Alemania quiere que Facebook permita usar pseudónimos a sus usuarios: ¿es necesario exigir el nombre completo en las redes?

Síguenos

facebook

La tendencia de utilizar nombres reales pasa por un mal momento en Alemania, donde la comisión de datos ha ordenado a Facebook que permita a los usuarios usar pseudónimos en la red social y así dejar de estar obligados a usar su nombre completo y real. Hay más de un internauta que se salta esa norma colocando un nombre ficticio donde debería colocar el real (seguro que tenéis algún amigo que hace algún juego de palabras con su nombre), pero la normativa impone utilizar el nombre real siempre.

Facebook se opone a esta orden y ya ha dicho que va a luchar para que no se tenga que hacer efectiva. La compañía, al igual que en el caso de Google y YouTube, defiende que esta obligación hace nadie pueda esconderse detrás de un pseudónimo o un nombre falso para empezar a insultar y faltar al respeto a los demás. Todo cambia cuando el troll es fácilmente localizable.

Pero también hay que contar con el otro filo de la espada: obligar a todo el mundo a usar su nombre real implica un mayor control de nuestros datos por parte de Facebook. Y Facebook no tiene muy buena fama en cuanto a la gestión de la privacidad de nuestros datos. El problema, para la comisión alemana, es simplemente que una normativa de Facebook está violando directamente una ley alemana.

Cada red tiene su motivo, bueno o malo, para pedir el nombre completo

Redes sociales

Echemos un vistazo a lo que ocurre en otras redes sociales. Google no nos obliga a colocar nuestro nombre real y completo en sus cuentas de usuario (que abarcan servicios como Gmail, Google+ y YouTube), pero se empeña en pedirlo varias veces y nos impide continuar con el registro si se da cuenta de que estamos intentando usar un pseudónimo o un nombre que no es el nuestro. La intentona con YouTube es la prueba de ello.

En LinkedIn la filosofía es diferente: se nos pide el nombre completo y la gran mayoría no tiene problema en ponerlo. Estamos hablando de una red social donde se publica nuestro currículum profesional, un sitio con el que podemos encontrar trabajo. Y claro, nadie quiere que un responsable de recursos humanos nos conozca por un pseudónimo.

Estamos en un punto donde Alemania simplemente quiere que las empresas cumplan sus leyes, y las redes sociales piden el nombre real por varios motivos. Facebook quiere controlar mejor nuestros datos, Google quiere que nadie empiece a insultar a diestro y siniestro como ha ido pasando en YouTube desde hace tiempo, LinkedIn simplemente nos dice un “vosotros mismos”… y desde luego, hay infinidad de servicios en los que el nombre real es absolutamente innecesario. Servicios como Instagram o Twitter, por ejemplo, donde exigir el nombre completo no tiene sentido.

Cada empresa tiene sus razones, pero hay algo muy claro: no hay que pedir información como el nombre completo si no hay una razón justificada para ello.

Vía | The Next Web
Imagen | Esther Vargas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

38 comentarios