La terminal de Linux no muerde (I): uso básico de la terminal

Síguenos

La terminal de Linux no muerde. Yo sí.

Ahora mismo, cualquier usuario normal puede usar perfectamente un sistema Linux sin tocar la terminal ni una vez. Sin embargo, la terminal no es un monstruo que nos vaya a morder si lo usamos. De hecho, es una herramienta muy potente y parte muy importante de los sistemas Linux.

Por eso no viene mal saber manejarse con ella. Podemos hacer muchísimas cosas más con la terminal, e incluso puede salvarnos de un apuro si en un momento determinado se nos fastidia el ordenador y sólo tenemos acceso de consola. Así que aquí en Genbeta, en esta primera parte del artículo os vamos a dar unos pequeños “trucos” y comandos básicos que os serán muy útiles para manejaros con la terminal.

Navegando por los archivos con la terminal

Una de las cosas básicas que podéis hacer con la terminal es navegar por vuestro sistema de archivos. Con cd directorio vais al directorio que sea. ls os muestra todos los contenidos del directorio actual, y pwd os dice dónde estáis.

También podéis manejar archivos, borrándolos con rm archivo (si es un directorio el que vais a borrar hay que usar rm -r directorio), moviéndolos con mv archivo destino y copiándolos con cp archivo destino. Si queréis crear un directorio, el comando es mkdir directorio.

Nano, un editor de texto para la terminal

De vez en cuando también tocará editar algún que otro archivo de texto. Para no abrir un editor gráfico, la mejor opción a usar es nano archivo. Se os abrirá el texto del archivo, que podréis leer, editar o borrar. Cuando queráis salir, sólo hace falta pulsar Control+X y decir si queremos guardar o no el archivo. Así de sencillo.

Find, la búsqueda de archivos más potente que hay

¿Queréis buscar un archivo determinado? Find es vuestra solución. De hecho, es la solución más potente, gráfica o de texto, que he visto para buscar archivos en tu sistema.

Para usar Find hay tres tipos de argumentos: opciones, tests y acciones. La primera nos permite modificar cómo va a buscar, la segunda qué va a buscar y la tercera qué va a hacer con lo que encuentre. No os asustéis, no es tan difícil como parece. Por ejemplo, si queremos buscar un archivo que se llame “pepito” en nuestro directorio HOME, el comando a usar sería find /home/usuario -name pepito.

Después podemos complicarlo un poco más. Por ejemplo, podemos añadir -executable para que sólo muestre archivos con el bit ejecutable, -mtime -k para que sólo busque entre los que han sido modificados hace k días o menos, o -delete para que borre los archivos que encuentre.

Estos son sólo unos pocos ejemplos. En la página de manual hay muchísimos más. Que, por cierto, esto nos lleva al siguiente truco:

Buscando ayuda: las páginas de manual

¿No sabéis cómo se usa un comando? Las páginas de manual son vuestro amigo entonces. Acceder al manual de un comando es tan sencillo como escribir man comando. Aparecerá entonces una página de manual con toda la información de ese comando (también pueden ser archivos, como por ejemplo /etc/network/interfaces), de la que podéis salir pulsando la tecla q. Dependiendo de la distribución, las páginas de manual pueden estar traducidas a tu idioma.

Una *versión reducida de las páginas de manua*l es el argumento --help, que funciona en la mayoría de comandos y que nos da unas instrucciones para usarlo, aunque normalmente más breves que la página de manual.

Jugando con los procesos: matando e iniciando en segundo plano

El comando para matar procesos es autodescriptivo: killall nombredeproceso. Fácil y sencillo, ¿verdad?. No hay mucha más dificultad, salvo si queréis mandar señales específicas (pausar, parar, señal de aviso…).

Pero no todo iba a ser destructivo, así que también podéis crear procesos decidiendo cómo lo hacen. Si añadís & al final de un comando, éste se ejecutará en segundo plano. Esto viene muy bien sobre todo cuando queréis iniciar un programa gráfico desde la consola: se ejecutará en segundo plano y podréis hacer otras cosas con la terminal o incluso cerrarla sin que ese programa se cierre o se vea afectado de ninguna manera.

Otro truco que podéis usar es la “concatenación” de comandos con &&. Así podéis incluir varios comandos en una sola línea que se ejecutarán uno detrás de otro siempre y cuando ninguno de los procesos salga con errores, en ese caso se parará. Si queréis que se ejecuten pase lo que pase, podéis unirlos con ;.

Mañana tendréis la siguiente entrega de este artículo con comandos más avanzados y complejos para los que estéis más interesados en indagar en la terminal. Mientras, si tenéis dudas podéis ponerlas en los comentarios y os las trataremos de resolver.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios