Sigue a

Viber, cliente ejecutándose en Linux Mint

Viber es una aplicación que ofrece servicios de mensajería y llamadas gratuitas a través de VoIP. Este software comenzó a tener éxito en el mundo de los móviles, con clientes para iOS, Android, BlackBerry y Windows Phone, entre otros. Con la llegada de la versión 3.0, Viber ofreció videoconferencia y saltó al escritorio, con clientes para Mac y Windows.

La compañía detrás de la aplicación, Viber Media Inc., ha lanzado un cliente para Linux como beta pública. En este momento se puede descargar únicamente la versión de 64 bit. En el sitio oficial todavía no aparece el vínculo de descarga en el momento de escribir estas líneas, pero podéis conseguir la aplicación en el enlace que os dejo a pie de artículo.

Viber para Linux, toma de contacto

Instalación y primeros pasos

Viber para Linux viene empaquetado en un fichero con formato .Zip, que podemos descomprimir dentro de nuestra carpeta personal. Así lo he instalado en Linux Mint 15 Olivia para esta prueba. Una vez descomprimido, ejecutamos en un terminal:

~/Viber/Viber.sh

Lanzando Viber para Linux desde el terminal

Con ello se lanzará el programa. La primera pantalla que veremos es la de bienvenida, donde se nos pregunta si ya tenemos la aplicación en nuestro teléfono. En mi caso he contestado “Yes”.

Configuración inicial de Viber para Linux, paso 1

Tras activar el oportuno control, aterrizaremos en una segunda pantalla, donde debemos introducir nuestro número de teléfono. En este mismo paso tenemos dos enlaces que siempre conviene leer: Política de Privacidad y Términos de Uso.

Configuración inicial de Viber para Linux, paso 2

Una vez que pulsamos sobre el botón “Continue”, aterrizamos en una tercera pantalla, donde deberemos introducir un código de activación, que en este caso recibiremos en el teléfono cuyo número hemos suministrado. Tras pulsar en “Enter Viber” el programa busca en nuestra agenda aquellos contactos que son usuarios de Viber.

Configuración inicial de Viber para Linux, paso 3

Interfaz de usuario

La interfaz de usuario del cliente de Viber para Linux es similar a la de otros sistemas, y el funcionamiento es parecido. Situada en la zona izquierda de la pantalla tenemos una barra vertical donde se agrupan todas las funciones: mensajes, contactos, actividad reciente, el módulo para marcar números de teléfono, y en la parte inferior, las opciones de configuración.

Cada control seleccionado en la zona superior de la barra vertical, da acceso a una pantalla dividida en dos partes. La inmediata a la barra de menú tiene un fondo gris, que la diferencia de la situada a su derecha. En cada pantalla veremos información vinculada a la función que estemos empleando.

Interfaz de Viber para Linux, contactos

Dentro del capítulo “Mensajes”, por ejemplo, en el lado izquierdo estará el último mensaje (recibido o enviado). En el derecho, información del usuario contactado, junto con los controles que permiten llamada de voz o videoconferencia (Beta), bajo este grupo está indicada la fecha, y bajo ésta la conversación, con los mensajes recibidos situados a la izquierda y de color gris, y los emitidos a la derecha con fondo azul. En ambos figura la hora y minuto de envío o recepción.

Opciones de configuración

Con una estética similar, aparece una ventana emergente, centrada con la interfaz principal, cuando activamos el control de configuración. En el lado izquierdo de la ventana, sobre fondo gris grafito, están situados los controles de acceso a las distintas opciones: Básicas, Audio y Vídeo, Notificaciones, Cuenta y Compartir Viber.

Dentro de la configuración básica podemos, mediante casillas de verificación, activar Viber al iniciar el sistema, y salvar o no el histórico de mensajes cuando abandonamos una conversación.

En Audio y Vídeo podemos seleccionar el método de entrada del vídeo y el audio, así como la salida de audio. Tenemos, además, dos controles deslizantes para los niveles de entrada y salida del audio.

Configuración de Viber para Linux

Dentro de notificaciones, tenemos tres grupos distintos de ajustes: mostrar notificaciones (mensajes y llamadas o llamadas únicamente), activar sonidos (para todos los mensajes y todas las llamadas, mensajes acumulados y todas las llamadas, y sólo llamadas), y disposición de las notificaciones (este ajuste se hace de forma visual, sobre la figura de un monitor).

En cuenta sólo hay una opción: desactivar la cuenta Viber en el equipo.

Compartir Viber nos da la opción de dar a conocer a nuestros contactos la aplicación, a través de Facebook, Twitter o mediante correo electrónico.

Diferencias entre Viber para móvil y escritorio

Al igual que ocurre con el cliente de escritorio para Windows, Viber para Linux permite transferir llamadas entrantes entre el cliente de escritorio y el móvil, y viceversa. La aplicación de escritorio soporta videoconferencia entre clientes de escritorio.

Cliente Viber para Linux, conclusiones

Para esta toma de contacto he intentado reproducir un ambiente lo más heterogéneo posible: cliente de escritorio sobre Linux Mint conectado vía red cableada, uno de los teléfonos conectado a otra red mediante Wi-Fi, y el segundo con su propia tarifa de datos. El funcionamiento y sincronización de la aplicación entre los tres dispositivos ha sido impecable.

No he podido comprobar como me gustaría el asunto de la videoconferencia (y por ello no he titulado el artículo como “a fondo”). Si alguno de vosotros tiene ocasión de comprobar este punto y lo refleja en los comentarios, será de agradecer.

Celebro que Viber Media Inc. se haya acordado de los usuarios de GNU/Linux, poniendo en nuestras manos una herramienta que, a pesar de estar en fase Beta, me ha causado una grata impresión. Ahora sólo queda esperar por la versión de 32 bit, y que alcance la condición de estable.

Enlace | Descarga

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios