Compartir
Publicidad
Publicidad

Este hombre se graba aplastando animales y YouTube no elimina su cuenta a pesar de las denuncias

Este hombre se graba aplastando animales y YouTube no elimina su cuenta a pesar de las denuncias
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco comentaba que en YouTube puedes encontrar de todo. Pero a veces desearías no encontrar según qué cosas, como es el caso de un canal de YouTube denunciado por Gizmodo y que, a pesar de su contenido y de las protestas de los usuarios, inexplicablemente todavía sigue abierto.

El perfil en cuestión es el de bootsmade4crushing, BM4C para los amigos. Se trata de un canal más bien modesto, con menos de 1.000 seguidores y una media de 200 visualizaciones por vídeo. La temática es cuanto menos curiosa: primeros planos de enormes botas aplastando todo tipo de objetos, desde fruta hasta juguetes. Pero cuando lo que se aplasta son animales vivos, la cosa cambia mucho.

Los vídeos de aplastamiento son un tipo de fetichismo en el que algunas personas se excitan cuando alguien aplasta objetos, comida... o pequeños animales. Y este tipo de vídeos al parecer tienen también su hueco en YouTube, aunque vayan directamente en contra de las normas de uso de la plataformas - sin olvidar el "detalle" de que torturar animales es ilegal, y en Estados Unidos se puede castigar hasta con 7 años de prisión.

Según explica Gizmodo, BM4C subía vídeos de aplastamiento inofensivos a su canal de YouTube, reservando los más extremos (es decir, los que involucraban animales) para subirlos con otro perfil, Boots666. Estos vídeos ocultos se subían a un Tumblog, cuyo contenido BM4C se ha apresurado a borrar tras la publicación del artículo, según explica el youtuber en el único post que permanece ahora online. Los vídeos más espantosos también han desaparecido de su canal, aunque probablemente lo único que ha hecho es marcarlos como privados mientras espera a que pase la tormenta y la gente se olvide de este tema.

De hecho, dando un vistazo rápido a los canales que sigue BM4C, se puede ver que hay bastantes youtubers interesados en este tipo de fetichismo y que suben vídeos de aplastamiento. Pero en vista de lo fácil que parece ser burlar las directrices de uso de YouTube, no quiero ni imaginarme cuántos de esos canales pueden esconder también vídeos de animales siendo aplastados hasta morir.

Vídeos de aplastamiento

La revisión de contenido en manos de los usuarios no funciona

El problema de base en casos como éste es que por mucho que YouTube tenga un documento donde dice qué se puede y qué no se puede subir, siempre habrá gente que se salte esas normas. Y cuando no hay nadie revisando ese contenido, es muy fácil que vídeos como éstos, (o de acoso verbal, o de gente desnudándose en público) lleguen a la plataforma. Algunos parecen bromas como las que vemos en algunos programas de televisión, pero no hay ningún texto especificando si son actores o no.

Dado que se suben 400 horas de vídeo a YouTube cada minuto, sería imposible revisarlo todo. Por eso YouTube se lava las manos con un botón para que sean los propios usuarios quienes denuncien el contenido que les parezca inapropiado. YouTube tiene un equipo global de gente dedicado a revisar este material, aunque no se sabe cuánta gente en realidad lo compone. Si los vídeos denunciados realmente van en contra de las normas de uso, las cuentas que los han subido reciben alguna amonestación, como no poder subir vídeos durante un tiempo, o directamente son eliminadas de YouTube.

El propio BM4C recibió una de estas amonestaciones en su "segundo" perfil, Boots666, que le impidió subir nuevo material durante cuatro meses. Pero pasado este período, el youtuber volvió a la carga con más material del mismo tipo, lo que demuestra la ineficiencia del sistema, y lo fácil que resulta volver a publicar contenido ilegal (además de repugnante) en YouTube.

Vía | Gizmodo
En Genbeta | ¿Te pierdes en las búsquedas de Youtube? Dos trucos para afinarlas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos