lotus 1-2-3. De hecho el nombre de Office fue un término de marketing utilizado para identificar la venta del paquete conjunto que en un inicio incorporaba Word, Excel y PowerPoint. La versión profesional incluía también Access y Schedule Plus, un programa complementario a Microsoft Mail.

Y al principio fue Apple


A pesar del tremendo éxito cosechado por Microsoft Office, antes de su llegada a Windows en 1990 lo hizo a Mac en 1989. Su novedoso entorno gráfico era ideal para el nuevo paquete de aplicaciones. Después ya sabemos lo que pasó, Windows sacó su versión 3.0 un año después, Microsoft Office sacó una versión para el nuevo sistema de Microsoft y desde entonces hasta ahora han sido compañeros de viaje.

Es el paso a la nueva interfaz gráfica desarrollada, primero en Mac y luego con Windows 3.0 y sobre todo 3.1 lo que hace que Office vaya poco a poco ganando terreno a sus adversarios. Si Excel pronto se ganó el reconocimiento de los críticos, lo cierto es que Word tenía más problemas con WordPerfet. Pero finalmente consiguió hacerse con la hegemonía en procesadores de texto y hojas de cálculo.

Iría puliendo sus características hasta llegar a una versión que convertiría a Office en el estándar de facto en el mundo de las aplicaciones ofimáticas, Office 97. Aquí se empezó a fraguar el círculo vicioso entre usuario y empresa. Aprendo Office porque es lo que se usa en las empresas, utilizamos Office porque los usuarios están más formados en estos programas que ya utilizan en casa.

Con Office 97 llega la supremacía de Microsoft


Outlook
Porque ya era una aplicación que venía de la mano con el nuevo Windows 95, un sistema operativo más moderno, con una interfaz en la que destacaba su barra de tareas y botón de inicio. A pesar de pantallazos azules el sistema se consolida. Y con él llega una herramienta que será imprescindible Outlook se incorpora a Office en la versión 97. Durante años, y aún hoy en muchas empresas, será prácticamente sinónimo de correo electrónico.

Pero también con esta versión se imponen los formatos de Microsoft para los documentos, que pasan a ser de facto el estándar, puesto que son los que utilizan la mayoría de usuarios y organizaciones, aunque no sea un formato abierto. Estos formatos estarán vigentes hasta que se crea la nueva especificación Office Open XML ya en la versión 2007, que serán los utilizados por defecto para MS-Office a partir de entonces.

Clippy, el Siri de los documentos ofimáticos en los noventa


Otra de las grandes novedades que incorporaba Office 97 era el asistente, que podía tener distintos aspectos, pero que por defecto era Clippy, el clip animado que se ofrecía a ayudarnos. Podríamos decir, salvando las distancias, que fue el Siri de la ofimática en los años noventa. Aunque ahora nos pueda parecer algo naíf, lo cierto es que en un momento donde muchos daban sus primeros pasos con procesadores de texto, hojas de cálculo o bases de datos Clippy fue una ayuda indispensable para muchos.

Lo malo es que llega a ser algo molesto una vez que había cumplido con su función. Recuerdo que se podía ocultar, pero lo que se necesitaba en muchos casos era desactivarlo. Y así se convirtió en un estorbo para muchos, en una ayuda imprescindible para otros, para ser finalmente parte de la historia de Office.

Las versiones descatalogadas más recientes


Además de la versión de Office 97, se encuentran descatalogadas las versiones de Office 2000, que finalizó su soporte en 2009 y Office Xp que lo finalizó en 2011. A pesar de ello no es raro encontrar estas versiones instaladas todavía en muchas empresas.

Algunas porque no quieren cambiar a la nueva interfaz Ribbon que ve la luz a partir de la versión 2007. La interfaz se mantiene prácticamente invariable desde el principio a la versión de 2003 y cuando se trata de aplicaciones de productividad lo cierto es que cuesta cambiar. Otras porque simplemente sigue funcionado bien para sus necesidades, y la inversión que necesitarían para tener la nueva versión no se amortizaría.

Si hay un programa que en las empresas en las que he estado trabajando me ha obligado a subir de versión este sin duda ha sido Outlook, donde las mejoras de rendimiento, capacidad, etc. que se han ido introduciendo con las sucesivas versiones hace que el trabajo sea más cómodo, más ágil con la nueva versión. Word, Excel y Access, no se si por no tener unos usuarios que demandaran un uso intensivo, pero no han sido el motivo para pedir un cambio de versión.

Experiencia personal


Clip-ART
Con Office 97 realicé mi primer curso de Aplicaciones de Gestión Empresarial. No se por qué los cursos siempre han tenido nombres tan rimbonbantes, que no se ajustan en muchas ocasiones al contenido de los mismos. En este caso se trataba de ver Word, Excel y Access. Además de algunos trucos recuerdo dos cosas que aprendí en ese curso que cambiaron mi vida, Ctrl+C para copiar y Ctrl+V para pegar.

En un mundo donde Internet todavía no era algo habitual, donde se aprendía más o menos sólo y de forma autodidacta, aquel atajo de teclado cambió mi forma de trabajar. No era exclusivo de Office, ni 97 la primera versión que lo utilizaba, pero fue con ella cuando lo aprendí. La segunda cuestión que aprendí fue realizar sumas de casillas de forma automática en una hoja de Excel. Hasta este momento mi relación con procesadores de texto y hojas de cálculo no dejaba de ser algo anecdótico y a partir de entonces, empecé a sacarle más partido a aquella herramienta que cambiaría mi vida.

También llegaron a mi vida los gráficos de Clip-Art, que aunque ahora no aguantan el paso del tiempo, en su momento adornaron la mayoría de trabajos creados con Word pero también gran parte de los PowerPoints que recorrían el mundo con la expansión de la nueva herramienta del correo electrónico. Y lo peor es que en muchos casos todavía se sigue haciendo…

Y cuando creí que no volvería a ver nunca más esta versión, resulta que la encuentro instalada en la penúltima empresa en la que estuve trabajando a principios de año. Y lo peor de todo es que por el tiempo que llevaba montada la empresa, ya debieron instalar Office 97 cuando ya no tenía soporte, puesto que el extendido finalizó en 2004. Algo que me resulta inquietante, ver como muchas empresas siguen usando un software con más de 15 años de antigüedad.

En Genbeta | Clásicos del Software

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

37 comentarios