Sigue a

1

Existe entre un buen número de gente la creencia generalizada de que hacer una campaña de marketing en redes sociales es gratis (o casi). En el peor de los casos, suponen, basta con contratar a un Community Manager que escriba un tweet cada 2 horas, organice un concurso en Facebook y se haga una cuenta en todos los servicios del universo.

No, eso es rematadamente falso. No sólo porque hacerlo apenas tenga beneficios y lo pueda hacer un mono con platillos, sino porque además una buena estrategia en social media cuesta dinero. Tanto como grande queramos que sea, igual que ocurre en cualquier otro medio.

¿Cuánto nos puede costar? Los factores a tener en cuenta

2

El que espere una respuesta contundente lo lleva crudo. Precisamente una de las grandes ventajas de las redes sociales es su flexibilidad. Para calcular la magnitud del coste deberíamos tener al menos en cuenta los cuatro factores de la imagen superior: el precio de contratar a profesionales, de externalización del servicio, de publicidad (aunque sea irónico, la necesitamos) y otros que puedan surgir (premios, eventos, microsites, proyectos virales etcétera).

Así, nos permite realizar una campaña focalizada en un nicho muy puntual y de corto alcance con pocos recursos, o un macroproyecto de una gran firma dispuesta a comerse el mundo. ¿Cuál es mejor? Ninguna. Son necesidades diferentes.

Aunque parezca que las empresas populares tienen ventaja, las pequeñas también cuentan con sus puntos fuertes. No necesitan ser conservadoras y normalmente su objetivo está mucho más delimitado. Además, normalmente se ahorra un buen número de protestas. Porcentualmente una estrategia local puede ser muchísimo más rentable que una masiva.

Que cueste dinero no significa que sea caro

Cuando decimos que no sale gratis, no estamos diciendo que sea cara. Obviamente las actividades verdaderamente profesionales hay que pagarlas, pero lo que está sobradamente demostrado es que hoy por hoy el retorno de inversión (ROI) conseguido en Facebook supera ampliamente al de los medios tradicionales.

Un usuario que ha realizado un “me gusta” en nuestro página, llega a multiplicar el consumo respecto a los que no lo hacen, además de aportarnos en cuanto a imagen de marca, fidelidad, feedback, credibilidad y otros tantos elementos. En Twitter, por desgracia, esto es más discutible.

3

Con una inversión menor pero bien hecha se consiguen mayores resultados que pagando lo que cuesta un anuncio en televisión, del cual difícilmente medimos la recepción. Estamos hablando de un sector que es capaz de cuantificar sus efectos como nunca antes.

El grado de precisión que se puede alcanzar en las redes sociales es demoledor, pero lo mejor es que está en aumento según el negocio madura y las técnicas se perfeccionan. No es el paraíso ni el camino al dinero fácil, es una herramienta con un potencial enorme si se hacen las cosas bien.

Infografía completa | Real Cost Of Social Media (gracias a Focus.com)
En Genbeta Social Media | Error #1 en Social Media: Cuantos más seguidores, mejor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario